Fauna cadavérica, crean base de datos sobre insectos que “ayudan” en las autopsias

Universidad Nacional del Sur - Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia

26 de Diciembre de 2016 | 6 ′ 51 ′′


Fauna cadavérica, crean base de datos sobre insectos que “ayudan” en las autopsias


Se detectaron más de 50 especies de escarabajos pertenecientes a doce familias que, en distintas etapas, se alimentan de cuerpos inertes y cuyas características pueden informar datos y causa de muerte, entre otros aportes a la medicina legal. Se analizaron los hábitos alimenticios de los insectos en los cadáveres expuestos, según las estaciones del año, y su reproducción en condiciones de laboratorio.

Un estudio realizado durante cuatro años por investigadores del Departamento de Biología, Bioquímica y Farmacia de la Universidad Nacional del Sur (Bahía Blanca), permitió conocer los insectos propios de esa zona que habitan los cadáveres y cuyas características de alimentación, reproducción y etapa de desarrollo permiten conocer datos sobre las condiciones de muerte.

“La presencia de los insectos sobre un cadáver puede darnos respuestas a varias preguntas: ¿cuándo ocurrió la muerte?, ¿cómo fue la descomposición?, ¿la muerte ocurrió en ese lugar o el cuerpo fue movido, por ejemplo, de un ambiente cerrado a uno abierto?, ¿el cuerpo fue trasladado a otro lugar geográfico?, ¿hay sustancias tóxicas que pudieron causar la muerte?”, mencionó su responsable, la doctora Noelia Zanetti.

Es una investigación inédita, que determina los géneros de invertebrados existentes en el sudoeste bonaerense que acuden a un cuerpo muerto (denominados fauna cadavérica) y que se llevó adelante sobre cadáveres de cerdos expuestos al aire libre en zona suburbana durante las cuatro estaciones del año, desde 2012 a 2015 incluso.

Se trata de un análisis de diversas especies, tales como moscas, escarabajos y otros insectos, en menor medida, como hormigas y avispas. Teniendo en cuenta sus ciclos de vida (huevo, larva, pupa y adulto), su alimentación y las condiciones a las que está expuesto un cuerpo inerte, como la temperatura ambiente, la humedad y la lluvia que se registran en la ciudad, brindan detalles que son de utilidad para las prácticas forenses.

Según explica Zanetti a Argentina Investiga “los invertebrados de interés forense son los insectos que acuden a un cadáver y que nos pueden dar información acerca de la muerte, como, por ejemplo, la fecha probable en que ocurrió y las circunstancias que rodearon el suceso. Por lo tanto, los insectos cadavéricos son verdaderos testigos de un hecho y para poder entender lo que nos ‘dicen’ es fundamental conocer su biología, su comportamiento y los géneros y las especies que habitan en cada región”.

La investigadora es egresada de la UNS y realizó su doctorado con una beca del Conicet. Agregó que “cuando se produce la muerte y se inicia la descomposición, ocurre la emisión de olores que funcionan como atrayentes para los insectos. Por este mecanismo, ellos obtienen ‘la primicia’ y comienzan a acercarse al cuerpo muerto mucho antes de que el olfato humano note olores extraños. Los insectos descomponedores de un cuerpo no llegan de manera aleatoria o desordenada, sino que lo hacen en una sucesión ecológica o por oleadas, de acuerdo con los cambios que sufre el cuerpo”.

El estudio indica que “el proceso de descomposición puede dividirse teóricamente en etapas: fresca, hinchada, descomposición activa, descomposición avanzada y restos. En concordancia con este proceso, generalmente llegan primero los insectos que comen tejidos cadavéricos (necrófagos), un poco después arriban los predadores y/o parásitos de insectos necrófagos (necrófilos), y, al mismo tiempo o más tardíamente que los necrófilos, los que se alimentan tanto de tejidos como de otros insectos presentes (omnívoros)”.

“Durante el proceso de descomposición se añaden o sustituyen especies, y a medida que ésta avanza, cambia la población que habita el cadáver. Qué tipo de insectos colonizará un cadáver debe ser estudiado en cada localización geográfica ya que está determinado por distintos factores, como la temperatura ambiente, la humedad, la lluvia y la abundancia de insectos; estas últimas están condicionadas por la estacionalidad, principalmente en las regiones templadas como Bahía Blanca”, describen.

Se realizaron diariamente actividades a campo, entre ellas la observación y la recolección de la fauna cadavérica, desde el momento de la muerte de los cerdos hasta la etapa de restos (huesos, pelos, resto de piel seca), y se hicieron experimentos en laboratorio: clasificación de los insectos recolectados, descripción de sus características, caracterización de sus ciclos biológicos y de su comportamiento, entre otros estudios.

“Estudiar la fauna cadavérica es un trabajo arduo, diario y muy minucioso”, indicó la directora del proyecto de investigación, doctora Elena Visciarelli. La tarea estuvo co-dirigida por el doctor Néstor Centeno, de la Universidad Nacional de Quilmes y contó con la participación de la doctora Adriana Ferrero, de la UNS.

