Universidad Nacional de Villa María - Instituto de Ciencias Básicas

18 de Febrero de 2013 | 4 ′ 21 ′′


Autos eléctricos en ciudades medianas



Investigadores analizan la utilidad de los autos eléctricos. Para ello diseñaron y construyeron un vehículo prototipo como plataforma de medición y experimentación. Este automóvil tiene una autonomía de 80 kilómetros y alcanza una velocidad máxima de 50 kilómetros por hora. La investigación se enmarca en un plan de movilidad urbana sustentable.

Una de las mayores preocupaciones para la preservación del ambiente es la emisión de gases de efecto invernadero. Se considera que la movilidad de las personas en ciudades es una de las actividades que más energía consume y, por lo tanto, una de las principales emisoras de estos gases. Por tal motivo, en los últimos años los vehículos eléctricos aparecieron como una alternativa sustentable, sobre todo cuando la energía eléctrica que los alimenta proviene de fuentes renovables.

Diariamente se consumen en el mundo 87 millones de barriles de petróleo, de los cuales aproximadamente 45 se dedican al transporte. Los automóviles particulares de todo el planeta gastan cada jornada 20 millones de barriles de crudo, con las consecuentes emisiones de gases a la atmósfera.

Por este motivo, un equipo de investigadores se propuso analizar la utilidad de los móviles eléctricos en una ciudad mediana y evaluar el impacto que produciría su inserción en el plano socioeconómico y energético. La propuesta incluyó como primera etapa “el diseño y la construcción de un automóvil eléctrico prototipo que sirva de plataforma de experimentación, ya que el objetivo es realizar mediciones de consumo de energía específico en trayectos urbanos y compararlas con otros medios de transporte individual y colectivo en cuanto a relaciones de masa, velocidad, economía de combustible, emisiones de carbono, porcentaje de energía renovable utilizada, huella ecológica (indicador del impacto ambiental generado por la demanda humana) y costo”, explicó a Argentina Investiga Gerardo Sassia, integrante del equipo de investigación.

El profesional trabajó con alumnos y docentes del IPEM 49, una escuela técnica de Villa María que ofreció la infraestructura adecuada para la reparación de chapa y refuerzos en el chasis del vehículo que permitieron soportar el peso extra de las baterías. “Primero se hicieron los cálculos de potencia necesaria en base al peso, velocidad y rozamiento; y en reemplazo del motor original de combustión interna se adoptó uno de inducción trifásico con un controlador de frecuencia variable”, agregó Sassia. El motor de combustión interna obtiene energía mecánica directamente de la energía química de un combustible que arde dentro de una cámara de combustión, por su parte, el de inducción trifásico se compone de un bastidor, un bobinado trifásico alimentado por una red eléctrica trifásica y un rotor giratorio.

El vehículo tiene la particularidad de contar con la caja de marchas debido a que el diferencial ofreció una ventaja mecánica que compensa, de alguna manera, el peso de las 10 baterías de plomo ácido que se utilizaron. Según las pruebas realizadas, el auto eléctrico logró una autonomía de 80 kilómetros y alcanzó una velocidad máxima de 50 kilómetros por hora.

Eficiencia en el consumo

El coordinador del proyecto, Mario Pierantonelli, afirmó que existe un cambio de paradigma en la industria automotriz ya que “se está persiguiendo la eficiencia en los consumos como no lo hizo nunca en su largo siglo de existencia. Hasta hace algunos años las marcas pensaban en incorporar potencia y prestaciones, pero la preocupación por el consumo, de la mano con el cuidado del medio ambiente y las fuentes de recursos energéticos no renovables, determinaron una época de transición”.

Pierantonelli remarcó además que, con la técnica actual, es posible avanzar en la reducción del consumo de los autos de combustión interna hasta una tercera parte, en tanto que, la alternativa eléctrica, presupone un gasto energético reducido a una décima parte.

Este proyecto comenzó en 2008 con la construcción de un prototipo a escala basado en un carro de golf y, en la actualidad, los investigadores se propusieron mejorar en rendimiento y autonomía, cambiar el motor y colocarle baterías más livianas para avanzar con las mediciones.


Rodrigo Duarte


Para mitigar el calentamiento global

Para mitigar el calentamiento global

La Universidad Nacional de Rosario realizó un inventario de las emisiones de gases de efecto invernadero en la provincia de Santa Fe para diagramar acciones tendientes a reducirlas hasta eliminarlas.

Tres jóvenes se atrevieron a innovar y ganaron 100 mil pesos

Ingenieros electricistas recién graduados crearon un novedoso dispositivo para inyectar a la red pública la energía producida por paneles solares, con un valor de tensión de corriente continua menor al requerido por los equipos comerciales. Son los ganadores del Premio Fundación YPF, perfil emprendedores e inventores.

Buscan producir biohidrógeno a partir de residuos agrícolas

Investigadores santafesinos trabajan para desarrollar un sistema mediante catálisis para producir combustible económico y verde a partir de biomasa de desecho. Es un paso más para reemplazar los insumos derivados de los fósiles.

Campos de la Depresión del Salado ayudan a enfriar el planeta

Un estudio comparó dos manejos ganaderos en la región y determinó que el pastoreo adaptativo en pastizales naturales puede elevar 100% la producción de carne, con altos márgenes brutos y una particularidad: baja la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Impulsan la producción de ladrillos con desechos de maní

La investigadora Mariana Gatani lleva adelante una iniciativa basada en el desarrollo sustentable a partir de una mirada innovadora, accesible y cuidadosa del ambiente. El proyecto propone generar materiales para la construcción con cáscaras de oleaginosa e impulsar su elaboración por parte de las trabajadoras de la Cooperativa 20 de Octubre, en el marco de un programa del Instituto Municipal de la Vivienda.

Bolsas de plástico, plantean una nueva manera de reciclarlas

Científicos de Santa Fe desarrollaron un sistema para procesar el polietileno de baja densidad y producir combustibles. La técnica empleada por los especialistas se llama reciclado terciario y se diferencia de otras que implican la reutilización de materiales sin ningún tipo de procesamiento, o de las que incluyen el reprocesamiento pero con pérdida de calidad.

Canal de videos 104