Universidad Nacional de Río Negro - Instituto de Investigación en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio

21 de Octubre de 2019 | 7 ′ 23 ′′


Analizar los ancestros para conocer el futuro

Analizar los ancestros para conocer el futuro


Un estudio internacional reveló que el 35 por ciento de la población patagónica tiene ancestros nativo americanos. ¿De qué sirve esta información a la medicina, la antropología o las ciencias forenses?

Un investigador de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) participó de un estudio que demostró, mediante análisis genéticos, que más del 35 por ciento de los y las pobladoras de la región patagónica tiene ascendencia nativa americana. El trabajo, realizado por un equipo nacional e internacional, fue publicado en la revista científica “PLOS ONE” y tiene implicancias para la medicina, la antropología y las ciencias forenses.

Aunque estudios previos ya analizaron la estructura genética de las regiones del norte y centro del país, este es el primer trabajo que analiza el mestizaje genético y el origen ancestral de los pobladores de la Patagonia argentina. Para ello, se analizaron 46 marcadores genéticos en 433 personas de las localidades de San Carlos de Bariloche (Provincia de Río Negro), Esquel, Puerto Madryn, Trelew y Comodoro Rivadavia (Provincia de Chubut).

José Luis Lanata, director del Instituto de Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio (IIDyPCa) y docente investigador de la UNRN y del CONICET, que participó del estudio, explica que el trabajo “complementa los estudios previos realizados por este equipo de investigación en la región Patagónica, donde se analizaron marcadores de herencia materna (ADN mitocondrial) y de herencia paterna (cromosoma), demostrando que el componente nativo se encuentra altamente conservado, principalmente en localidades como Esquel y Comodoro Rivadavia, donde la contribución materna nativo americana alcanza hasta un 78 por ciento de la población”.

La investigación partió de estimar que la composición genética de la población tiene aportes nativo americano, europeo y africano. “La particularidad de nuestra investigación radica en que la información genética obtenida fue analizada conjuntamente con la información genealógica que cada participante aportó completando un extenso cuestionario y con la información histórica de cada localidad, fundamental para comprender y contextualizar correctamente la información genética que obtenemos”, explica Lanata.

Los resultados, en números
La muestra total de Patagonia de esta investigación registró, en promedio, una mayoría de componente europeo, con un 62.1 por ciento de personas con ese origen. Un 35.8 por ciento posee aporte nativo americano, y un 2.1, africano. Sin embargo, al comparar las cinco localidades estudiadas, se observaron diferencias estadísticamente significativas.

Así, Esquel y Comodoro Rivadavia registraron las mayores frecuencias de ancestría nativa americana (52%), mientras que Puerto Madryn fue la ciudad patagónica de mayor contribución europea (75%). Casos intermedios son los de San Carlos de Bariloche y Trelew, que registraron frecuencias similares de aportes nativo americanos (39.5% y 33%) y europeos (59% y 65%). La ancestría africana es de baja proporción en todas las poblaciones estudiadas.

Según la investigación, la relativa alta frecuencia de ancestría nativa americana registrada en Patagonia podría estar relacionada con la incorporación tardía de esta región al Estado Nacional (en 1884), que permitió a las poblaciones nativas mantener su autonomía. También, con el alto flujo migratorio que la región patagónica recibió de otras provincias y de los países limítrofes, principalmente de Chile, con un alto aporte genético nativo americano.

A nivel local, los resultados de mestizaje obtenidos mostraron una fuerte asociación con el lugar de nacimiento de los participantes y sus ancestros, ya que se observó una gran variación entre los lugares de nacimiento de los abuelos para las cinco muestras patagónicas.

Por ejemplo, tanto Esquel (52.4%) como Comodoro Rivadavia (52%) fueron las poblaciones de mayor frecuencia nativa. Sin embargo, gracias a la información genealógica recabada, el origen nativo americano no ha sido el mismo en cada una de estas localidades. En el caso de Esquel, el 25.7 por ciento de los abuelos han nacido allí, lo que demuestra una relativa baja movilidad general de sus pobladores, hecho que ayuda a conservar el origen local. A su vez, el 19.3 por ciento de los abuelos han nacido en Chile. Por su parte, el componente nativo en Comodoro Rivadavia está vinculado a historia de migrantes que han sido atraídos por las ofertas laborales que aún hoy ofrece la industria petrolera. Entre éstos, los investigadores observaron que el 38.2 por ciento de los abuelos son nacidos en Chile y el 18.3 en el Noroeste Argentino. Para el caso de Puerto Madryn, que presentó la mayor ascendencia europea (74.9%), también registró la mayor proporción de abuelos nacidos en Europa (23.7%, igual que en la región central del país). Es una de las localidades patagónicas que históricamente ha recibido la mayor proporción de migrantes europeos.

