Universidad Nacional de Lomas de Zamora - Facultad de Ciencias Agrarias

24 de Diciembre de 2012 | 6 ′ 38 ′′


Crece en Buenos Aires el número de áreas protegidas



En un contexto de crecimiento económico, distintos sectores ecologistas buscan ideas que equilibren el desarrollo y la conservación de los espacios. La cantidad de áreas protegidas para la conservación de la biodiversidad se ha incrementado significativamente en los últimos tiempos. El investigador Alberto de Magistris analiza la situación y resalta las actividades destinadas a la protección de la flora y la fauna.

En entrevista con Argentina Investiga, el docente e investigador de la Facultad de Ciencias Agrarias, ingeniero agrónomo Alberto de Magistris, destaca el incremento de los espacios protegidos para la conservación de las especies en el territorio de la provincia de Buenos Aires. Además, señala la importancia de incluir el aspecto de la biodiversidad en la enseñanza agropecuaria.

-¿Cuál es la situación de los espacios verdes en la región bonaerense?
-En la provincia de Buenos Aires hay un número creciente de áreas protegidas, entendiéndose a éstas como superficies de tierra o mar especialmente dedicadas a la protección y mantenimiento de la biodiversidad y de los recursos naturales y culturales asociados, a través de medios legales. En 2011 se incorporaron casi una decena de áreas. Lo que se busca, en ese sentido, es que queden representadas las áreas originales, los ecosistemas o las comunidades, mínimamente. Por otro lado, en el Conurbano, hay una demanda de más espacios verdes.

-¿Existen especies en riesgo dentro de los ecosistemas del área?
-Sí, existen varias; principalmente, el ciervo de los pantanos. En la Provincia quedan ciervos en la zona del Delta, que no está muy distante. Hace poco hubo una convocatoria en la que se dijo que es la especie más amenazada de la Argentina. Otra es el venado de las pampas, que está protegido en ciertas áreas. La provincia de Buenos Aires, por tener características agrícola - ganaderas, desplazó a esas especies como el Cauquén, que es un ave de la familia de los gansos.

-¿Cómo es la situación a lo largo del país?
-Hubo una tendencia, en la segunda mitad de la década del noventa, por la que se creó una gran cantidad de parques y reservas nacionales, pero esa tendencia se detuvo. Sí se avanzó en el nombramiento de diferentes áreas importantes que tienen que ver con los humedales. Se designaron sitios Ramsal, que son aquellos sistemas con aguas permanentes o transitorias que albergan gran cantidad de biodiversidad. Pero no es en sí una protección sino una declaración; a partir de ahí cada gobierno tiene que protegerlo. También se avanzó en los sistemas de biosferas y en general hay una conciencia creciente. También hay más voluntad de encontrar nuevos recursos naturales, por eso se puede dar un ámbito de discusión.

-En la actualidad, ¿qué actividades se realizan a favor de la preservación?
-Hay muchas a lo largo del país; primero, enfocadas en las especies más vulnerables o en peligro, como el jaguareté o el cóndor; también hay casos de plantas. Lo primero que se hace para conservar un lugar es el inventario con la biodiversidad que hay; después viene el paso de los ecólogos para descubrir en qué estado está el ecosistema, y después el lanzamiento de todas las estrategias para recuperar. En Argentina y en el mundo hay un número creciente de organizaciones civiles u ONG que participan en esto, y los gobiernos se enganchan en la medida en que se presenten proyectos viables, con una sólida base científica.

-¿Cómo se involucra la Facultad en la preservación de las especies autóctonas?
-La Facultad trata de introducir contenidos al respecto; por ejemplo, en agronomía se dicta la materia ecología y fitogeografía (ciencia que estudia el hábitat de las plantas en la superficie terrestre). Por un lado, se busca darle importancia a la biodiversidad, sin dejar de lado el área productivista. La Facultad, al estar inserta en un gran espacio verde como es Santa Catalina, que involucra 600 hectáreas, se involucró en la conservación de este lugar.

Además, hay planes con respecto a las áreas donde se hacen explotaciones. Existen ONG e instituciones que se llaman Alianzas de Pastizal, donde la Facultad participa. Y se pretende que haya un mínimo conjunto de normativas para que, si bien en el lugar haya producción ganadera, también se contemple la biodiversidad de aves porque, de lo contrario, no queda lugar para eso tan importante que es el espacio que la humanidad comparte con la fauna. Entonces, las áreas protegidas formales realmente no alcanzan, lo que se busca es la interconexión entre ellas y lo que se llaman refugios.

