Universidad Nacional de Cuyo - Instituto de Ciencias Básicas

10 de Noviembre de 2014 | 6 ′ 3 ′′


Contaminante industrial: monitorean su presencia en el ambiente de Mendoza

Contaminante industrial: monitorean su presencia en el ambiente de Mendoza


Se trata de compuestos retardadores del fuego que vienen incorporados en el plástico de electrodomésticos, cabinas de vehículos y textiles, entre otros. Un grupo de investigación detectó su presencia en agua, sedimentos y aire, aunque en proporciones muy bajas. Sin embargo, alertan que es necesario prohibir a nivel nacional su utilización industrial.

Los retardadores del fuego bromados (BFRs) son un tipo de contaminantes del ambiente, según quedó establecido en la convención de Estocolmo de 2001 sobre contaminantes orgánicos persistentes (COPs). Se trata de compuestos químicos incorporados en materiales poliméricos (plásticos) a los efectos de retardar y/o inhibir el inicio y desarrollo de las llamas. Estas sustancias suelen utilizarse en materiales como la electrónica (cables, circuitos electrónicos, etc.), el transporte (butaca, tablero, etc.), textiles y electrodomésticos.

Durante la vida útil del plástico con el que se fabrican computadoras, televisores y otros electrodomésticos, pero también en tableros de automóviles o cabinas de aeronaves, cortinados, sillones y hasta algunos tipos de almohadas de gomaespuma, estos compuestos van liberándose al ambiente, sobre todo durante los procesos de combustión, es decir, cuando entran en contacto con una fuente de calor. “A medida que el material combustiona, estos compuestos estabilizan los radicales libres que se generan durante el proceso de combustión y hacen que el fuego no se propague. Actúan antes del inicio de la llama, por eso son retardantes de la llama, no matafuegos”, aclara a Argentina Investiga Belén Lana, doctora en Biología y parte de un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo) - Conicet que realizó las primeras mediciones de estos compuestos en cauces de agua, sedimentos y el aire de la provincia de Mendoza.

El estudio arrojó que existen estos contaminantes en el ambiente mendocino, aunque en muy bajas proporciones que no representan un riesgo inmediato para el ser humano. Sin embargo, llama la atención su presencia ya que la provincia no es una fuente industrial de estos compuestos. “Es un alerta porque los tenemos presentes”, reconoce Lana, y agrega: “El estudio apunta a saber dónde estamos parados: cuánto tenemos, qué tenemos y dónde, e iría a cumplir con el compromiso que tomó Argentina al adherirse al convenio de Estocolmo. De ahí a generar una legislación, falta un gran paso”.

El grupo de investigación, integrado además por Jorgelina C. Altamirano (directora), Néstor Ciocco, Paula Berton y Juan Manuel Ríos, empezó a planificar el monitoreo en 2007 y fue el primero del país en estudiar estos contaminantes. “Químicamente son muy parecidos a los Bifenilos Policlorados (PCB), comúnmente conocidos como los aceites de transformadores, por lo tanto producen los mismos efectos en el ser humano, como alergia e hipersensibilidad, cáncer, daño al sistema nervioso central y periférico, desórdenes reproductivos y alteraciones en el sistema inmune, como así también son considerados disruptores endocrinos. Los BFRs ya han sido prohibidos a nivel mundial, pero aún no están regulados por ninguna normativa en el país”, alerta Lana.

Desde 2010, los investigadores llevan a cabo mediciones en distintas matrices ambientales: agua, aire y sedimentos (y en matrices biológicas de la Antártida, donde también detectaron presencia de estos contaminantes). En la actualidad, hacen lo mismo en peces de la fauna provincial. “Estudiamos toda la cuenca del Río Mendoza, desde la Cordillera hasta el departamento de Lavalle. Muestreamos ríos, canales y acequias y los encontramos pero en muy bajas concentraciones. Porque estos compuestos son lipofílicos, se asocian a las grasas. También se puede decir que son compuestos hidrofóbicos, repelen al agua. Entonces, es muy difícil encontrarlos en matrices acuosas”, explica la investigadora.

