Elaboran alimentos balanceados para animales con subproductos de la agroindustria

Universidad Nacional de Cuyo - Facultad de Ciencias Agrarias

01 de Septiembre de 2014 | 5 ′ 0 ′′


Elaboran alimentos balanceados para animales con subproductos de la agroindustria


Desde hace algunos años, investigadores llevan adelante estudios y ensayos para lograr alimentos balanceados para animales que incluyan subproductos de la industria agrícola local, es decir, lo que no se utiliza de los productos cosechados. Buscan reducir costos en la alimentación animal y evitar la contaminación ambiental que generan esos desechos.

Investigadores de la cátedra de Zootecnia de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo lleva varios años haciendo estos estudios y pudieron establecer que la chala de ajo y el orujo de tomate, dos de los subproductos con los que trabajaron, funcionan muy bien en los conejos del criadero del INTA EEA Luján de Cuyo, animales que utilizan para hacer las pruebas.

El objetivo es que a partir de estos estudios nutricionales se logre bajar costos en la alimentación tanto de conejos como de rumiantes y, a la par, evitar la contaminación ambiental que estos productos generan como desechos de la agroindustria.

Además de chala de ajo y orujo de tomate, los profesionales trabajaron con orujo de uva, capote de almendras y subproductos de la industria olivícola, entre otros. “Nosotros lo probamos básicamente en conejos porque son animales pequeños, fáciles de evaluar y medir. Si funciona, lo trasladamos a campo donde lo probamos en animales de gran tamaño”, señala a Argentina Investiga la veterinaria Silvia Van den Bosch, quien participa del estudio junto a Gaby Quagliariello desde el INTA.

Los investigadores trabajan con la variedad de conejo “neozelandés” luego del destete. En el criadero colocan dos grupos de animales y los alimentan con dos dietas diferentes: uno con la tradicional, y otro con la dieta “problema”, alimentos balanceados que incluyen algún subproducto de la agroindustria. Luego, realizan un análisis de digestibilidad a partir de la comparación de cuánto comió cada animal y cuánto defecó, lo que les permite saber qué subproducto se digirió mejor y, por ende, cumple con el objetivo buscado.

“Analizamos cómo es el comportamiento digestivo de esa sustancia en el tracto digestivo del conejo y luego vemos si es económicamente viable, porque los subproductos no son sustancias muy ricas en nutrientes, por lo general son restos. A veces es más caro ir a buscarlo y traerlo donde están los animales”, aclara Van den Bosch y detalla que los mejores resultados (“nuestra vedette”, la llama) los lograron con la chala de ajo.

Un segundo análisis que hacen consiste en la llamada “prueba de performance productiva”: colocan los dos grupos de conejos y estudian cuánto crecen y engordan cada uno durante una crianza completa (70 a 90 días desde el destete). “Después analizamos la carcasa, la res del animal, porque estos productos pueden dejar rastros en la carne del animal”, dice la investigadora. Para evitar los sabores indeseados (como el olor a ajo) se realizan pruebas de degustación a nivel científico, un test que les permitió conocer que la chala de ajo y el orujo de tomate no dejan rastros en la carne de los conejos.

“Hay otro limitante que tienen los subproductos a nivel mundial
-continúa la investigadora- y es que cuando se formulan las dietas balanceadas sólo reemplazan parte de esa dieta, por ejemplo, parte de la alfalfa con chala de ajo”. La veterinaria también amplía otra dificultad que se encuentra en sus estudios: “La alfalfa, por ejemplo, ya está categorizada: vas a una tabla y tiene tanto de hidratos de carbono, tanto de proteínas, tanto de energía…, todo tabulado. Pero en los subproductos, como los restos, no son constantes esos valores para balancear la dieta, entonces, nuestra mayor dificultad es no tener una materia prima bien categorizada”.

Igualmente, la investigación avanza luego de completar la etapa de análisis nutricional. Ahora, analizan sistemas de conservación de los subproductos, porque -como es sabido- están disponibles en distintas etapas del año según los períodos de cosecha de cada uno. “Ahora tenemos orujo de tomate, y hay que conservarlo para que no se fermente ni se llene de toxinas o de hongos. Estamos viendo técnicas de conservación en grandes volúmenes a costos adecuados”, explica Van den Bosch.

En este desarrollo científico es muy importante la transferencia al sector productivo, es decir, a los criadores y ganaderos. Ahí es donde entra el INTA que, por ejemplo, asesora a criaderos cunícolas (conejos) de Mendoza en la fabricación de alimento balanceado. Respecto de los bovinos, los profesionales integran un clúster de producción vacuna en zonas áridas, con el que se pretende trabajar en técnicas de ensilaje de grandes volúmenes de subproductos para conservarlos más tiempo.

Prensa UNCuyo
mily_martinv@hotmail.com
Área de Divulgación científica


Asocian la Lipoproteína “A” a lesiones cardíacas y vasculares

Asocian la Lipoproteína “A” a lesiones cardíacas y vasculares

Un estudio permitió determinar que los niveles de estas moléculas hechas de proteínas y grasa se relacionan con lesiones que involucran las arterias coronarias. La investigación combinó estudios genéticos, imágenes cardiovasculares de última generación y evaluación clínica de cada paciente.

Descubren que la piel de una rana retrasa los síntomas del Alzheimer

Descubren que la piel de una rana retrasa los síntomas del Alzheimer

La defensa del anfibio contra sus depredadores dio el punto de partida a los científicos para descubrir que su mecanismo de protección segrega una sustancia que ayuda a retrasar los síntomas del Alzheimer y a mejorar la etapa inicial del desarrollo de la enfermedad.

Algunos cereales y legumbres pierden fibra al ser cocinados

Algunos cereales y legumbres pierden fibra al ser cocinados

La aplicación de calor sobre los alimentos genera en ellos cambios físicos y químicos. Una investigación analizó esta variación en cereales y legumbres de uso común. En ella se descubrieron algunos beneficios y perjuicios.

Alimentan pollos con sustancias probióticas para mejorar el rendimiento

Alimentan pollos con sustancias probióticas para mejorar el rendimiento

Una investigación evalúa la inclusión de sustancias probióticas y prebióticas, bacterias y levaduras en la alimentación de pollos, con el objetivo de prevenir el desarrollo de enfermedades y mejorar la asimilación de nutrientes.

Un efecto desconocido de un antibiótico ayudaría en el Parkinson

Un efecto desconocido de un antibiótico ayudaría en el Parkinson

Un grupo de investigadores de Tucumán, París y Sao Paulo encontró una nueva propiedad en la doxiciclina, un antibiótico utilizado para tratar enfermedades como la rosácea. Actúa sobre una proteína para evitar la toxicidad de las neuronas afectadas en esta enfermedad. Los científicos analizaron los efectos neuroprotectores de esta droga y observaron que su acción reducía la toxicidad de las proteínas involucradas en la enfermedad del Parkinson.

Brócolis fortificados para ayudar a prevenir enfermedades

Brócolis fortificados para ayudar a prevenir enfermedades

Es la hortaliza acumuladora de selenio por excelencia, por eso investigadores de Esperanza trabajan en su biofortificación. El selenio es un elemento químico involucrado en el mecanismo de detoxificación de radicales libres y tiene efecto antioxidante, por eso se presume que hay una relación directa entre la falta de selenio, las enfermedades cardiovasculares y el desarrollo de cáncer.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103