Nuevas lluvias de meteoros se descubren en la estación astronómica de Río Grande

Universidad Nacional de La Plata - Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas

July 03, 2017 | 6 ′ 39 ′′


Nuevas lluvias de meteoros se descubren en la estación astronómica de Río Grande


Uno de los fenómenos más extraños y cautivantes en el cielo nocturno lo constituyen las 'estrellas fugaces': rápidas trazas brillantes que son comúnmente observadas durante una noche despejada y oscura, como estrellas que literalmente caen desde el firmamento.

Esto se manifiesta de dos maneras: esporádicamente, o agrupados, surgiendo de un mismo punto del cielo durante noches consecutivas. A los primeros se los conoce como ‘meteoros esporádicos’ y a los segundos como ‘lluvias de meteoros’ o, en una expresión incorrecta pero más común y hasta romántica, ‘lluvia de estrellas’.

Desde el año 2010, el radar de meteoros instalado en la Estación Astronómica de la Universidad Nacional de La Plata en Río Grande, Tierra del Fuego, logró observar cincuenta y ocho lluvias de meteoros de distintas intensidades, 34 de las cuales son nuevas, es decir, nunca antes observadas.

Para el jefe del Observatorio, José Luis Hormaechea, “los resultados obtenidos en Río Grande han sido muy promisorios; es un número de gran significación ya que la lista oficial de la Unión Astronómica Internacional reúne 112 lluvias confirmadas y otras 500, aproximadamente, en espera de confirmación”.

El hallazgo de las lluvias de meteoros reviste particular importancia porque contribuye al estudio de cometas y asteroides. Siendo fragmentos de sus cuerpos progenitores, estas partículas que caen desde el cielo ayudan a comprender el origen y la evolución de los mismos. En el caso de las lluvias nuevas, donde en principio es frecuente desconocer el cuerpo originario, sirven para (indirectamente) analizar cuerpos aún desconocidos. Las lluvias mismas, su formación y evolución, son objeto de modelado y estudio permanente.

Las nuevas lluvias descubiertas desde la EARG ya forman parte de la lista de trabajo de la Unión Astronómica Internacional (IAU) y constituyen, consecuentemente, un hallazgo científico de enorme trascendencia a nivel global.

Desde 2008, la Estación Astronómica Río Grande cuenta con un radar de meteoros, instalado en colaboración con instituciones del exterior. Los meteoros que ingresan a velocidades de entre 20 y 70 km/segundo, en un radio de 500 km de la ciudad de Río Grande, son registrados por este instrumento. Aproximadamente, quince mil detecciones por día dan idea de la cantidad de material extraterrestre que permanentemente ingresa a nuestra atmósfera. En 2010, este instrumento fue complementado con estaciones remotas que permiten mejorar la determinación de órbitas de los meteoroides que ingresan a la atmósfera terrestre.

Su alta sensibilidad y su capacidad de detección durante las 24 horas del día, permite la observación de meteoros tanto esporádicos como de lluvias, con masas tan pequeñas como de un gramo o menos.

Unas dos mil órbitas diarias son calculadas a partir de las detecciones comunes entre el instrumento central, situado en la Estación Astronómica y las tres estaciones remotas, situadas a unos 10 km aproximadamente de la misma. Sobre este gran volumen de datos, hoy supera los dos millones de órbitas (siendo inédito para el Hemisferio Sur), es poco efectivo y casi imposible realizar una búsqueda manual, por lo tanto se aplican algoritmos matemáticos sobre las observaciones de varios años, con el fin de individualizar lluvias de meteoros.

Aporte de la EARG

La EARG contribuyó significativamente a la lista de la UAI con 34 nuevas lluvias, remarcó Hormaechea. Y agregó: “entre éstas se destacan las Octántidas, las Rho Fenícidas y las Psi Fenícidas, con duraciones de 20, 10 y 23 días respectivamente, y órbitas de gran inclinación, muy probablemente producto de actividad de cometas tipo Halley; o el complejo de ocho lluvias denominado Púpidas-Píxidas, con una duración conjunta de 40 días, órbitas de gran inclinación, 67 grados, bajas excentricidades y semieje mayor cercano a 150 millones de kilómetros, la distancia de la Tierra al Sol. Sería la contraparte austral de un complejo similar en el Hemisferio Norte, descubierto desde Canadá hace algunos años.

Y detalló: “no todas son firmes candidatas a ser confirmadas pues algunas apenas han satisfecho los criterios de búsqueda. Por ejemplo, las Beta Aquílidas, cuyo radiante está en el hemisferio norte celeste y que, extrañamente, no fue registrada por otros observatorios. Se le estimó una duración de ocho días y si se confirmara, a pesar de las dudas, su cuerpo progenitor podría ser un asteroide del grupo cercano a la Tierra. Así y todo, no deja de ser interesante”, dijo el investigador.