“Conocer y analizar esos insectos y saber en qué tiempos llegan al cadáver y su preferencia sobre los estados de descomposición, permite entender mucho acerca de una muerte y eso es de gran utilidad en criminalística y medicina legal”, dijo Visciarelli. Es así que se determinaron nuevos récords de familias, especies no reportadas, detalles desconocidos de una especie de larva y del ciclo de vida de otras dos especies. En total, se detectaron más de 50 especies de “escarabajos”. “Hay especies acerca de las que no se sabía que eran parte de la fauna cadavérica en el país”, agregaron.

Entre otros aspectos, se realizó por primera vez la descripción de marcas como agujeros, depresiones, estriaciones, arañazos que pueden causar escarabajos llamados “consumidores de piel” (derméstidos) y, en este caso, los llamados “escarabajos que se esconden” en los tejidos (Dermestes maculatus). También pudieron detectarse arañazos, depresiones, hoyos y túneles realizados por los escarabajos “a cuadros”, específicamente por el “escarabajo del jamón de patas rojas” (Necrobia rufipes).

Las investigaciones mostraron que, en algunos casos, los daños producidos por los insectos desaparecieron antes del mes del inicio del experimento; por lo tanto, la acción de tales escarabajos podría enmascarar datos y brindar información errónea sobre las heridas que presenta el cadáver, por lo que resulta de importancia conocer este dato para no confundir pruebas. El conocimiento de los insectos forenses permitió la creación de una base de datos local de fauna cadavérica, que podrá ser usada como herramienta por la medicina legal y la justicia.

Visciarelli concluyó que “en la actualidad hay muy pocos entomólogos forenses para un territorio tan extenso como la Argentina; por lo tanto, la formación de recursos humanos en esta disciplina es fundamental”.

Marcelo C. Tedesco
prensa@uns.edu.ar
Karina Cuchereno
Dirección de Prensa y Ceremonial


Invertebrados bentónicos como indicadores ambientales

Invertebrados bentónicos como indicadores ambientales

Se trata de organismos que viven en el fondo de grandes masas de agua, están en contacto con el sedimento y se los considera bioindicadores de contaminación acuática. Una investigación de la UNSE se propone analizar las condiciones ambientales a través de la presencia o ausencia de estos seres en el río Dulce. El trabajo busca sentar bases para el desarrollo de herramientas biológicas que resulten de interés en el monitoreo integral de los sistemas fluviales de Santiago del Estero.

Calidad biótica, la importancia de los invertebrados en los arroyos bonaerenses

Calidad biótica, la importancia de los invertebrados en los arroyos bonaerenses

Un equipo de investigadores estudia si los cambios ocurridos en el uso del suelo de las riberas de arroyos bonaerenses se expresan en modificaciones de su calidad biótica. “Trabajamos en un proyecto en el que analizamos la comunidad de invertebrados acuáticos de varios arroyos de la provincia de Buenos Aires, evaluamos la calidad biótica y la comparamos con lo analizado hace diez años en los mismos sitios” señaló Andrea Casset, la directora del proyecto.

Cambio climático: analizan sus efectos adversos en la Antártida

Cambio climático: analizan sus efectos adversos en la Antártida

Biólogos y bioinformáticos trabajaron en el desarrollo de modelos matemáticos para explicar los cambios producidos en el ecosistema marino de la Antártida y determinar qué podrá ocurrir en el futuro. Modificaciones en las comunidades de invertebrados y algas, y disminución de la probabilidad de supervivencia de la fauna marina a raíz del retroceso de los glaciares, son algunos de los cambios que registraron los investigadores.

Análisis de los cambios en las comunidades del suelo pampeano

Análisis de los cambios en las comunidades del suelo pampeano

La intensidad en el uso del suelo por parte de la agricultura o la ganadería afecta a los invertebrados (artrópodos, lombrices), hongos, bacterias y otros organismos que viven en él. En la medida en que la estructura de estas comunidades se ve afectada, cambia la manera en que procesan la materia orgánica. Investigadores analizan cómo afecta el uso del suelo a algunos grupos biológicos en la llanura pampeana.

Replican en África estudio de herbivoría en plantas acuáticas

Replican en África estudio de herbivoría en plantas acuáticas

En el marco de un proyecto internacional, investigadores replican en humedales de África estudios realizados sobre herbivoría de invertebrados en plantas acuáticas de humedales. El estudio de insectos y otros animales que se alimentan de la vegetación acuática, adquiere cada vez mayor importancia debido a los efectos que generan sobre las plantas acuáticas y otros animales que componen las cadenas tróficas de estos ecosistemas.

Las lombrices de tierra detectan el deterioro del suelo

Las lombrices de tierra detectan el deterioro del suelo

Un grupo de científicos demostró cómo cambian las comunidades de invertebrados del suelo -lombrices y artrópodos- según la cantidad de agroquímicos que se utiliza o el tipo de manejo: agrícola, ganadero o ambiente naturalizado. El propósito de los investigadores es determinar los cambios del suelo con mayor sensibilidad que los análisis físicos y químicos.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103

Más enviadas