Universidad Nacional de Lomas de Zamora - Facultad de Ciencias Agrarias

08 de Febrero de 2021 | 6 ′ 15 ′′


Aportes para optimizar la producción de soja y girasol



Un estudio detalla el impacto de las plagas insectiles de fin de ciclo en dos de los cultivos oleaginosos más importantes de la Argentina y revela los riesgos de infección y el modo en que afectan el rendimiento en grano, tamaño y calidad de semillas. Recomiendan generar protocolos de control para convivir en niveles tolerables de plagas, con un impacto económico bajo.

Un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Agrarias (FCA) de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ) y el INTA Hilario Ascasubi analizó el impacto de las plagas insectiles de fin de ciclo en los cultivos de soja y girasol, especialmente sensibles al ataque de chinches –plagas fitófagas hemípteras pentatómidas– durante las etapas reproductivas. Mientras que en la soja son más frecuentes la chinche verde (Nezara viridula L.) y la chinche de la alfalfa (Piezodorus guildinii Westwood), en el girasol se observan picos poblacionales crecientes de chinche diminuta (Nysius simulans Stål).

La directora del proyecto, la doctora Déborah Rondanini, señaló a Argentina Investiga que “las chinches afectan no sólo el rendimiento sino también la calidad de la semilla al picar las vainas y los granos. Eso disminuye su vigor al provocar muerte de tejidos, y permite también el ingreso de virus u hongos”. “En la soja, por ejemplo, están muy adaptadas a las medidas que podamos tomar dentro del ciclo de la planta y presentan problemas en dos momentos: cuando las plantas son muy pequeñas (un ataque de chinches puede matarlas) y durante la etapa reproductiva de la planta (coincide con el pico poblacional de la chinche)”.

En girasol, la presencia de chinche diminuta se conoce hace décadas, pero en los últimos cinco años se han observado ataques de tal magnitud que han afectado la producción de semilla híbrida en zonas específicas, como el Valle Bonaerense del Río Colorado (VBRC).

Ante esta problemática, el proyecto contempló la “realización de ensayos manipulativos en parcelas a campo aplicando tratamientos con chinches en etapas reproductivas de soja y girasol, en diferentes localidades del país: soja en Buenos Aires (FCA) y girasol en INTA Hilario Ascasubi (Bs. As.)”, con el fin de analizar su impacto sobre el rendimiento en grano, tamaño y calidad de semillas. Asimismo, buscó comprobar si los umbrales de daño estipulados en la década del ‘90 seguían vigentes.

Los resultados obtenidos hasta el momento revelaron que “hasta con tres chinches por metro lineal” se producen “efectos notorios sobre la calidad de la semilla” y permitieron determinar el daño total y el modo en que se verá afectada la calidad del cultivo. “Los efectos son más notorios en semillas ubicadas en los estratos medio y superior del cultivo, que son justamente las zonas de mayor preferencia alimenticia de las chinches”.

En el girasol, el equipo de trabajo del doctor Miguel Cantamutto determinó que “los ataques en estados reproductivos tempranos (previos a llenado de granos) no afectan la calidad física de la semilla, mientras que los ataques durante llenado y madurez (R6-R9) disminuyen en forma significativa el peso de semilla un 4% (con 100-200 adultos por capítulo), la viabilidad se reduce al 95% y la proporción de semillas picadas alcanza 41%”.

En lo referente a la soja, “el nivel de plaga (entre 0 y 4 chinches por metro lineal de surco) durante plena fructificación y madurez (R4.5-R8) afecta el peso y la estructura externa de las semillas, modificando la proporción de semillas viables, picadas y no viables, reduciendo la germinación un 37, 42 y 57% en los estratos inferior, medio y superior del cultivo, respectivamente”.

Por otra parte, la investigación permitió verificar la utilidad de la prueba topográfica de tetrazolio para medir el daño por chinches en semillas de soja y girasol, junto con la producción de plántulas normales de acuerdo a las normas internacionales (ISTA). “En la bibliografía se aconseja reducir a la mitad el nivel poblacional de chinches para preservar la calidad de la semilla, respecto del umbral utilizado para lotes destinados a grano”, afirmó Rondanini y agregó: “El umbral que manejamos para mantener la calidad de semillas es el adecuado, pero menor que el que se necesita para mantener el rendimiento. En ambos casos, pueden seguir usándose ya que responden positivamente dentro de los genotipos más modernos de soja”.