Las lluvias se nombran según la constelación en la que está ubicada el radiante, por ejemplo, las Oriónidas. Adicionalmente, una letra griega indica la estrella brillante más cercana al punto desde el cual parecen surgir, como en Alpha Capricórnidas.

En los primeros días de mayo las Eta Aquáridas se hizo presente. El cuerpo progenitor de esta lluvia es el cometa Halley, como en las Oriónidas. Ambas fueron detectadas desde Río Grande, estimándose para las Eta Aquáridas, según registros propios, una duración de 28 días y una velocidad típica respecto de la Tierra de 64 km/segundo. El momento cúlmine de la lluvia ocurre en la primera semana de mayo.

La lluvia de meteoros

Recién en el siglo XIX pudo establecerse que este fenómeno se producía dentro de la atmósfera, entre 80 y 110 km, pero que los meteoros provenían del espacio exterior, fuera de la Tierra. En el transcurso de ese siglo también se determinó que los meteoros de una misma lluvia compartían una órbita común y que, además, podrían estar relacionados con los cometas.

En efecto, hacia fines del siglo XIX estaba establecido que los cuerpos progenitores de algunas lluvias de meteoros conocidas eran cometas periódicos. Entre ellas las Oriónidas, ocurren a fines de octubre, que comparten la órbita con el famoso cometa Halley.

Desde entonces, numerosas lluvias fueron observadas y muchos cuerpos progenitores, en general cometas, fueron relacionados con las mismas.

En efecto, el origen de las lluvias está en la continua disgregación, por diferentes mecanismos, de cometas y asteroides a medida que viajan por el sistema solar quedando, en principio, estos restos compartiendo órbita con el cuerpo progenitor. Cuando la Tierra cruza la órbita de alguno de estos cuerpos progenitores se produce una lluvia de meteoros, que puede duras horas, días o meses.

Eduardo Spinola
espinola72@gmail.com
Dirección General de Comunicación Institucional
Dirección General de Comunicación y Medios


Monitorean el movimiento de la tierra desde el observatorio más austral del mundo

Monitorean el movimiento de la tierra desde el observatorio más austral del mundo

A casi 3 mil kilómetros de la ciudad de La Plata, en el extremo sur del continente, científicos de la Universidad Nacional de La Plata se encargan de monitorear la rotación de la Tierra y el movimiento de los polos. Lo hacen desde la Estación Astronómica de Río Grande, en Tierra del Fuego, un complejo fundado en 1979 y cuya ubicación responde a una recomendación explícita de la Unión Astronómica Internacional.

Due to Climate Change, We Move Towards a “Vulnerability Zone”

Due to Climate Change, We Move Towards a “Vulnerability Zone”

Doctor Roberto Seiler, expert in Agrometeorology, said that as a consequence of the climate change we experiment in our country we are coming into a “vulnerability zone” as organisms and biological beings. The arrival to this zone will imply to search for more resistant varieties to the highest temperatures, of more appropriate cattle to the new phenomena and occurrence of values which might affect productive process.

There is a Great Deficiency of Meteorologists in Argentina

There is a Great Deficiency of Meteorologists in Argentina

This is assured by Jorge Rubén Santos, PhD in Meteorology who, in an interview with Argentina Investiga, traced a scenario about his specialty in the country and explains the importance of the discipline for the economy and current societies. The specialist says that in Argentina we need more meteorological stations and instruments to observe the atmosphere’s profile.

Chaco: Drought is “Moderate” according to the Rain Records of the last 50 Years

Chaco: Drought is “Moderate” according to the Rain Records of the last 50 Years

“Chaco’s fields will have to face a very dry winter”; “The committee of hydric emergency asks to consume less water”; “Due to drought, Castelli lost a great part of its agricultural production”. These are some of the catastrophic headlines that Chaco’s media use to reflect the magnitude of drought. However, the analysis of the rain records of the province during the period 1955 – 2009, carried out by a group of researchers, showed that drought is moderate.

Carbon Dioxide Storage

Carbon Dioxide Storage

Geological capture of carbon dioxide has arguments in favor and against and it is in experimental stage. It might permit to capture the CO2 generated in electric power stations and industrial sources and inject it, for example, in deep saline aquifers. A group of scientists studies the interaction of this gas with the water present in aquifers.

Photovoltaic System Successfully Connected to the Low Tension Electric Grid

Photovoltaic System Successfully Connected to the Low Tension Electric Grid

Energy generated through a photovoltaic system (solar panels) has been successfully injected to the low tension electric grid. The system is done to work in what is called “peak demand”, to reduce consumption peaks during siesta times in the summer. It is one of the first experiences of this kind in Argentina.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Video channel 103