Los PBDE se liberan al ambiente por combustión, se transportan a través del aire y se depositan en los distintos sistemas: acuático, donde tienden a acumularse en el sedimento e ingresan a la cadena trófica (alimentaria) a través de los organismos que viven allí. Eso, a su vez, se va biomagnificando a través de toda la cadena trófica hasta llegar al ser humano. “También muestreamos en sedimentos en la cuenca norte del río Mendoza, en el dique Potrerillos y en El Carrizal y encontramos, pero en bajas concentraciones. Hay que tener en cuenta que Mendoza no es una zona industrializada por lo que es normal que los niveles sean bajos”, aclara Lana. El monitoreo también incluyó el aire en la cuenca norte del río Mendoza, donde los PBDE aparecieron en las mismas bajas concentraciones. “Pero están”, insiste la investigadora.

¿Cómo llegan estos compuestos a nuestros sistemas naturales? Existen varias teorías, detalla Lana. Se generan en países industrializados o en las zonas más calientes del planeta, la franja tropical. Una vez que estos compuestos son liberados al ambiente, viajan a través de las masas de aire hacia las latitudes más altas del planeta y se depositan o revolatilizan en numerosos ciclos. En las latitudes altas, al haber menor temperatura, se condensan y se depositan. “En la zona de Mendoza, al tener un cordón montañoso como la Cordillera de los Andes, las masas de aire frío condensan estos compuestos -explica Lana-. Lo poco que hay en nuestra región, o en la Antártida, suponemos que ingresa de esta manera”.

Los investigadores, pese a las bajas concentraciones de contaminación por retardadores del fuego que detectaron, insisten en que es necesario prohibir su producción. “Hay un proyecto de ley pero sólo para prohibir el ingreso de aquellos productos electrónicos que contengan esta sustancia”, dice Lana, y cierra: “Sabemos que hay industrias en el país, en la provincia de Buenos Aires, que los utilizan en sus polímeros”.



Cáncer de mama: una terapia menos tóxica y más efectiva

Un equipo investiga una combinación de fármacos para lograr una quimioterapia menos tóxica y más efectiva en el tratamiento del cáncer de mama triple negativo, un tipo de tumor de mama con pocas alternativas terapéuticas y de muy mal pronóstico.

Galgo: un algoritmo que identifica firmas genéticas en múltiples tipos de cáncer

El desarrollo contribuye a aportar mayor precisión en el tratamiento del cáncer. Se trata de un estudio de inteligencia artificial que no sólo permite caracterizar tumores de forma más específica, sino que también tiene el potencial de guiar en la búsqueda de tratamientos personalizados.

Películas antimicrobianas para envases de alimentos

En el Laboratorio de Investigación en Postcosecha de Frutas, de la Facultad de Ciencias de la Alimentación (UNER), se obtuvieron películas biodegradables antimicrobianas, materiales evaluados para su utilización en envases alimentarios. La creación de películas biodegradables y/o comestibles aporta soluciones a las problemáticas de la conservación de alimentos, la salud humana y la contaminación ambiental.

Ácido hialurónico, clave en tumores de mama

En un paper publicado en la revista The Febs Journal, la doctora Laura Alaniz, docente-investigadora del Centro de Investigaciones y Transferencia del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires; describió la influencia del ácido hialurónico en la angiogénesis y en la acción sobre los macrófagos, que son un tipo de glóbulo blanco que rodea los microorganismos, los destruye, elimina las células muertas y estimula las respuestas inmunitarias.

Receptor a Histamina H4 como posible marcador pronóstico en la evolución de enfermedades oncológicas

Docentes investigadores de la Facultad de Ciencias Naturales y Ciencias de la Salud, en colaboración con profesionales de BIOMED -UCA-CONICET, estudiaron el receptor A Histamina H4 como posible marcador pronóstico en la evolución de enfermedades oncológicas como el melanoma.

El talón de Aquiles de Mendoza

La zona del piedemonte mendocino sigue en el centro de la escena: a los riesgos naturales se agrega la vulnerabilidad social y estructural. Investigadores trabajan en la región.

Canal de videos 104