Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas

07 de Febrero de 2011 |


Extraño paisaje marciano en la Puna



El desierto puneño presenta condiciones tan atípicas que algunos elementos sólo se comparan con los de la superficie de Marte. Entre los secretos que esconde el territorio catamarqueño puede estar la clave de la fertilidad de los suelos pampeanos. Científicos de distintas universidades exploran la zona para analizar estos fenómenos en un sitio donde aseguran, se dan condiciones extremas del planeta, lo que permitiría analizar también cualidades extraplanetarias.

Un ambiente hiperárido, con vientos que superan los 350 kilómetros por hora, a más de 4.000 metros de altura, inaccesible y hostil. Allí yace un tesoro para la investigación científica: el desierto puneño, uno de los escenarios con condiciones más extremas del planeta. Tan extremas, que los investigadores aseguran que no existe lugar en la Tierra similar a éste. Aunque sí hay uno parecido, en Marte.

En Carachi Pampa y Puruya, dos localidades catamarqueñas ubicadas casi en el límite con Salta, el desierto puneño adquiere formas de parecido muy cercano a aquellas imágenes típicas de la superficie marciana: grandes ondas (o megaripples, como se llaman técnicamente) formadas por la acción constante de fuertes vientos sobre materiales volcánicos, durante más de 3.000 años. “Pero no se trata sólo de una morfología parecida”, indicó a InfoUniversidades el geólogo sanjuanino Juan Pablo Milana, investigador del Conicet y uno de los integrantes del equipo que montó en este desierto un laboratorio de operaciones.

Hay otros elementos que vuelven a este lugar tan especial para su estudio. Uno de ellos es la densidad de la atmósfera. “En la Puna existe una atmósfera menos densa que la que estamos acostumbrados: tiene la mitad de densidad que la atmósfera a nivel del mar, por lo que la fluidez y la capacidad de transporte del aire están alterados”, dijo Milana. Eso, sumado a la intensidad de los vientos y a la importante presencia del polvo volcánico fino (llamado “chusca” en la región), convierten a este lugar en el mejor “laboratorio natural de condiciones extremas del planeta, e ideal para estudiar también condiciones extraplanetarias”.

La novedad

En la formación de ambos paisajes pueden haber intervenido procesos similares de transporte de materiales, que conformaron en uno y en otro caso fotografías de gran similitud. “Las dunas y los megaripples de Marte tienen los mismos mecanismos de transporte que los del desierto en Carachi Pampa y Puruya, aunque no entendemos aún por qué en Marte esos megaripples son tan grandes”, agregó el investigador. Las megaondas del campo de Puruya llegan a los 2,5 metros de altura, y la distancia entre cada una de ellas alcanza los 40 metros, mucho más que las generadas en cualquier otro rincón de la Tierra. En Marte, en cambio, se han registrado otros similares en apariencia, pero de hasta 80 metros de separación, y de hasta 5 metros y medio de altura.

Es probable que la diferencia en el tamaño de uno y otro pueda deberse al tiempo involucrado en su elaboración: “Un experimento en Israel demostró que megaripples más pequeños se forman en un año, mientras que los más grandes de la Puna llevan 3.000 años evolucionando sin destruirse. Claro que entre ambos casos hay una diferencia en el clima y en los flujos de agua, por lo que la evolución es interrumpida y se vuelve a empezar cada vez. En Marte parece no haber ese problema: los megaripples habrían evolucionado hasta su tamaño máximo en ese lugar”, analizó Milana.

La novedad parece estar en que en ambos casos (Carachi Pampa-Puruya y Marte) estas ondas gigantes han sido provocadas por un movimiento eólico de materiales, volcánicos en el caso del ejemplo que estudian los investigadores, que podría ser traducido a modelos físicos que permitan una mejor comprensión de esos procesos. “En la Puna, la gran cantidad de fragmentos de materiales que participan de los megaripples pueden servir de modelo físico natural para comparar las dinámicas de transporte”, dijo Milana.

La actividad volcánica provee mucho material particulado de diferentes tamaños, que son capaces de “decir” distintas cosas. Uno de esos materiales es la grava que, a diferencia de la arena, tiene hasta uno a dos centímetros de diámetro y que también fue transportada por fuerza eólica. “En lugar de tener dunas de arena como ocurre en los desiertos conocidos, en la Puna se ven dunas de grava nunca antes descriptas, que alcanzan una altura de varias decenas de metros”, señaló Daniela Kröhling, geóloga de la UNL. El material fue recolectado y datado, y la conclusión es que pertenece a un período ubicado hace unos 3.000 años, cuando comenzaron a formarse por acción de los fuertes vientos. “Queremos ver la evolución de los elementos de este paisaje que es tan anormal para entender mejor ese ambiente extremo”, detalló Kröhling.