Según indicó Rondanini, el estrés generado por agresiones externas “puede afectar la germinación y el vigor de las semillas. En general, la capacidad de germinar en condiciones adversas (vigor) es la primera en verse afectada, mientras que un estrés significativo puede afectar también el poder germinativo”. La evaluación de estos dos factores no sólo evita guardar semillas dañadas para una próxima campaña, sino que ayuda a predecir factibles problemas en el desempeño de esas semillas en el campo.

Por último, la docente destacó la importancia de “generar protocolos de control para convivir en niveles tolerables de plagas, con un impacto económico bajo” y aseguró que el manejo integral de los agentes nocivos “no se basa únicamente en el control químico”, sino que requiere un conjunto de acciones que van desde la elección de la fecha de siembra hasta el adecuado monitoreo. De este modo, es factible detectar eventuales plagas, cuantificarlas y evaluar si es pertinente aplicar algún producto.

A modo de cierre, Rondanini indicó que “es necesario aplicar correctamente agroquímicos, usar la protección adecuada y tomar los recaudos necesarios en zonas periurbanas”. En ese sentido, la investigadora manifestó que la profesionalización de la aplicación de químicos es una demanda creciente de toda la sociedad.

Futuros ensayos permitirán identificar con mayor exactitud el umbral de daño para calidad de grano (aceite y proteína) y evaluar la calidad de semilla afectada por chinches durante el almacenamiento post cosecha.

Julián López Perdiz
comunicacion@unlz.edu.ar
Secretaría de Comunicación Institucional


Las narrativas de la pandemia de las y los trabajadores de la salud

Las narrativas de la pandemia de las y los trabajadores de la salud

Los trabajadores de la salud antes de la pandemia ya sopesaban experiencias complejas, no sólo por la labor que realizaban sino por las condiciones en las que tenían que ejercer la profesión. En la actualidad, a dieciocho meses del comienzo de la pandemia, investigadoras de diferentes universidades trabajan con las narrativas de estos trabajadores.

Alejandro Kaufman: “La pandemia nos vulnera de manera tal que nos convierte en números”

En este diálogo, el docente e investigador de la UNQ arroja luz sobre un fenómeno colmado de opacidades sobre el que todavía resta mucho por comprender. “(La prensa) ha desempeñado un papel deplorable, no ha hecho aportes; sólo se ha preocupado por alarmar, a la vez que entretener y banalizar lo que sucedía” sostiene el investigador.

La enfermería antes y después del COVID-19

Karina Espíndola, a cargo de la Licenciatura en Enfermería, explica cómo se modificó el rol de la carrera en tiempos de pandemia. “Ahora preparamos a los estudiantes para trabajar con población enferma (hisopados) pero también con población sana (vacunación); los docentes tuvimos que readaptarnos” aclara la especialista.

Investigan el impacto de las rutas sobre anfibios locales

Investigan el impacto de las rutas sobre anfibios locales

A nivel global lo anfibios son considerados bioindicadores de la calidad de los ambientes. Su disminución poblacional se debe a la pérdida del hábitat, el aumento de mortalidad por atropellamiento de los vehículos y la interferencia de las señales acústicas por el ruido del tráfico. Investigadores harán una medición integral de los efectos en las cuatro carreteras aledañas a la ciudad de Río Cuarto.

Precisiones científicas para evitar el contagio de coronavirus

Investigadores de la Universidad Nacional de Rosario y del Conicet se agruparon para poder llevar precisiones científicas sobre el COVID-19 y los cuidados necesarios. Aclaran que la ventilación es una medida fundamental para evitar contagios masivos.

Desarrollan una vacuna de segunda generación contra el COVID-19

En entrevista con Argentina Investiga, el doctor Lisandro Otero de la Universidad Nacional de Río Cuarto, quien integra el equipo de científicos argentinos que desarrollará la vacuna, señaló que “el desafío es lograr una inmunidad duradera y que proteja contra las nuevas variantes emergentes a nivel global”.

Canal de videos 104