Un kit sencillo y portable para detectar mercurio en el agua

Universidad Argentina de la Empresa - Facultad de Ingeniería y Ciencias Exactas

February 26, 2018 | 4 ′ 57 ′′


Un kit sencillo y portable para detectar mercurio en el agua


Investigadores de la Fundación UADE transforman bacterias genéticamente para detectar este metal peligroso para la salud en el agua. El dispositivo es del tamaño de la palma de una mano para simplificar su transporte y puede ser operado con facilidad. Su método es más rápido que los basados en reacciones químicas.

El mercurio es conocido por ser uno de los metales pesados más peligrosos para la salud. Su toxicidad es tan elevada que sólo consumir una mínima cantidad puede generar enfermedades motrices y neuronales muy graves en los humanos y en los animales, capaces de provocar la muerte. Por eso está prohibida su presencia en todos los alimentos y bebidas del mercado.

Aunque los organismos ambientales aumentaron las medidas de control sobre los desechos de mercurio de las empresas y de particulares, todavía es posible encontrar restos en reservorios de agua, donde las personas practican deportes o se refrescan durante un día caluroso poniendo en grave riesgo su salud. Ante este panorama, un grupo de investigadores del Instituto de Tecnología (INTEC) de la Fundación UADE desarrolló un dispositivo para detectar de forma simple y rápida la presencia de mercurio en el agua. El sistema funciona a través de la reacción de una bacteria que conforma el biosensor y que responde volviéndose de color rojo fluorescente ante el estímulo de este metal.

¿Cómo es el biosensor?
Es un detector aplicado en un ser vivo, que puede estar compuesto de microorganismos cuyo uso se popularizó en los últimos años por su precio accesible y su efectividad. El sensor para hallar mercurio, el primero de este tipo, contiene una bacteria conocida como Escherichia coli, que se encuentra alojada dentro de una cápsula diseñada exclusivamente para este fin.

El kit realizado por investigadores de diseño industrial del Instituto de Ciencias Sociales y Disciplinas Proyectuales (INSOD), es resistente a los reactivos, lo que permite que la bacteria pueda alojarse en óptimas condiciones para realizar el estudio. Cuenta con una tapa protectora transparente que permite visualizar el proceso en sus tres etapas: durante su proceso de desarrollo, al momento de tomar contacto con la muestra de agua y a lo largo de las 24 horas siguientes en las que analiza el líquido y expresa su respuesta cambiando el color de la bacteria en caso de que encuentre mercurio.

El diseño fue especialmente realizado para ser trasladado, por eso su tamaño es igual al de la palma de una mano y no necesita de equipamiento adicional para utilizarlo. Además, su operatoria también es simple. Cualquier técnico puede usarlo siguiendo las instrucciones: 1) No abrir la tapa protectora que contiene a la bacteria para evitar el derrame del contenido del kit; 2) Colocar sólo una gota de agua en el dispositivo por el orificio indicado; 3) Esperar 24 horas para obtener el resultado; 4) Observar el contenido por la trasparencia de la tapa protectora sin abrirla; 5) Si el líquido se torna rojo fluorescente, la muestra es positiva y se debe llevar el kit completo a un laboratorio para que sea analizado: 6) Si la muestra es negativa debe ser desechada en un espacio para residuos patogénicos.

Método transgénico
Durante el procedimiento se introduce una construcción genética a la bacteria, incubada a 37 grados, que le permite detectar la presencia de mercurio junto con una proteína cromática en su organismo, que es la que posibilita el cambio de color de su estructura al reconocer el metal. Durante todo su desarrollo es alimentada con un preparado de nutrientes para fortalecer su organismo que le permite asimilar el agregado de la proteína cromática, conocida como MRFP, en su ADN.

Este biosensor se diferencia de otros detectores de mercurio porque no utiliza una reacción química. Se interfiere en el ADN del microorganismo para que sea posible su respuesta ante el contacto con el mercurio. Este método es más rápido y fácil de trasladar respecto de otros procedimientos de detección química, que requieren que todo el proceso se realice exclusivamente en un laboratorio. A través del método transgénico, los resultados podrán observarse en 24 hs., en contrapartida del químico que demora el doble de tiempo.
Los kit de detectores diseñados fueron entregados a la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires, organismo que colaboró con el desarrollo del proyecto, en el que también participaron estudiantes de las carreras de Licenciatura en Biología y de la Licenciatura en Diseño Industrial de la Fundación UADE.

Cuesta González Andrés Martín
acuesta@uade.edu.ar
Diego Dagnino
Coordinación de Investigaciones


Encontraron la evidencia humana más antigua de Argentina

Encontraron la evidencia humana más antigua de Argentina

Arqueólogos tucumanos recuperaron dos mechones de pelo y fragmentos óseos de animales extintos. Las muestras son de hace 40.000 años y se descubrieron en Catamarca.

Tuberculosis: los argentinos son más resistentes

Tuberculosis: los argentinos son más resistentes

Una variante genética que está presente en el 85% de nuestra población brinda mayor protección contra la bacteria Mycobacterium tuberculosis. El hallazgo, efectuado por un equipo multidisciplinario de investigadores, también muestra que esa variación genética protectora no discrimina por sexo o por etnia.

Aportes de la ciencia en la fabricación de cerveza artesanal

Aportes de la ciencia en la fabricación de cerveza artesanal

Un grupo de investigadores desarrolla un proyecto para la reutilización de los desechos en la elaboración de la cerveza artesanal y evitar la presencia de organismos contaminantes en el medio ambiente.

ADN cordobés: fuerte presencia aborigen y 4500 años de antigüedad

ADN cordobés: fuerte presencia aborigen y 4500 años de antigüedad

El 76 por ciento de los cordobeses proviene, por línea materna, de antepasados nativoamericanos, y aproximadamente el 15 por ciento pertenece a un linaje local y propio de América, que se habría desarrollado específicamente en la región central de Argentina hace miles de años. Así lo demuestra evidencia hallada por científicos del Instituto de Antropología de Córdoba (Idacor) dependiente de la UNC y el Conicet, a partir del análisis de muestras genéticas actuales y antiguas recogidas en 20 localidades de la Provincia durante los últimos 10 años.

Bacterias vs. plaguicidas

Bacterias vs. plaguicidas

Con el propósito de recuperar los suelos utilizados para explotación hortícola, de uso intensivo y contaminados con distintas mezclas de plaguicidas y derivados de hidrocarburos, investigadores analizan qué bacterias autóctonas pueden ser utilizadas para el desarrollo de biofertilizantes.

“El desafío es realizar una agricultura intensiva sin destruir el suelo”

“El desafío es realizar una agricultura intensiva sin destruir el suelo”

Entrevista a Luis Wall, director del Laboratorio de Biología de Suelos. "Se debe impulsar una agricultura basada en un mayor desarrollo de la biología del suelo. Ello implicaría, entre otras cosas, reducir la emisión de gases de efecto invernadero, porque el problema de la agricultura sólo se soluciona con mejor agricultura", afirma.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Video channel 103

Most sent