De la Puna a la Pampa

Además del espectáculo de un paisaje de ciencia ficción, el viento extremo que azotó la Puna hace 3.000 años podría también ser responsable en gran medida de la excelente fertilidad de los suelos pampeanos. “Es muy probable que parte del material fino que se exportó de ese desierto haya llegado a la llanura pampeana norte y parte de Chaco”, contó la investigadora, y agregó: “Hemos llegado a medir corredores de erosión eólica labrados en el sedimento, de los últimos 12.000 años, que tienen 30 o 40 metros de profundidad. Hoy mismo el proceso continúa, aunque el viento no extrae tanto material como en otras épocas”.

La evidencia de estos fenómenos extraordinarios está enterrada bajo los suelos más fértiles de la Pampa húmeda. “El material madre de la llanura pampeana es el loess, un sedimento fino que fue traído por el viento desde zonas distantes y tiene un componente de origen volcánico muy importante. La presencia de este material bajo el clima húmedo actual de la región es lo que hace de los suelos pampeanos los más fértiles del país”, dijo Kröhling. Hasta el momento, la hipótesis del origen de ese material apuntaba a la cordillera andina central y patagónica. Sin embargo, hoy los investigadores indagan sobre una fuente derivada del altiplano puneño, avalada por la gran pérdida de materiales finos.

Inexplorado

Sin huellas para guiarse, ni rastros de agua y a no menos de 90 kilómetros del poblado más cercano, las salidas a campo de los investigadores son verdaderas expediciones. Aun así se las ingeniaron para trasladar un georradar hasta el lugar y obtener una especie de “radiografía” del suelo. “Es una forma de conocer la estructura interna y el grado de desarrollo de los eventos de acumulación de materiales eólicos e incluso de las rocas piroclásticas que están por debajo”, explicó Kröhling.

Además, los investigadores se proponen conocer la actividad actual del viento y para ello diseñaron un dispositivo muy simple, similar a una estantería, capaz de recoger muestras del material que es transportado a distintas alturas. “También queremos evaluar el efecto destructivo del viento y para eso estamos desarrollando nuestros propios aparatos porque no existe uno para cuantificar el impacto del viento. Estamos intentando adaptar la tecnología de las pampas: los sensores de pérdida de grano de las cosechadoras para evaluar el impacto de los fragmentos transportados por estos vientos”, adelantó Milana. “La Puna es uno de los lugares menos explorados, es una caja de Pandora que puede dar grandes descubrimientos”, concluyó el geólogo.

Del trabajo participan investigadores de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ), de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y de la Universidad Nacional de Salta.


Priscila Fernández - Comunicación Científica UNL


Un método doméstico para reutilizar el agua

Un proyecto de la Universidad de Flores impulsa la creación de humedales provistos de plantas acuáticas para limpieza y reciclado de aguas. Esta técnica también fue puesta en práctica en el Parque Natural Lago Lugano.

La difícil tarea de generar energías limpias en el extremo sur

Investigadores de la Universidad llevan adelante una experiencia con pequeños aerogeneradores de fabricación nacional para analizar su adaptación a los fuertes y constantes vientos del sur, y las posibilidades de combinación con paneles fotovoltaicos para uso rural. El proyecto contempla, sobre la base del desarrollo de este dispositivo híbrido, poner en funcionamiento un invernadero hidropónico.

Creó un robot para usar en Marte y lo probó en la NASA

Un estudiante construyó un “rover” y lo llevó a Estados Unidos. Se trata de un robot que puede instalar instrumental y trasladar cargas livianas en Marte. Lo probó en una base de The Mars Society, una sociedad de la NASA que simula exactamente la vida en el Planeta Rojo. Allí comprobó que es capaz de instalar un GPS en este planeta. El estudiante también participa de un proyecto de la Universidad de Stanford, que consiste en ofrecer microscopios que cuestan un dólar a países en vías de desarrollo.

Estaciones para medir el viento, prevén su instalación en el NEA

Un proyecto de investigación analiza instalar en la región estaciones de medición de vientos, con el objetivo de optimizar estudios sobre la acción del viento y su impacto en edificaciones e infraestructuras. La importancia de conocer la distribución de la intensidad del viento, una condición ambiental que constituye un elemento del clima, reside en que su influencia repercute en la vida de las personas, las actividades que desarrollan y sobre la infraestructura.

Antiguos desechos mineros; investigan su incidencia en el norte del país

Un grupo especializado de geólogos estudia el impacto ambiental generado por las explotaciones mineras abandonadas hace más de veinte años, sin un plan de cierre, en la región de la Puna que comprende las provincias de Jujuy y Salta. La tarea de estudio y recolección de datos que llevan a cabo los investigadores permitirá diseñar e implementar planes de remediación para evitar que continúen produciéndose daños en el medio ambiente.

Fertilización de camélidos: nuevas técnicas para el manejo reproductivo

Científicos lograron la primera preñez en la llama a partir de un embrión producido mediante fertilización in vitro. Los investigadores utilizaron gametas obtenidas de animales vivos y las transfirieron al útero de una hembra denominada “receptora”. El aumento de la eficiencia reproductiva de las especies de camélidos sudamericanos redundará en el mejoramiento de las condiciones de vida de los pobladores de la Puna Argentina.

Canal de videos 104