Génesis

Universidad Nacional de San Juan - Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

March 20, 2017 | 4 ′ 3 ′′


Génesis


Científicos de la Universidad Nacional de San Juan dan cuenta de “la semilla del mundo actual” mediante sus últimas investigaciones sobre fauna, ambiente y paleoflora en el Valle de la Luna y Caucete.

Desde hace unos 230 hasta unos 170 o 180 millones de años atrás, el ambiente se transformaba; se producía la extinción de los troncos ancestrales de animales, aparecían otros y cambiaba la flora. Era el período Triásico Superior y la transición hacia el Jurásico, cuando la naturaleza “plantaba la semilla del mundo actual”, según Ricardo Martínez, paleontólogo del Instituto y Museo de Ciencias Naturales (IMCN) de la Universidad Nacional de San Juan. Los estudios referentes a esa “semilla” componen tres proyectos de un grupo de investigadores del IMCN, quienes abordan, por separado y de manera complementaria, la paleoflora (fósiles de plantas), el medio ambiente y los vertebrados en aquel pasado.

Tiempos de gimnospermas
“Evolución de la paleoflora de la cuenca Ischigualasto y su relación con los ambientes sedimentarios”, es el proyecto del geólogo Gustavo Correa. “Con paleoflora referimos a aquellas plantas con las que se alimentaban los dinosaurios. Ischigualasto, o Valle de la Luna, es el lugar en que más paleoflora aparece”, dice. “Antes de este período del Triásico al Jurásico, las plantas eran helechos. De pronto, en el Triásico Superior, aparecieron las plantas con tejido leñoso que sirvieron de estructura para generar grandes árboles. Las plantas gimnospermas aparecieron por esos tiempos. Esto está preservado en la cuenca Marayes e Ischigualasto”, completa la geóloga Carina Colombi.

Cambios de clima
Justamente, Colombi es la directora del proyecto “Evolución climática y tectosedimentaria del Triásico Superior de las Cuencas Ischigualasto y Marayes – El Carrizal”. “Hay, en ese período hacia el Jurásico muchos cambios abruptos pero sobre todo se determina que empezó a incrementarse la aridez y la estacionalidad del clima. Un objetivo es saber si los cambios atmosféricos fueron por las erupciones de volcanes, que generan dióxido de carbono. Esos volcanes estaban hacia el oeste, donde hoy se encuentra la Cordillera de Los Andes. Lo importante es que cada variación del dióxido de carbono y del clima repercutieron sobre la fauna y la flora”, explica la autora, quien sitúa aquellos cambios en tiempos en que los actuales continentes África y América del Sur aún eran una misma masa.

Origen de la fauna actual
La restante parte de la tríada de investigación es el proyecto “Evolución de la fauna en el Triásico – Jurásico de la Cuenca Marayes – El Carrizal”, de Ricardo Martínez, del IMCN, que depende de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. Versa sobre el cambio de la fauna en Balde de Leyes, Caucete, desde hace unos 230 hasta unos 170 o 180 millones de años. “La flora y la fauna cambiaron desde aquellos tiempos. Sobre todo en el final del periodo, en el Triásico Superior, se produjo una serie de extinciones y se avanzó hacia un recambio a nivel ambiental, faunístico y florístico en el Jurásico”, describe Martínez. El paleontólogo afirma luego: “Ahí evolucionó la fauna y conformó las raíces de la que tenemos actualmente. Lo que pasó en ese momento es neurálgico, apareció el tronco de las faunas que van a poblar el mundo después. Aparecieron los primeros pterosaurios, mamíferos, dinosaurios, tortugas. Tenemos años de trabajo sobre el final del Triásico y ahora se nos agrega el principio del Jurásico con estos descubrimientos en Balde de Leyes, y es mucho más completa la visión”.

Tal vez antes nunca había existido un cambio tan rotundo en la evolución, dicen los investigadores. “Cuando empecemos a ver qué sucedió en el Jurásico Inferior, hasta podríamos llegar a crear un nuevo paradigma”, cierra Martínez.


Fabián Rojas


Three Dinosaurs Found in Chubut

Three Dinosaurs Found in Chubut

Two researchers of the UNSL discovered three dinosaurs and in a paleontological campaign in the province of Chubut, together with a group of scientists from Europe, North America and Latin America, they are investigating if these are known species. Some of the results correspond to pterosaurs, what constitutes an exceptional discovery in Argentina, because there are hardly any registers of this type of animals due to the fact that they had hollow bones to lighten their weight and favor their flight.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Video channel 103

Most sent