Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco - Facultad de Ingeniería - Sede Esquel

21 de Octubre de 2013 | 5 ′ 55 ′′


En Esquel, tecnología innovadora permitirá medir la huella ecológica



Investigadores y técnicos de Esquel diseñaron un programa informático que, por sus características, es único en el país y permite medir la huella ecológica, un indicador de la interacción del hombre con el medio natural. El programa constituye una herramienta para modificar en forma positiva el impacto del consumo sobre el capital natural. La nueva tecnología contribuirá a la concientización de la población acerca de las presiones que se ejercen sobre el medio ambiente.

La Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, a través de las facultades de Ingeniería y de Ciencias Económicas de la sede Esquel, realizó un trabajo en conjunto con el Instituto Superior de Educación Tecnológica Nº 812, para medir la huella ecológica en esa localidad cordillerana. Tras diseñar un programa informático que sería único en el país, los investigadores esperan contar a mediano plazo con una herramienta apropiada para la medición de la huella ecológica en distintas localidades.

La huella ecológica es un potente indicador de la interacción del hombre con el medio natural, “no documenta el impacto completo en la naturaleza, sino aquellos aspectos de la producción de basura y consumo de recursos que podrían potencialmente ser sustentables”, explicó a Argentina Investiga el ingeniero Francisco Carabelli, docente de la Facultad de Ingeniería, de la sede universitaria Esquel.

Como la huella ecológica permite además, elaborar estrategias para cambiar los hábitos de consumo y mitigar el impacto que el ser humano causa en el entorno, el equipo académico-técnico elaboró una metodología de análisis específica con la finalidad de recopilar la información de base. Se trata de un programa informático para el análisis de los datos.

El objetivo fundamental del indicador de huella ecológica consiste en evaluar el impacto sobre el planeta de un determinado modo o forma de vida y compararlo con la biocapacidad del planeta, en este sentido es un importante indicador para la sustentabilidad.

Otro de los beneficios que aporta el programa es la posibilidad de participación comunitaria, tanto de personas como de instituciones a lo largo del proceso. Además, esta herramienta de análisis posee una potencial aplicación en cualquier municipio de pequeña y mediana escala socioeconómica.

Tras la huella de Esquel

Para estudiar la huella ecológica de la ciudad de Esquel, se realizó una primera experiencia de indagación en 2011. Ésta abarcó la Villa Futalaufquen, situada en el Parque Nacional Los Alerces (PNLA), en el noroeste cordillerano de la provincia de Chubut. Ante la riqueza de los datos obtenidos en Futalaufquen, los investigadores eligieron los primeros meses de 2012 para la puesta en marcha del estudio de la huella ecológica de Esquel. Como primera medida acordaron con el municipio de la ciudad cordillerana la metodología de trabajo que se llevaría a cabo y se comprometieron a la presentación de informes semestrales. Por su parte, las autoridades municipales también contribuyeron con información y colaboraron en los trabajos de campo, en las encuestas y durante el procesamiento de datos. En total se realizaron 1.000 encuestas domiciliarias en los distintos barrios que integran el casco urbano.

Éstas abarcaron las superficies reales y potenciales de las que podría disponer el ejido de Esquel para producciones propias, es decir, el área medida en hectáreas, que la población demanda para satisfacer su consumo anual y que incluye una amplia variedad de productos alimenticios que están contemplados en la Encuesta de Consumo de Alimentos (ECA).

De manera simultánea el equipo de técnicos e investigadores trabajó para familiarizar a la población con la huella ecológica. Este objetivo se cumplió de manera progresiva poniendo especial énfasis en el potencial para generar alternativas de desarrollo productivo. En esta indagación los investigadores definieron cinco categorías de consumo: alimentos, bienes y servicios, transporte y vivienda. Las mismas están relacionadas con la tierra y las aguas productivas -agrícola, ganadera, forestal, pesquerías y de absorción de emisiones de combustibles fósiles-.

La huella de un problema

El equipo de técnicos e investigadores considera necesario dejar en claro que la huella ecológica no es un espacio continuo, puesto que los insumos pueden provenir de tierras distantes ya sea dentro del mismo país, de otros países y de otros continentes. “Si en una ciudad se consumen bienes producidos en otra zona del país o del exterior, deben computarse dentro de la huella de la ciudad, es decir, en la superficie terrestre de la región que se ha destinado a la producción del bien”.

“Desde la perspectiva de que es un indicador fácilmente entendible por parte del ciudadano común -agrega Carabelli- nos parece que tiene esta potencia de transformarse en un vehículo ágil para que gradualmente, cualquier comunidad, en cualquier espacio geográfico, vaya internalizando que con una modificación relativamente leve de sus hábitos de consumo puede hacer mucho para mitigar el impacto que causamos en la naturaleza”.

Quienes estudian la huella ecológica esperan que todo el proceso tenga una profunda connotación de educación ambiental. Otro resultado esperable, y sobre todo deseable, es que junto al valor de la huella ecológica de Esquel, se logre una huella educativa o impronta de conocimiento, en el sentido de que toda o gran parte de la población logre apreciar y dimensionar las presiones que el estilo de vida impone al sistema natural. Se busca en el mediano plazo que de manera gradual y con convicción puedan modificarse pautas de comportamiento, que podrían transformarse en hábitos más equilibrados y sensatos en términos de resguardar el capital natural.


Daniel Pichl y Norma Escalante


Humedales artificiales: hacia un uso sustentable del recurso hídrico

Investigadores de la UNL junto a la empresa Grupo Chiavassa diseñaron un sistema de humedales artificiales destinado a reducir la carga contaminante de efluentes de la actividad productiva y que posibilita la reutilización del agua.

Bioetanol a partir del rastrojo de maíz y sorgo

A través de modelos estadísticos, matemáticos y de ingeniería, investigadores de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora determinaron que la localidad de Unión, en la provincia de Córdoba, resulta el lugar más propicio para instalar una planta de producción de bioetanol de segunda generación.

Un proyecto de educación ambiental que premia a las escuelas que reciclan

Universitarios y alumnos de primaria y secundaria de Bahía Blanca participarán de “Re creo”, una iniciativa basada en la recolección de material recuperable, con beneficios económicos y capacitación.

Una herramienta para mejorar el confort térmico-lumínico de edificios escolares de Resistencia

A partir de una tesis doctoral, una arquitecta investigó la relación entre la disposición y material de zonas vidriadas de instituciones educativas con problemáticas relacionadas al calor y la luminosidad.

Producción de Arroz: utilizan drones para saber dónde aplicar herbicidas y combatir malezas

Un proyecto articulado de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNNE y el Ministerio de la Producción de Corrientes realiza ensayos con tecnología de dron en campos arroceros para identificar sólo los sitios específicos que requieren aplicación de herbicida contra malezas y evitar la aplicación en el total de la superficie del cultivo, como se realiza actualmente.

Buscan producir biohidrógeno a partir de residuos agrícolas

Investigadores santafesinos trabajan para desarrollar un sistema mediante catálisis para producir combustible económico y verde a partir de biomasa de desecho. Es un paso más para reemplazar los insumos derivados de los fósiles.

Canal de videos 104