Universidad Nacional de Villa María - Instituto de Ciencias Sociales

30 de Diciembre de 2019 | 5 ′ 38 ′′




Natalia Magrín propone un tratamiento de las imágenes a partir de conceptos académicos y pensadas “como destellos o fragmentos que entregan lo que fue el terrorismo de Estado en Argentina, para hacer un tratamiento de la política de los restos como lógica de pensamiento”.

La investigadora de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), Natalia Magrín, aborda la relación entre fotografía, archivo y memorias del pasado reciente en Argentina. Lo hace a partir de las imágenes producidas en el centro clandestino de detención del Departamento de Informaciones de la Policía de Córdoba. Su trabajo analiza “el pasaje de este acervo de archivo policial a archivo de la memoria” a partir de sus “implicancias subjetivas, éticas y políticas”. Entre los distintos interrogantes, emergen cómo se articulan palabra e imagen y qué sentido adquieren las fotos con el correr del tiempo.

Este acervo fotográfico permaneció hasta 2005 dentro de la institución policial, cuando el Juzgado Federal N° 3 ordenó el allanamiento a la Dirección General de Investigaciones Criminales de la Policía de la Provincia de Córdoba. En ese procedimiento se encontraron 82 cajas con 136.242 negativos fotográficos de hombres, mujeres, niñas y niños fotografiados de frente y perfil, durante su detención en dependencias policiales, desde 1964 a 1986. La mayoría de estas imágenes fueron tomadas en la Central de Policía que funcionaba en el Cabildo y en tres casonas colindantes del D2, en la ciudad de Córdoba.

En agosto de 2010, la Justicia ordenó su transferencia al Archivo Provincial de la Memoria (APM) para su desclasificación y conservación. En esa tarea pudieron reconocer la existencia de aproximadamente 60 mil personas fotografiadas, entre las cuales se reconoce que 6 mil son de detenidos–desaparecidos y detenidas–desaparecidas por razones políticas durante el terrorismo de Estado.

Según la investigadora, la particularidad de este archivo es que las fotografías fueron “producidas en el campo por los operadores del campo y siguiendo determinadas lógicas de clasificación y conservación”. Otro rasgo que destacó es que “no sólo abarcan en la imagen al detenido–secuestrado o a la detenida–secuestrada, como fotografía prontuarial, sino también aquello que, en las nuevas condiciones de legibilidad histórica, permite producir sentidos sobre el campo como tecnología concentracionaria”.

Magrín precisó que “el tratamiento de las imágenes durante la desaparición implica, como punto de partida, el uso de herramientas analíticas que permitan sortear la dicotomía entre el goce de mostrar o no mostrar, entre lo representable y lo irrepresentable, entre la destrucción del archivo o el mostrarlo todo; entre la ética de la ceguera y el show del horror; discusiones anudadas a la fotografía y su función icónica, que demandan a la imagen todo o nada”.

El contacto con las fotografías fue en las muestras generadas por el APM, luego de los debates acerca de qué hacer con el acervo. Con el tiempo comenzó a dar “otra mirada” y a encontrar elementos del posestructuralismo, la semiología de la mirada y la estética filosófica para “descubrir la posibilidad de ir armando una constelación de conceptos que no lo piensan como algo rígido y estático, sino que permite conmover, porque lo que se intenta trabajar es algo del orden de lo imposible” que “no puede ser todo dicho”.

Para la investigadora, abordar el horror del terror de Estado es “pensar en los mecanismos de ese poder concentracionario y el trabajo con la fotografía puede producir sentidos sobre esa tecnología, que remite a una serie que va del secuestro a los campos de concentración, la tortura, el asesinato y el ocultamiento de los cuerpos”. Por lo tanto, definió a la fotografía como “el mientras tanto”.

En tal sentido, retomó las categorías de Ana Longoni y Luis García que hablan de las fotografías del durante la desaparición forzada. “No son del antes o del después, son del durante y eso implicó adentrarme en los debates sobre la representación, porque había una idea sostenida que es la de las ausencias de imágenes del horror en Argentina, porque no las hay como de los campos de concentración europeos, y durante muchos años lo pensamos desde esos marcos producidos desde la academia europea”, reflexionó. Ante ello, se preguntó “qué sería la fotografía del horror” e inclusive “si sería deseable” que exista.

En su trabajo propone un tratamiento de las imágenes a partir de conceptos académicos y pensadas “como destellos o fragmentos que entregan lo que fue el terrorismo de Estado en Argentina para hacer un tratamiento de la política de los restos como lógica de pensamiento”.

Al ser consultada sobre la importancia de investigar sobre estas temáticas, aseguró que quien investiga “tiene un lugar de enunciación del cual se hace responsable, es indicar desde dónde enuncia y por qué significante está atravesado”. Asimismo, agregó: “La academia está sostenida por lo político y la política, en ese sentido, se trabajó mucho sobre las fotografías del terror. Yo trabajo este acervo particular y creo que es necesario porque nos permite seguir trabajando en los velos que se van corriendo en diferentes épocas y hacerle otras preguntas al pasado y considerar los marcos desde los cuales las hacemos”.



“Las violencias sexuales desarman la vida de las mujeres”

Diálogo con María Sondereguer, directora del Observatorio de Memoria, Género y Derechos Humanos (UNQ).

Desde las instituciones, abordan las resignificaciones y disputas por el sentido

Desde las instituciones, abordan las resignificaciones y disputas por el sentido

Lo hacen en clave posfundacional y sobre contextos específicos como la configuración discursiva gubernamental. Los investigadores proponen estudiar los procesos políticos contemporáneos desde “marcos novedosos que permitan complejizar el análisis”. Aseguran que la investigación “se articula de múltiples formas con la actualidad de américa del sur”.

Redes sociales, analizan su uso como herramienta de participación política

Una investigadora estudia el uso que hace la militancia partidaria de las nuevas tecnologías. Observa que aparecen como un reflejo de la participación territorial que permitió “desterrar los prejuicios” existentes. La especialista señala que la militancia de base muestra una nueva forma de hacer política, en la cual se destaca el carácter de circulación de la información y que surge a la vera de las estructuras partidarias que aún mantienen una construcción de hegemonía.

Tecnología 3D para recrear un emblemático centro clandestino de detención platense

Con tecnología de última generación, la Universidad Nacional de La Plata trabaja en la elaboración de un modelo tridimensional de la Comisaría 5ta. de esa ciudad, donde funcionó un centro de detención clandestino durante la última dictadura militar. La iniciativa, encarada junto con la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, servirá para preservar la memoria de uno de los sitios más emblemáticos del terrorismo de Estado, y tendrá un enorme valor histórico y documental.

La historia reciente, una disciplina para entender el pasado presente

La historia reciente, una disciplina para entender el pasado presente

La historia reciente surgió entre mediados y fines de los años noventa para estudiar la historia argentina de las últimas décadas. En esta entrevista con Argentina Investiga, la historiadora Florencia Levín cuenta cuáles son los desafíos de este nuevo campo de estudio que redefinió la relación de la historia con la sociedad y al que la especialista caracteriza como “una disciplina que tiene la particularidad de ser parte del mismo fenómeno que estudia”.

La física en la investigación criminológica: “Una disciplina rebelde”

Rodolfo “Willy” Pregliasco es el director del Grupo de Física Forense del Instituto Balseiro, con el que ha aportado la aplicación de los conocimientos de una ciencia exacta como la física a la investigación de crímenes y otros casos policiales. El grupo analizó casos de gran repercusión como la Masacre de Trelew y el asesinato de Kosteki y Santillán.