El estudio de la genética al servicio de otras ciencias
Las diferencias observadas entre las cinco localidades patagónicas estudiadas, e inclusive dentro de la misma Provincia, demuestran la importancia de conocer la historia local, así como el origen de los habitantes y sus ancestros, para la correcta interpretación y contextualización de la información genética en diferentes tipos de estudios, como ser antropológicos, médicos y forenses.

En este sentido, conocer la estructura genética de una población tiene especial importancia en medicina, ya que ciertas enfermedades son más frecuentes en un grupo poblacional que en otro. La medicina latinoamericana, en general, sigue lineamientos internacionales, por lo tanto, muchas veces no se ajusta a las necesidades ni a las características biológicas de una población mestizada con importante componente nativo americano, como es el caso de Argentina y de la Patagonia en particular.

La tendencia mundial es el desarrollo de la medicina personalizada –por ejemplo, conocer el riesgo genético de cada individuo de expresar ciertas enfermedades y entonces recibir el tratamiento preventivo o conocer el riesgo de trasmitir una afección a futuras generaciones-. Según Lanata, “si bien en Argentina la medicina personalizada se encuentra en fase de desarrollo y fuera del alcance de la población general, poder conocer la composición genética de una región permite visibilizar necesidades de una medicina más regional, mediante la construcción de un mapa genético a tener en consideración cuando se elaboran proyectos de investigación médica y se promuevan nuevas políticas de salud”.

Por otra parte, conocer la estructura genética de una población también tiene especial implicancia en ciencias forenses ya que, al igual que en medicina, los kits comerciales son desarrollados en Europa o los Estados Unidos, descartando la posibilidad de incluir marcadores de identificación genética que son característicos de las poblaciones nativas americanas. “Estos estudios poblacionales permiten generar tablas de frecuencias genéticas locales que contribuyan a mejorar la solidez del cálculo estadístico para la identificación de personas y a la resolución, por ejemplo, de un caso criminal”, explica Lanata.

El equipo de investigación estuvo conformado por científicos y científicas de Argentina, Portugal y Brasil y fue liderado por María Laura Parolin del Instituto de Diversidad y Evolución Austral (IDEAus-CENPAT-CONICET) de Puerto Madryn.


Rectorado


Comechingones de Córdoba: mapas catastrales permiten construir el pasado territorial indígena

A partir de un trabajo junto a la Comunidad del Pueblo de La Toma para su tesis doctoral en antropología, Lucas Palladino analiza cómo los mapas oficiales de la ciudad apoyan la memoria oral del pueblo comechingón sobre su pasado. Los mapas catastrales de la ciudad confeccionados durante la última década del siglo XIX y la primera del XX, recuperan una historia que cuenta la expropiación, la reducción y la desarticulación de la comunidad originaria.

Confort climático y reducción del riesgo ambiental en la ciudad de Neuquén

Debido a su gran amplitud térmica y al entorno árido, la ciudad de Neuquén genera condiciones adversas para sus habitantes. A través del estudio de variables como la temperatura y la humedad del suelo, un equipo de investigadores propone medidas de diseño, construcción y manejo de espacios verdes urbanos que contribuyan al confort climático.

Las familias cordobesas y el ascenso social a través de la educación

Una investigación busca comprender el modo en que familias pertenecientes a diferentes clases sociales del Gran Córdoba realizan esfuerzos de inversión escolar para mejorar las posiciones de sus hijos. Los resultados permiten conectar los momentos de las familias, mediados por la consideración del género y los ciclos vitales, con los diferentes momentos históricos de la estructura social y, particularmente, del sistema educativo.

Los acantilados rionegrinos, un recurso con valor geopalenteológico

Un grupo de científicos de varios países analizaron los acantilados de la costa marítima rionegrina en una Escuela de Campo organizada por la Sociedad de Geología Sedimentaria (SEPM) y la Universidad Nacional de Río Negro, con la colaboración de la Fundación YPF.

Diseñan un artefacto para controlar el temblor esencial

Científicos y estudiantes trabajan en el diseño de un dispositivo para el tratamiento del temblor esencial en extremidades, padecimiento que sufre al menos un 1% de la población mundial. Los especialistas indicaron que una gran cantidad de personas que padece de temblor esencial está mal diagnosticada. Se trata de una enfermedad genética y hereditaria que suele manifestarse a partir de los 40 años.

Encuentran indicios de daño genético por exposición a agroquímicos

En el estudio realizado por el área de Biología Molecular del Instituto de Medicina Regional de la UNNE se brinda una estimación del daño genético en personas expuestas a productos químicos y agentes “genotóxicos”, es decir, aquellas sustancias que pueden unirse directamente al ADN causando mutaciones que pueden derivar o no en enfermedades oncológicas

Canal de videos 104