Filosofía en la frontera

Universidad Nacional de San Juan - Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes

24 de Noviembre de 2008 |


Filosofía en la frontera


Niños y adolescentes de comunidades aisladas son educados para construir “un pensamiento propio”. Entre otras problemáticas, en estos poblados confluyen cuestiones como la pobreza estructural de zonas rurales y el trabajo infanto-juvenil asumido como “natural”. Los talleres también apuntan a que tomen conocimiento de sus derechos y obligaciones.

Docentes e investigadores de la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes de la UNSJ trabajan con chicos de comunidades aisladas en la construcción de ciudadanía, democracia, derechos y medioambiente. Se trata de un proyecto denominado “Filosofía con Niños y Adolescentes”, que piensa a la filosofía como el laborioso proceso de construir un pensamiento propio, a partir de un vínculo intenso con otras personas a través del diálogo y las experiencias compartidas.

Los grupos con los que se trabajó se encuentran en zonas de frontera, en comunidades aisladas, como Tamberías, Sorocayense, Hilario y Barreal, en el Departamento Calingasta. En estos poblados confluyen cuestiones como la pobreza estructural de zonas rurales, el trabajo infanto-juvenil asumido como “natural”, la inaccesibilidad, las distancias (muchos de los chicos van a la escuela en mula), es decir, una serie de factores que hacen de la educación un bien al que no se accede en términos de igualdad de oportunidades.

El método utilizado se basa en el ejercicio de la pregunta a partir de la que se ensayan reflexiones a modo de respuestas. La licenciada Paula Mateos, directora del proyecto, explicó: “Proponemos desde la reflexión filosófica un aporte para la construcción de ciudadanía, y un ejercicio de lo que hemos denominado apropiación de derechos. Hacemos talleres donde los chicos toman conocimiento de sus derechos y obligaciones, pero también generan situaciones en las que emerge la necesidad de dar saltos cualitativos en la toma de posición y de ejercicio de la condición ciudadana”.

El hospital de Barreal, en Calingasta, cuenta con un programa de asistencia y contención para jóvenes denominado “Casita del adolescente”. El equipo de investigadores le aportó sistematicidad e incorporó la formación de valores ciudadanos. Consultada sobre el trabajo que realizan los profesionales del hospital en conjunto con los docentes de la UNSJ, la Dra. Mercedes Muñoz Sánchez, directora del nosocomio, expresó: “Los talleres permiten a los chicos generar por sí mismos su pensamiento crítico. Para la comunidad de Barreal, esto es muy importante”.


Julieta Galleguillo


Semáforos inteligentes

Semáforos inteligentes

La UNSJ presentó un sistema de semaforización premiado por la Asociación Argentina de Control Automático. El prototipo, instalado en la intersección de dos calles de la ciudad de Rawson, detecta el flujo vehicular a través de sensores colocados debajo de las calzadas. Entre las ventajas que ofrece, reduce el consumo de combustible y la contaminación ambiental, y permite una mayor dinámica en la intersección. Estudios realizados muestran que en ese cruce se pudo reducir el tiempo de espera promedio de 42 a 24 segundos. En el mercado industrial no existen equipos de similares características.

Centro de Interpretación Paleontológico de vanguardia

Centro de Interpretación Paleontológico de vanguardia

En 2009 el Parque Natural Ischigualasto o Valle de la Luna, declarado Patrimonio de la Humanidad en 2000, tendrá un centro de interpretación en el que los científicos extraerán y prepararán fósiles a la vista del público. El proyecto arquitectónico llevará el nombre de William Sill, uno de los principales precursores de la investigación paleontológica en San Juan. La parte superior de la estructura terminará en una cúpula de vidrio y será instalada a 1.350 metros de uno de los principales atractivos geológicos de Ischigualasto. La electricidad será generada con energía solar.

Canal de videos 103