-¿Qué son los refugios?
-Refugio es cualquier área en que se proteja la flora o la fauna, aunque no necesariamente pertenezca al Estado. También existe el fenómeno contrario, que es la introducción de una especie exótica a un espacio en el que se vuelve plaga. En la Provincia hay un caso típico y bien próximo que es el de la ardilla americana, en la zona de Luján. Encontraron allí un ambiente propicio para volverse una especie dominante y controlan todo el ecosistema. Hay otros ejemplos, como la carpa en el ambiente de los peces, que desplazó a otras especies de lagos y ríos.

-¿Qué soluciones se pueden encontrar para nivelar el crecimiento o la población?
-El crecimiento de la población debe estudiarse en cada caso y en cada lugar. Para eso, por suerte, hay nuevas disciplinas que surgen en la ecología. Las áreas protegidas buscan proteger la flora y la fauna de la manera más prístina posible. El término prístino se utiliza para marcar todo aquello que estaba antes de que el hombre llegara; es un término que se usa para marcar aquello que estaba antes de la civilización.

-¿Es posible que cuando una especie llega a un nuevo sistema se vuelva autóctona?
-En nuestra escala de tiempo siempre va a ser foránea.

Alberto De Magistris es docente de la Facultad de Ciencias Agrarias e investigador especializado en el área de botánica. Durante su carrera llevó a cabo diferentes proyectos y se involucró en la rehabilitación ambiental a través de alternativas tecnológicas. Además, publicó diversos artículos en importantes revistas.


Noelí Cristti - Julián López


Los recursos marinos argentinos y sus amenazas

Los recursos marinos argentinos y sus amenazas

El profesor e investigador Marcelo Morales Yokobori aborda la enseñanza de los recursos marinos argentinos para estudiantes de Biología. La soberanía, la importancia de la biodiversidad en el Mar Argentino, las amenazas como la pesca ilegal, o la sobrepesca, se cuentan entre los temas que con creatividad y estrategias innovadoras enseña Yokobori.

Los desafíos de la post-pandemia, una mirada desde la economía ecológica y la economía política

Guillermo Peinado, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Estadísticas de la Universidad Nacional de Rosario, analiza algunos aspectos de la economía global luego del COVID-19. El investigador considera prioritario validar y acrecentar los lazos colectivos que se desarrollaron durante la crisis, sin imponer la economía por sobre los demás factores que hacen a la vida en sociedad.

Confort climático y reducción del riesgo ambiental en la ciudad de Neuquén

Debido a su gran amplitud térmica y al entorno árido, la ciudad de Neuquén genera condiciones adversas para sus habitantes. A través del estudio de variables como la temperatura y la humedad del suelo, un equipo de investigadores propone medidas de diseño, construcción y manejo de espacios verdes urbanos que contribuyan al confort climático.

Cómo se distribuyen los felinos silvestres en el nordeste de Corrientes

Un proyecto interinstitucional, con participación del Laboratorio de Ornitología y Mastozoología (LABOMA) de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la UNNE, confirmó la presencia, en la zona nordeste de Corrientes, de tres especies de felinos poco frecuentes de observar: gato de pantanal, ocelote y puma. La constatación se realizó por medio de registros de campo y cámaras trampas.

Hallan microplásticos en los peces de la costa porteña del Río de la Plata

Un equipo de investigadores analiza la contaminación con microplásticos hallados en el tracto digestivo de los peces de la costa porteña del Río de la Plata. Entre los ejemplares estudiados se encuentran el bagre blanco, el bagre porteñito y la boga, especies con hábitos alimenticios variados.

Hay 350 especies de flora y fauna que viven en el riocuartense lago de Villa Dalcar

Hay 350 especies de flora y fauna que viven en el riocuartense lago de Villa Dalcar

Especialistas participaron en el proceso de saneamiento de este espejo de agua, que volvió a convertirse en el reservorio de biodiversidad más importante de la ciudad de Río Cuarto, después de su río.

Canal de videos 104

Palabras Claves