La vuelta de cerebros: 16 científicos regresan al país

Universidad Nacional de La Plata - Presidencia

18 de Enero de 2010 |


La vuelta de cerebros: 16 científicos regresan al país


La UNLP recuperó a 16 investigadores que habían abandonado el país en los últimos años por diferentes motivos. Se trata de doctores en diversas disciplinas de las llamadas “ciencias duras”, que ya están trabajando en laboratorios e institutos de la casa de altos estudios platense. Las políticas de reinserción de científicos en las universidades públicas de nuestro país otorgan a los investigadores un subsidio para su relocalización y reinclusión y otro para el proyecto de investigación que el especialista decida desarrollar, además de la posibilidad de incorporarse al Conicet.

La fuga de cerebros dominó la escena científica argentina desde mediados de la década del ‘90. Miles de investigadores y científicos emigraron. Ahora, en Argentina se inició un plan de repatriación de talentos por lo que se incrementó el presupuesto destinado a ciencia y tecnología y la UNLP se sumó al programa. Desde hace varios años las autoridades de la secretaría de Ciencia y Técnica trabajan en contactar a científicos, averiguar su situación actual en el extranjero y abrir la posibilidad del retorno al país.

Así, logró “repatriarse” a 16 doctores. Uno de los caminos que permiten este regreso es el Programa de Investigación y Desarrollo para la Radicación de Investigadores (PIDRI) impulsado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, el Consejo Nacional de Investigaciones Científica y Tecnológica (Conicet), la secretaría de Políticas Universitarias (SPU) y la UNLP. Estas instituciones facilitan el retorno y la instalación de científicos en el país, dando respuesta económica y permitiendo el acceso a proyectos de investigación. El objetivo primordial es la incorporación a universidades públicas de investigadores científicos y tecnológicos ya formados, en áreas prioritarias, de alto impacto económico y social, teniendo en cuenta regiones geográficas prioritarias.

Los investigadores que deciden retornar reciben hasta 45 mil pesos de subsidio para su relocalización y reinserción. Tienen la posibilidad de incorporarse al Conicet para que sus solicitudes sean evaluadas en cualquier momento del año y además, la Agencia aporta un subsidio de hasta 210 mil pesos para cada proyecto de investigación que el especialista esté dispuesto a desarrollar en nuestras universidades.

Los planes apuntan a aquellos profesionales que tuvieron que partir del país a principios de la década. Uno de los requisitos es que hayan permanecido fuera de la Argentina más de 4 años antes de junio de 2007. “Con esto buscamos fortalecer las capacidades científicas y tecnológicas del país a través del desarrollo de políticas de vinculación con investigadores argentinos residentes en el exterior y el retorno de aquellos que estén interesados en desarrollar sus actividades en nuestra Universidad. El retorno de este recurso humano aporta investigación y docencia de primer nivel a la UNLP”, explicó a InfoUniversidades el secretario de CyT de la UNLP, Eitel Peltzer y Blancá.

La UNLP presentó ideas proyecto donde se elevó una lista de investigadores en condiciones de volver al país o recientemente establecidos. Pero, además, la universidad platense lleva adelante también los Proyectos de Formación de Doctores en Áreas Tecnológicas Prioritarias (PFDT), que tienen como objetivo la formación doctoral en áreas tecnológicas con impacto en las temáticas definidas por el Plan Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2006-2010 “Bicentenario”.

De regreso a la Universidad

Los investigadores que están reinsertados se dedican casi en su totalidad a las “ciencias duras”. Se trata de doctores en Química, en Bioquímica, en Física y en Ingeniería. Esas disciplinas concentran a la mayoría de los científicos que retornaron a La Plata. Florencia Del Papa, doctora en Bioquímica, es una de las investigadoras que regresaron a la UNLP. Tiene una extensa trayectoria y se desempeñó en diversas oportunidades en el exterior: estuvo 6 meses en Alemania, casi un año en Dinamarca y la última salida fue por 2 años a EEUU.

En Estados Unidos trabajó en The Scripps Research Institute (TSRI, La Jolla, California) con un cargo de research assitant. Decidió dejar la Argentina, porque tenía ganas de perfeccionarse, aprender, crecer, hacer contactos y avanzar en su carrera científica. “Encontré una oportunidad fabulosa en el TSRI que es un instituto muy competitivo y bien conceptuado”, explicó la científica. Si bien por su situación familiar siempre supo que volvería al país (tiene dos hijos que quieren vivir cerca de toda su familia y afectos), tenía posibilidades y ganas de seguir un tiempo más trabajando allí.

“La situación laboral afuera era excelente, porque el Instituto tenía además de recursos humanos de primer nivel, mucha infraestructura, equipos y servicios científicos y acceso a todo tipo de material bibliográfico. Dedicaba el 100% del tiempo a hacer y aprender ciencia”, contó la doctora Del Papa. No obstante, decidió volver. Ahora, en la UNLP trabaja en el grupo del doctor Lagares “donde las capacidades y formación profesional de los recursos humanos son excelentes y comparables con las que encontré estando afuera”.

