Universidad de Buenos Aires - Facultad de Agronomía

06 de Agosto de 2012 | 6 ′ 42 ′′


El glifosato rinde examen

El glifosato rinde examen


Investigadores de la Facultad de Agronomía y el Conicet elaboraron un mapa de riesgo ante la aparición de malezas resistentes al herbicida glifosato en la Argentina, según el cual las provincias del Norte no son las únicas afectadas por este inconveniente, porque existen condiciones para que el fenómeno se extienda a otras regiones del país, incluso de la Zona Núcleo. El mapa elaborado mide la presencia del sorgo de Alepo, pero puede estimar la situación con cualquier otra maleza.

Según el mapa de riesgo elaborado por los investigadores, la aparición de malezas con resistencia al glifosato podría extenderse a una amplia superficie del país, incluso a la Zona Núcleo. El glifosato es un herbicida no selectivo de amplio espectro. Como otros herbicidas su función es controlar las malas hierbas al interferir con la forma en que éstas crecen.

Según el trabajo, existen zonas donde todavía no se detectó la resistencia, pero que tienen un riesgo equivalente al NOA (como parte del sur de Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos) y nada hace pensar que el evento no podría aparecer allí. Además, hay otras zonas que presentan un riesgo aún mayor a las regiones donde ya apareció resistencia, como el centro-norte de Córdoba y el noroeste de Corrientes.

Claudio Ghersa, director del Instituto de Investigaciones Fisiológicas y Ecológicas Vinculadas a la Agricultura (IFEVA) y responsable de la elaboración del mapa, explicó a Argentina Investiga que con esta iniciativa se busca advertir a los agricultores sobre la necesidad de utilizar técnicas de manejo apropiadas para reducir la aparición de resistencia espontánea al glifosato y, ante su eventual aparición, que el problema no se traslade a otra región.

“El fenómeno de resistencia no es nuevo para la agronomía; sin embargo, las prácticas agrícolas centradas en manejos muy frecuentes y únicos para grandes zonas, conlleva a generar este problema de una manera más abundante”, aseguró, y explicó que, si bien el mapa se realizó en base al sorgo de Alepo, el modelo de estimación permite analizar la situación con otras malezas.

Según la investigación, el NOA tiene el mayor riesgo de adquirir resistencia a los agroquímicos respecto de provincias ubicadas al sur, como La Pampa o Río Negro. Si bien en ambos lugares se pueden producir los mismos cultivos, como maíz y soja, las condiciones ecológicas relacionadas con el tipo de suelo y las altas temperaturas favorecen la aparición de resistencias del sorgo de Alepo en el norte del país, por tratarse de una maleza tropical.

En la provincia de Buenos Aires la situación es intermedia, con probabilidades dispares según la zona. “Desde el punto de vista ecológico, hay factores que aumentan la probabilidad de resistencia hacia el norte que hacia el sur de la provincia, no sólo por la latitud sino también por la estructura de los campos”, apuntó Ghersa, quien elaboró el informe junto a Diego Ferraro y con información del sorgo de Alepo, obtenida por Martín Vila Aiub, ambos investigadores del IFEVA.

Y añadió: “La extensión (no por la propiedad de la tierra sino por la ausencia de bordes de caminos, arboledas, por ejemplo) multiplica los riesgos respecto de otras estructuras del paisaje, donde los parches cultivados se alternan con otros no cultivados o forestados. Además, las tierras del norte bonaerense se manejan con un alto uso de insumos para el control de insectos y enfermedades, que aumentan la predisposición”.

“Hay una serie de buenas prácticas agronómicas que, muchas veces, no se emplean cuando se trata de maximizar la economía. Si el productor siempre aplica los herbicidas de un mismo modo y en grandes superficies, las especies aumentan su capacidad de tolerar el herbicida y toda la población puede volverse inmune”, dijo el investigador. El problema es grave: Si el agricultor aplica el herbicida, reduce la población de malezas y aumenta el rinde. Pero, una vez que ésta adquiere resistencia, se pierde la herramienta y no se puede producir más.

