Gracias al sol, algunas bacterias producen energía

Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas

16 de Marzo de 2009 |


Gracias al sol, algunas bacterias producen energía


En la naturaleza, el 50% de la energía fotosintética que se produce tiene lugar en bacterias que poseen mecanismos más simples que las plantas, demoran menos en crecer y facilitan la elaboración de muestras. Un científico de la UNL y el CONICET colabora en un estudio internacional para investigar el funcionamiento de esta importante fuente de energía.

Científicos de diferentes disciplinas investigan cómo funciona la maquinaria fotosintética más simple de la naturaleza: la de las bacterias. Algunos de estos microorganismos son capaces de aprovechar y transformar el 100% de la energía recibida del sol, por lo que hay un gran interés en comprender su funcionamiento. Su nivel de eficiencia es excepcional, sobre todo si se compara con el 20% de transformación de energía solar que logran en promedio los paneles fotovoltaicos disponibles actualmente.

Entender los procesos permitiría aprovechar sus mecanismos naturales o imitarlos en diseños sintéticos. En cualquier caso, para que esta energía pueda ser aprovechable los expertos deben estudiar cómo tiene lugar la fotosíntesis en estos microorganismos.
“El mecanismo fotosintético de las bacterias es una proteína. Allí adentro está localizado todo el sistema donde se absorbe luz y se da el primer paso a producir energía. Las bacterias cargan eléctricamente su membrana a diferencia de las plantas que producen energía de otra forma. Si bien al final termina siendo lo mismo, las bacterias tienen una metodología más simple”, explicó el físico Rafael Calvo, docente e investigador de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y el CONICET. El experto trabajó junto con biólogos, físicos y químicos de la Universidad de California (EE.UU.) y el Instituto Max-Planck en una línea interdisciplinaria por más de diez años.

Fuente de energía

Si bien se trata de investigación básica que se propone entender y explicar, existen esfuerzos por aplicar estos conocimientos en desarrollos tecnológicos.
“Hay muchos grupos que están usando los conocimientos adquiridos en los estudios básicos del fenómeno fotosintético biológico para imitar la fotosíntesis natural a través de fotosíntesis artificial. Lo que hacen es, de alguna manera, elegir moléculas específicas que tienen propiedades que las hacen útiles para eso. No han logrado aún el mismo resultado pero se está progresando mucho en esa dirección”, contó Calvo.

Otra forma de encarar el tema es usar las bacterias mediante cultivos. Es decir, del mismo modo que es posible cultivar bacterias para producir medicamentos, sería posible cultivar bacterias para producir energía. “El tiempo dirá cuál camino es mejor, dependerá de cuanto se logre avanzar”, reflexionó el docente investigador.

El trabajo

“Nuestro trabajo es una contribución orientada a entender mejor cómo esas bacterias logran una maquinaria fotosintética de tan alta calidad. Prácticamente es capaz de tomar la totalidad de la energía recibida sin pérdida”, señaló Calvo.
La investigación desarrollada por Calvo es un aporte desde la Física al problema de enfoque interdisciplinario. En particular, el investigador indagó sobre los caminos por donde circulan los electrones que son arrancados por la luz y que son responsables de la energía fotosintética que se produce en la membrana de la bacteria.

Los trabajos de laboratorio y experimentación se desarrollaron en la Universidad de California, mientras que aspectos teóricos y análisis de datos se realizaron en la FCBC-UNL y el Instituto de Desarrollo Tecnológico para la Industria Química (INTEC) dependiente de la UNL y el CONICET.

La hazaña de las bacterias

A pesar de que es común asociar inmediatamente la fotosíntesis con las plantas verdes, la realidad es que la mitad de la energía fotosintética en la naturaleza es producida por bacterias. Estos microorganismos son los que más se han estudiado y se realizaron importantes avances en ese terreno para lograr una mayor comprensión del fenómeno.
Los expertos prefieren también estudiar las bacterias porque son más simples que las plantas –que tienen estructuras mucho más complejas-, demoran menos en crecer y facilitan la elaboración de muestras.
“La moraleja que uno saca al estudiar un tema así es cómo logra la naturaleza sus objetivos; en este caso, que la bacteria tuviera el máximo aprovechamiento de energía. Esto le permite tener la máxima posibilidad de supervivencia en este mundo: esto es la evolución. Es una muestra de lo que puede lograr la evolución en los seres vivos”, reflexionó Calvo.

Prensa UNL
prensa@unl.edu.ar
Priscila Fernández - priscilaf@unl.edu.ar
Dirección de Comunicación


Bacterias que ayudan a plantas para combatir hongos

Bacterias que ayudan a plantas para combatir hongos

En esta entrevista a Claudio Valverde, docente investigador que examina estrategias naturales para reducir la utilización de pesticidas. “Nuestros esfuerzos se concentran en trabajar con bacterias no modificadas genéticamente que exhiben capacidades para contrarrestar los efectos nocivos de los hongos, que habitualmente se combaten con pesticidas”, explica.

Bacterias, las principales aliadas para descontaminar los suelos

Bacterias, las principales aliadas para descontaminar los suelos

Una investigación liderada por Adolfo Iribarren analiza el modo en que los microorganismos podrían degradar insecticidas tóxicos.

Paneles fotovoltaicos aportarían un cuarto de la demanda energética

Paneles fotovoltaicos aportarían un cuarto de la demanda energética

La instalación de paneles o sistemas fotovoltaicos puede representar una alternativa ante la escasez de energía. Un estudio realizado por dos investigadores de la Universidad Nacional de Tucumán proyecta el impacto de los paneles instalados en los techos de edificios del centro tucumano. Entre otras ventajas del sistema, los especialistas estimaron que la electricidad generada evitaría la emisión de 9.000 toneladas de CO2.

Secadora solar para la deshidratación de verduras

Secadora solar para la deshidratación de verduras

La Facultad de Ciencias Astronómicas y Geofísicas de la Universidad Nacional de La Plata desarrolló su primer prototipo de secadora solar para la deshidratación de verduras. Su aplicación, a diferencia del proceso natural de secado por exposición directa a los rayos solares, permitirá la conservación de alimentos que aún deshidratados mantienen una gran proporción de su valor nutritivo original y de sus propiedades organolépticas.

Radiación solar: Santa Fe posee un gran potencial para la generación de energía limpia

Radiación solar: Santa Fe posee un gran potencial para la generación de energía limpia

Los primeros datos arrojados por un estudio de investigadores de UNL-Conicet indican que la provincia tiene una gran capacidad para producir energía renovable a partir del sol. Las mediciones se realizan en cinco estaciones y, según los resultados preliminares del informe, la cantidad generada podría abastecer a unos 4.500 hogares que posean un consumo típico para Santa Fe.

Un concentrador solar térmico único en el país

Un concentrador solar térmico único en el país

Un equipo de investigadores desarrolla un concentrador solar térmico, único en el país, con la finalidad de generar fuentes no convencionales y no contaminantes de energía eléctrica. Las aplicaciones que permite el concentrador van desde la iluminación local externa o interna de zonas pobladas, la generación de calefacción local, hasta la posibilidad de usarlo en la industria metalúrgica y siderúrgica como horno solar.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103