Francisco José Ibañez, doctor en Química, vivió 8 años en EEUU, donde realizó un doctorado y un posdoctorado en Química, especializándose en Nanotecnología en la Universidad de Louisville del estado de Kentucky. Durante esos años su financiación económica fue una beca otorgada por esa universidad en retribución a la docencia que el doctor Ibáñez ejerció en Louisville. Desde su trabajo en esa universidad generó lazos con el Instituto de Investigaciones Fisicoquímicas Teóricas y Aplicadas de la UNLP (Inifta), actualmente trabaja allí con Roberto Salvarezza en el área de Nanotecnología. “Tomé la decisión de volver por mi familia, porque en EEUU para lograr posicionarse en el área de la investigación científica hay que mudarse constantemente de ciudad y no quería eso para mis hijos. En principio tenía mucha incertidumbre en volver”, admitió Ibáñez. Aunque enseguida pudo reinsertarse en el Inifta, que depende de la Facultad de Ciencias Exactas.

Otro científico que volvió a la UNLP es el doctor Santiago Grigera, un joven físico platense que pasó los últimos 10 años trabajando como investigador y docente de la Universidad de Saint Andrews, en Escocia. “Cuando decidí regresar al país sabía que, objetivamente, las posibilidades de crecer como científico eran menores, pero preferí contribuir a mi país que es donde creo que debo hacerlo. Lo que siento es que, en términos absolutos, voy a hacer menos, pero relativamente, lo que haga en Argentina va a ser mucho más importante”, explicó Grigera.

El especialista completó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de la UNLP y se graduó como licenciado en Física en la Facultad de Ciencias Exactas; luego se doctoró en el Instituto Balseiro de Bariloche. A los 36 años decidió regresar a la ciudad de La Plata
-en el marco del PIDRI- para continuar sus investigaciones sobre materia condensada en el Instituto de Física en Líquidos y Sistemas Biológicos de la UNLP. “Irme al exterior era una condición casi necesaria, ya que para seguir la carrera científica en Argentina se requiere experiencia afuera, eso es lo ideal, porque siempre se necesita una visión diferente a la que uno ha adquirido a través de la formación”, señaló Grigera.

Acerca de su experiencia en Escocia detalló que “como investigador y docente ganaba un poco más de 2 mil libras mensuales y pagaba mil de alquiler, me alcanzaba para vivir bien, pero tampoco es la panacea que algunos pueden imaginar”. También explicó que “si bien en el Reino Unido toda la gente es muy amable y educada -incluso con los extranjeros-, resulta muy difícil acostumbrarse a vivir lejos de los amigos y de la familia; de hecho este es otro de los motivos que me empujaron a regresar al país”. Grigera, reconoce que hay grandes diferencias en relación a su vida en Escocia: “Cuando uno llega no tiene una oficina propia, apenas tenés un escritorio en un espacio que compartís con muchos otros, y lo mismo suele ocurrir con el equipamiento. Igual -enfatiza- yo volví sabiendo que éstas eran las condiciones, porque prefiero hacer un poco menos y que eso que haga le sirva a mi país”.

Eduardo Spinola
espinola72@gmail.com
Unidad de Prensa - UNLP
Dirección General de Comunicación y Medios


Nanomedicinas: cuando la arquitectura se ocupa de lo diminuto

Nanomedicinas: cuando la arquitectura se ocupa de lo diminuto

Fármacos que alcanzan sitios inhóspitos del cuerpo humano. Terapias alternativas y materiales novedosos. Argentina Investiga dialogó con Eder Romero, referente del tema e investigadora de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), quien señaló que utilizan las nanoestructuras “para enviar fármacos y ejecutar su acción a determinados sitios del cuerpo. La manera en que se moverán y hacia dónde se dirigirán depende del modo en que se diseñen”.

Chip capaz de diagnosticar enfermedades oculares

Chip capaz de diagnosticar enfermedades oculares

El diseño, simulación y fabricación de nano y microdispositivos con aplicaciones en oftalmología es el trabajo de investigadores del laboratorio BioMEMS. El desarrollo en particular de este chip permite miniaturizar ensayos que por lo general se hacen en laboratorios bioquímicos, además de mayor rapidez y precisión en los resultados, ahorro de energía, menores costos y un diagnóstico ambulatorio de enfermedades oculares como el queratocono.

Nanotecnología para construir celdas solares

Nanotecnología para construir celdas solares

Investigadores del Instituto de Física Arroyo Seco trabajan en diversas aplicaciones de estructuras nanoscópicas. Una de ellas está orientada a la construcción de celdas fotovoltaicas con nanopartículas metálicas. Los especialistas afirman que de esta manera, se reduciría en forma notable el costo de los paneles solares, a la vez que contribuiría con la racionalización del uso de la energía.

La materia blanda desde el mundo nano

La materia blanda desde el mundo nano

Sus orígenes pueden remontarse a la Antigua Roma, y aunque en cierto sentido pueda considerársela una moda, la nanociencia llegó para establecerse como tema de investigación científica por mérito propio. Es por esto que comprender las propiedades, estructura y comportamientos de los materiales blandos a escala del nanómetro es el objetivo de un grupo de investigadores que analiza su potencial como moldes para fabricar estructuras híbridas con fines tecnológicos, terapéuticos y de diagnóstico.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103