Las claves del mapa

Según Diego Ferraro, docente e investigador del IFEVA, quien también participó de la elaboración del mapa de riesgo de resistencia al glifosato, “el modelo de estimación representa una serie de procesos intermedios asociados a la ocurrencia y expansión de un evento de resistencia. Para ello, incorpora variables del ambiente y del manejo agrícola, de manera tal que distintos niveles de cada una de ellas estén asociadas a la probabilidad de aparición de resistencia a glifosato en sorgo de Alepo”.

Ferraro detalló que los aspectos a modelar para estimar la resistencia al glifosato son la fecundidad de la maleza, la presión de selección sobre los individuos resistentes y la simplificación del sistema agrícola. Para modelar estos procesos intermedios, la información que utiliza el modelo abarca la cantidad de aplicaciones de glifosato, su dosis y su importancia relativa dentro del paquete de herbicidas graminicidas, la diversidad de cultivos de la rotación junto a la proporción de cultivos resistentes al glifosato, el origen geográfico de la maquinaria agrícola, y las temperaturas máximas y mínimas de cada una de las estaciones del año.

Buenas prácticas agronómicas

“La pregunta es si la aparición de malezas resistentes a productos terapéuticos, debido a la selección generada por las malas prácticas agrícolas, va a impedir que se pueda seguir usando una importante herramienta de control y manejo de malezas, como el glifosato”, alertó Ghersa.

Al respecto, informó que las buenas prácticas agrícolas de manejo de malezas implican tener controles efectivos (no paliativos) con infestaciones leves: “La estrategia es sembrar con una semilla limpia, hacer una buena estructura de cultivo para que sea competitivo con la maleza, realizar los controles para que puedan ser efectivos en términos de reducción poblacional, manejar alternativas distintas a una sola manera de aplicación del producto, o estrategias que implican rotación de cultivos o diferentes técnicas de producción”.

“Además, hay que realizar controles sanitarios entre las zonas de bajo y alto riesgo. Porque, si la resistencia aparece en el norte, el transporte de las semillas por el flete o una maquinaria sucia puede trasladar el problema al sur de Buenos Aires, por ejemplo, donde el riesgo de ocurrencia espontánea es muy bajo”, finalizó.



Cultivo de frutillas “sin suelo”, una alternativa de producción sustentable

Evalúan un nuevo sistema de producción de frutillas sin suelo, para reducir el uso de agroquímicos. Se busca la implementación de alternativas sustentables para el manejo del suelo y los sustratos bajo invernadero. El objetivo es reemplazar el bromuro de metilo, un desinfectante de suelos y sustratos que daña la capa de ozono y la salud de las personas.

Encuentran indicios de daño genético por exposición a agroquímicos

En el estudio realizado por el área de Biología Molecular del Instituto de Medicina Regional de la UNNE se brinda una estimación del daño genético en personas expuestas a productos químicos y agentes “genotóxicos”, es decir, aquellas sustancias que pueden unirse directamente al ADN causando mutaciones que pueden derivar o no en enfermedades oncológicas

Malezas: ante la creciente ineficacia de los herbicidas se sugiere la alternativa agroecológica

La producción agrícola se encuentra en una encerrona: el control de malezas utilizando herramientas químicas va camino a ser ineficaz, por lo que, desde distintos sectores, se impulsa un progresivo cambio en el que se priorice una intervención agroecológica.

Camas biológicas: una alternativa eficaz para reducir la contaminación

Ensayan una tecnología capaz de degradar agroquímicos utilizando el propio suelo y materiales de desecho. Permite tratar altas concentraciones, por lo que los investigadores apuntan a su uso en las operaciones de carga de pulverizadores.

Una cruzada por preservar la semilla del tomate platense

Una cruzada por preservar la semilla del tomate platense

Un novedoso proyecto de extensión de la Universidad Nacional de La Plata rescata y conserva más de nueve variedades de semillas de tomate platense para que puedan ser sembradas el año próximo. La iniciativa beneficia de manera directa a decenas de productores familiares del cinturón hortícola, garantizando la calidad y perdurabilidad de las variedades locales a muy bajo costo.

Aportes para optimizar la producción de soja y girasol

Un estudio detalla el impacto de las plagas insectiles de fin de ciclo en dos de los cultivos oleaginosos más importantes de Argentina y revela el modo en que afectan el rendimiento en grano, tamaño y calidad de semillas.

Canal de videos 104