Universidad Nacional de Río Cuarto - Facultad de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales

07 de Noviembre de 2011 | 4 ′ 11 ′′


Controlan enfermedades del maní sin agroquímicos



El control biológico de las enfermedades de la planta de maní a partir de bacterias permite reducir y hasta evitar el empleo de fungicidas. Así lo determinó una investigación que analizó aislamientos bacterianos y las enfermedades que limitan el crecimiento del cultivo en la provincia de Córdoba. Desde el punto de vista económico el hallazgo cobra importancia en tanto que Argentina es un calificado exportador mundial de maní.

El maní es uno de los cultivos leguminosos más importantes del mundo. La planta, de cuyas semillas son probadas sus propiedades antioxidantes así como sus altos niveles de proteínas, es una dicotiledónea originaria de Sudamérica. El cultivo para el aprovechamiento de las semillas data de hace unos 8.000 años, aproximadamente. Nuestro país es un destacado y calificado exportador mundial de maní confitería, y la provincia de Córdoba es el área de cultivo más importante.

La investigación, llevada a cabo por la doctora María Laura Tonelli, adquiere especial importancia ya que brinda nuevos conocimientos sobre cómo prevenir o reducir enfermedades en la planta de maní en forma natural, evitando el uso de agroquímicos. “Las enfermedades fúngicas, especialmente las producidas por fitopatógenos, limitan la producción de esta leguminosa en toda la provincia”, indicó a InfoUniversidades la especialista.

Y agregó que una posibilidad atractiva y ambientalmente inocua para paliar el efecto de estos fitopatógenos del suelo es aprovechar la actividad biocontroladora de algunas bacterias promotoras del crecimiento vegetal que se encuentran en el suelo o en las plantas. “La utilización de seres vivos o de las sustancias que estos producen para el control de patógenos vegetales se denomina biocontrol o control biológico”, explicó Tonelli.

Los estudios realizados permitieron conocer cuáles son las bacterias idóneas para ser utilizadas como biocontroladores a fin de prevenir, por ejemplo, la enfermedad de marchitamiento que sufre la planta de maní en los cultivos de la provincia.

Reducir el uso de agroquímicos

Con el empleo de diferentes estrategias de control biológico para tratar enfermedades en la planta de maní puede evitarse la aplicación de grandes cantidades de fungicidas, lo que contribuye al mejoramiento del medio ambiente.

En principio, la investigación radicó en obtener los aislamientos bacterianos extraídos de la raíz, tallo y hojas de plantas de maní cultivadas, para luego seleccionar -a partir de diferentes pruebas- los potenciales agentes de control biológico; y por último, los ensayos de esos aislamientos bacterianos, es decir, realizar en el invernadero la aplicación de esos antagonistas en las plantas para analizar sus comportamientos.

Con el objetivo de seleccionar y analizar diferentes bacterias nativas de suelos maniseros de la región que puedan ser utilizadas para el control de enfermedades fúngicas de la planta de maní “se evaluaron 193 aislamientos bacterianos, obtenidos de raíces, tallos y hojas de plantas de maní cultivadas a campo”, indicó Tonelli.

Mecanismos de control

La investigadora estudió varios mecanismos por los cuales las bacterias pueden efectuar el control biológico. Uno de ellos es el que se conoce con el nombre de inducción de resistencia sistémica de la planta, que consiste en el efecto que produce una bacteria capaz de activar las defensas de la planta. En este marco, “seleccionamos dos aislamientos biocontroladores, Pseudomonas sp. BREN6 y Bacillus sp. CHEP5, que indujeron sistémicamente la respuesta de defensa de plantas de maní, por lo que se disminuyó, de este modo, la severidad de la enfermedad de marchitamiento producida por S. rolfsii”, dijo Tonelli.

Además, destacó que “puede plantearse como posible estrategia de control biológico del fitopatógeno S. minor la aplicación de bacterias del género Bacillus que muestren más de una estrategia de biocontrol”, y adelantó que el próximo objetivo es que, a futuro, se puedan utilizar alguno o varios de estos aislamientos analizados como inoculantes para el control biológico a campo, ya que todos los estudios que se realizaron fueron in vitro y en invernadero.


Nelson Nusbaum


El primer mapa de distribución de la maleza Lirio Amarillo en la Argentina

Investigadores del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (CECOAL, UNNE-Conicet) publicaron el primer mapa de distribución del Lirio Amarillo (Iris pseudacorus) en la Argentina, que muestra por primera vez la magnitud de la invasión de esta planta exótica en el país que causa perjuicios ambientales en humedales y áreas protegidas.

Un cañón de ozono para desinfectar espacios públicos

Científicos de la Universidad Nacional de La Plata finalizaron la construcción del prototipo de un cañón de ozono, un equipo que permite generar altas concentraciones de ese gas para, posteriormente, diseminarlo en diferentes espacios públicos y así eliminar de forma rápida y segura virus como el COVID-19, bacterias y otros gérmenes.

COVID-19: cómo funcionan las vacunas y la inmunidad

La investigadora Ana Rosa Pérez explicó de qué manera funcionan las vacunas. Destacó la rapidez de los múltiples desarrollos en la búsqueda mundial de un freno a la pandemia y remarcó el riesgo que representa para la sociedad el movimiento antivacunas.

Incrementan el omega 3 en la carpa herbívora

El omega 3 es un nutriente asociado a mejoras en la salud que se encuentra en alimentos a base de pescado. Desde la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora comprobaron que una estrategia alimentaria basada en pasturas aumenta la presencia de este ácido graso en la carne de la carpa herbívora.

Desarrollan un biodigestor para el tratamiento de desechos de cerdo y la obtención de biogás

En el Campo Experimental “Las Magnolias”, de la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (UNNOBA), se desarrolla un proyecto para la puesta en marcha de un biodigestor que va a permitir la obtención de gas y fertilizante a partir de la utilización de estiércol de cerdos.

Cultivo de frutillas “sin suelo”, una alternativa de producción sustentable

Evalúan un nuevo sistema de producción de frutillas sin suelo, para reducir el uso de agroquímicos. Se busca la implementación de alternativas sustentables para el manejo del suelo y los sustratos bajo invernadero. El objetivo es reemplazar el bromuro de metilo, un desinfectante de suelos y sustratos que daña la capa de ozono y la salud de las personas.

Canal de videos 104

Palabras Claves