Universidad de Buenos Aires - Facultad de Agronomía

04 de Agosto de 2014 | 4 ′ 30 ′′


Bioplaguicidas: alternativa sustentable para controlar la langosta

Bioplaguicidas: alternativa sustentable para controlar la langosta


Mediante el desarrollo de controladores biológicos o bioplaguicidas generados a partir microorganismos, una investigación conjunta entre la Facultad de Agronomía y el Senasa apuesta a controlar de manera sustentable y eficiente una de las principales plagas que afectan a la agricultura argentina, la langosta.

El proyecto se está ejecutando durante 2014 con la participación de 30 investigadores distribuidos entre Buenos Aires, La Rioja, Catamarca y Santiago del Estero.

La langosta representa un grave problema para la agricultura a nivel mundial. En la Argentina fue declarada plaga en 1964 y hoy persiste como una amenaza en varias regiones del país, con un gran poder destructivo que aumenta cuando los insectos son adultos y forman mangas. En 2010, este fenómeno se expandió de manera tal que llegó a declararse una emergencia fitosanitaria en todo el territorio nacional.

En la actualidad, pese a la relevancia y los perjuicios socioeconómicos que causa esta plaga, el control de la langosta se centra en el monitoreo y en la aplicación de productos de síntesis química como el Fenitotrión, un insecticida de alto impacto ambiental que fue autorizado por el Senasa debido a la emergencia fitosanitaria declarada hace cuatro años. Por esta razón también crece la demanda de bioplaguicidas, basados en organismos benéficos que disminuyan el impacto ambiental producido por los insecticidas de origen químico.

“Ante la falta de insecticidas de menor impacto para el medio ambiente, es imprescindible contar con alternativas sustentables sobre la base del manejo integrado de plagas. Planteamos la posibilidad de rotar productos con controladores biológicos y hacer un manejo racional”, sostuvo a Argentina Investiga Eduardo Wright, investigador de la cátedra de Fitopatología de la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de Buenos Aires (FAUBA) y director de la investigación junto a María Cecilia Catenaccio, coordinadora general de la dirección de Sanidad vegetal del Senasa.

“El objetivo es obtener cepas nativas de Metarhizium y otros microorganismos benéficos recolectados en los agroecosistemas en los cuales viven y se reproducen los insectos, y realizar la identificación, reproducción e inoculación a campo, buscando reducir las poblaciones de langostas”, dijo Héctor Medina, técnico del Senasa y coordinador del proyecto, quien además colabora en la Cátedra de Fitopatología de la FAUBA. Y agregó que se busca circunscribir la plaga a su área de reproducción permanente (zonas gregarígenas) y prevenir explosiones demográficas.

Las especies de hongos Metarhizium se destacan en otras regiones del mundo por sus buenos resultados para el control sustentable de la langosta. En África y Australia permitieron obtener una eficiencia de entre el 80 y el 95%. Y también mostraron logros satisfactorios en Brasil y México.

El proyecto, llamado “Investigación aplicada, transferencia e implementación de pautas para el control biológico de langostas con microorganismos nativos”, fue seleccionado entre otras 120 iniciativas presentadas al Senasa y ganó el primer premio a la Investigación y transferencia en protección vegetal, instituido por el organismo de control sanitario. Para su implementación se otorgaron 100.000 pesos. Desde la facultad participan investigadores de seis cátedras (Fitopatología, Zoología agrícola, Protección vegetal, Maquinaria agrícola, Extensión y Sociología rural y Métodos cuantitativos aplicados). Por parte del Senasa, involucra a los técnicos del Programa Nacional de Acridios.

“La formación de este equipo interdisciplinario permite la vinculación entre el Senasa y la FAUBA, con el fin de realizar una investigación aplicada, capacitación y transferencia de tecnologías”, afirmó Wright, e informó que las actividades se ejecutan de manera simultánea en los Centros Regionales de Senasa ubicados en La Rioja (CR Cuyo), Catamarca y Santiago del Estero (CR NOA Sur), y en la FAUBA, en Buenos Aires.

La primera etapa del proyecto comenzó en mayo, con capacitaciones, y continúa con la toma de muestras en los hábitats naturales de los insectos. Se recolectan ejemplares de langostas con signos de estar colonizados por microorganismos patógenos, con movilidad reducida y muertos. También se realizan muestras de suelo y material vegetal que luego se analizan en la Facultad de Agronomía. Finalmente se hacen pruebas en el laboratorio con los insectos y los microorganismos aislados en el campo, para evaluar la eficacia de los tratamientos.


Juan Manuel Repetto


Lavado de manos en la pandemia: con la frecuencia adecuada, pero sin la duración suficiente

Una encuesta realizada por investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC detectó que pese a conocer el procedimiento correcto, tres de cada cuatro personas no respeta el tiempo recomendado por la OMS: entre 40 y 60 segundos. Un 42% de los encuestados tiene niños a su cargo, y de ese grupo un tercio no siempre controla que ellos se laven las manos en momentos adecuados.

Análisis de la pandemia más allá de sus metáforas

Especialistas de la UNL plantean algunas claves para pensar la pandemia causada por el virus COVID-19 desde las ciencias sociales. La necesidad de estudiar un escenario de crisis y profundas desigualdades, donde vuelven a pensarse las redes comunitarias, el rol del Estado y las políticas públicas. Un análisis sobre la dimensión de esta pandemia que coloca a la ciencia frente a un escenario inédito.

Nanotecnología y botellas recicladas para purificar el agua de efluentes urbanos

Con botellas de plástico recicladas y nanopartículas, investigadores de la Universidad Nacional de La Plata y de la Universidad Nacional del Litoral desarrollan un sistema de filtros que sirve para purificar el agua residual urbana. De este modo, a muy bajo costo, logran disminuir su carga microbiana y toxicidad para luego utilizarla para el riego en zonas semiáridas.

Producen nanocápsulas de origen natural para conservar alimentos

A partir de plantas aromáticas, como el orégano, el laurel, el romero y otras especies, extraen aceites esenciales con propiedades antioxidantes y antimicrobianas que prolongan la vida útil de los alimentos. Bajo la forma de cápsulas diminutas, lograron incorporar esos aditivos naturales en pescados, nueces y leche de soja. Comprobaron que mantienen el producto en buen estado, entre un 30% y 50% más que los conservantes artificiales. El proyecto es desarrollado por un equipo interdisciplinario, en el marco del Programa Institucional y Multidisciplinar (Primar) en Temas Prioritarios, que impulsa la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la UNC.

Mujeres ingenieras, mujeres que resisten

Mujeres ingenieras, mujeres que resisten

Virgina Mazzone fue la primera graduada de Ingeniería en Automatización y Control Industrial (IACI) en la Universidad Nacional de Quilmes. La especialista explora las condiciones de modelado, monitoreo y optimización de procesos biológicos con bacterias y de productos de uso corriente en la industria siderúrgica. En diálogo con Argentina Investiga habla de su trabajo y opina sobre la actualidad de un campo históricamente dominado por los hombres.

Ácido hialurónico, clave en tumores de mama

En un paper publicado en la revista The Febs Journal, la doctora Laura Alaniz, docente-investigadora del Centro de Investigaciones y Transferencia del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires; describió la influencia del ácido hialurónico en la angiogénesis y en la acción sobre los macrófagos, que son un tipo de glóbulo blanco que rodea los microorganismos, los destruye, elimina las células muertas y estimula las respuestas inmunitarias.

Canal de videos 104