El desarrollo personal y profesional, un factor de calidad de empleo

Universidad Nacional de General Sarmiento - Instituto de Industria

29 de Diciembre de 2014 | 5 ′ 32 ′′


El desarrollo personal y profesional, un factor de calidad de empleo


Un equipo de profesionales analiza el concepto de calidad de empleo, que fue cambiando a lo largo de los años y a la par de las nuevas formas de organización de la producción y de las conquistas relacionadas con los derechos de los trabajadores. En la actualidad, este concepto incluye factores que favorecen al crecimiento personal y desarrollo profesional del trabajador.

Un equipo de investigación se ocupa de analizar la calidad del empleo en distintas ramas de la industria, entre ellas la automotriz, la siderúrgica y la alimenticia, y en el último tiempo han incorporado a su campo de estudio la industria del software y los servicios informáticos.

A lo largo de la historia la calidad del empleo ha tenido distintos significados. En los comienzos de la industrialización, el concepto de calidad de empleo estuvo asociado a la compensación para los trabajadores que inevitablemente sufrían accidentes en las fábricas. Después tuvo un enfoque más preventivo, vinculado a la seguridad e higiene, y luego se fueron incorporando aspectos relacionados con, por ejemplo, la remuneración y la cantidad de horas de trabajo. “Con el tiempo se fue agregando la problemática de la representación sindical, y en los últimos años se sumó otra dimensión, a la que nosotros le damos mucha importancia, que es la que tiene que ver con la organización del trabajo”, explica a Argentina Investiga la economista Sonia Roitter, investigadora docente del Instituto de Industria (IdeI) de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS).

Esta nueva dimensión que menciona Roitter está relacionada con la formación en el puesto, la autonomía para la resolución de problemas, la participación en la toma de decisiones y el trabajo en equipo, entre otros factores que favorecen el crecimiento y el desarrollo profesional, que pareciera ser la dimensión a explorar en pos de lograr una mejor calidad de empleo para los trabajadores dentro del mercado laboral formal. “Cuando la persona puede aprender en el trabajo, satisfacer no sólo los objetivos de la empresa, sino también los objetivos personales, se siente más a gusto y tiene otro tipo de rendimiento. Esto favorece una mejora en la calidad del empleo y redunda en su calidad de vida en términos de satisfacción”, agrega la economista industrial Analía Erbes, también investigadora docente del IdeI.

Los profesionales trabajan en el tema desde hace cinco años, aproximadamente y, además de Roitter y Erbes, forman parte del equipo el economista Martín Rodríguez Miglio, el sociólogo Marcelo Delfini, ambos investigadores de la UNGS, y la psicóloga Andrea Pujol, de la Universidad Nacional de Córdoba.

Con encuestas a empresarios y trabajadores, los investigadores obtienen la información que les permite analizar y construir indicadores para evaluar las condiciones de trabajo en diferentes grupos de empresas. Estas encuestas permiten determinar las características de grupos de baja y alta calidad, pero no hacer generalizaciones válidas para toda la industria, y tampoco para una determinada rama de ésta, debido a las dificultades para lograr una representatividad sectorial.

En la industria del software y los servicios informáticos, los investigadores pudieron observar una característica específica que no se repite en las industrias manufactureras que venían estudiando. “En este rubro es muy importante la flexibilidad, esto de poder trabajar en su casa, de no tener horarios fijos y otra serie de aspectos que hay que analizar con cuidado para ver si redundan o no en una mejor calidad de empleo”, explica Roitter. En principio, las nuevas formas de organización del trabajo en estos sectores generan un mayor crecimiento y desarrollo profesional en los trabajadores, mayor autonomía y mayor participación en la toma de decisiones, pero también podrían tener un lado negativo. Según comenta Erbes, “esta flexibilidad puede generar una desestructuración de la vida y complejos horarios para la planificación familiar. En términos de calidad de vida o de relaciones interpersonales pueden tener un impacto negativo”.

¿Cómo se podría mejorar la calidad del empleo en nuestro país? Erbes responde: “La inclusión de más cuestiones vinculadas con la organización del trabajo en los convenios colectivos sería positiva. En general hoy en los convenios están incluidos los salarios y las condiciones de trabajo, pero las cuestiones relacionadas con la organización del trabajo, con favorecer el desarrollo de la persona más allá de su rol como trabajador al interior de la empresa es algo todavía bastante débil. Entonces, lograr que se incluyeran algunas de estas cosas sería un salto significativo”.

“Claro que incluir más gente en el mercado formal de trabajo también favorecería la calidad del empleo, porque hoy hay muchos trabajadores que están fuera de los convenios y de buena parte de la seguridad social”, finaliza Roitter y agrega: “Hoy hay todavía un 40 por ciento de trabajadores fuera del mercado laboral formal, y en general las condiciones en las que trabajan, tanto desde el punto de vista de la organización del trabajo como de la remuneración, son claramente peores de las que nosotros estamos analizando, dado que todavía no hemos mirado detenidamente al sector más precario”.

Comunicación
prensa@ungs.edu.ar
Marcela Bello
Comunicación y Prensa UNGS


Desarrollan un bastón y anteojos inteligentes para personas con discapacidad visual y ceguera

Desarrollan un bastón y anteojos inteligentes para personas con discapacidad visual y ceguera

Un equipo conformado por investigadores y alumnos de la Facultad de Informática desarrolla un kit tecnológico para personas ciegas y disminuidas visuales. El prototipo comprende un bastón y anteojos inteligentes conformados por sensores de proximidad infrarrojos para facilitar la movilidad, el tránsito y la autonomía personal del usuario.

Producción de Arroz: utilizan drones para saber dónde aplicar herbicidas y combatir malezas

Producción de Arroz: utilizan drones para saber dónde aplicar herbicidas y combatir malezas

Un proyecto articulado de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNNE y el Ministerio de la Producción de Corrientes realiza ensayos con tecnología de dron en campos arroceros para identificar sólo los sitios específicos que requieren aplicación de herbicida contra malezas y evitar la aplicación en el total de la superficie del cultivo, como se realiza actualmente.

Desarrollan camas hospitalarias inteligentes

Desarrollan camas hospitalarias inteligentes

Diseñan un software que permite comandarlas por voz y así ayudar a personas con discapacidad motriz. El nuevo desafío es que un paciente pueda mover la cama sólo con los ojos.

El arte de domar la tecnología para producir arte

El arte de domar la tecnología para producir arte

Diálogo con Diego Romero Mascaró, director de la EUdA y especialista en realización artística a través de Internet.

Una nueva forma de aprender matemáticas

Una nueva forma de aprender matemáticas

En agosto del 2019, más de cinco escuelas cordobesas participarán de un plan piloto de enseñanza de matemáticas, basado en las nuevas tecnologías y en el estudio de los estados emocionales de los alumnos a la hora de aprender. Se trata de un sistema de tutorías inteligentes que creó la cordobesa Ivón Arroyo, en Estados Unidos, junto con su equipo en Worcester Polytechnic Institute (WPI), en Massachusetts y llegará a Argentina gracias a la gestión y al apoyo de la Universidad Blas Pascal.

Novedoso equipo para el bombeo y desalinización de agua en el NEA

Novedoso equipo para el bombeo y desalinización de agua en el NEA

Un grupo de investigadores logró encontrar una solución para aquellas regiones áridas del NEA y desarrolló un equipo de bombeo y desalinización de agua, que puede moverse fácilmente y cuya única fuente de energía sea el Sol.

Canal de videos 103

Palabras Claves