Hongos con valor agregado

Universidad de Buenos Aires - Facultad de Ciencias Exactas y Naturales

05 de Mayo de 2014 | 4 ′ 22 ′′


Hongos con valor agregado


A partir de residuos tóxicos provenientes de la producción de aceite de oliva, logró diseñarse un método para cultivar setas de alto interés comercial. El procedimiento, además, aprovecha los desperdicios de la cosecha de maíz y ajo -cultivos habituales de la zona aceitera- y permite generar material rico en nitrógeno, que puede usarse como fertilizante.

Investigadores afirman que tras el imponente sabor del aceite de oliva no sólo quedan opacados muchos condimentos, sino que también, bajo ese gusto particular, permanece velado un problema ambiental creciente que, en los principales países productores -como España- amenaza con volverse crítico.

Es que por cada litro de producto fabricado se liberan a la naturaleza 2,5 litros de aguas residuales cuya composición, además de ser tóxica para los seres vivos, hace dificultoso su tratamiento sanitario. La causa de este problema es que los desechos del molino aceitero tienen un alto contenido de residuos sólidos y de materia orgánica que obstaculizan su procesamiento. Además, su gran acidez y salinidad y su elevada cantidad de compuestos fenólicos tóxicos no permiten el crecimiento adecuado de las bacterias que podrían biodegradar este residuo industrial.

En este contexto, varios laboratorios de distintas partes del mundo ensayaron diferentes métodos físicos, químicos y biológicos para tratar de resolver esta dificultad. Nuestro país es el décimo productor mundial de aceite de oliva y, como tal, está expuesto al problema ambiental que plantea esta industria.

Mirada integradora

Dedicado al estudio de los hongos, Bernardo Lechner, investigador del Conicet en el laboratorio de Micología, Fitopatología y Liquenología de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, aunó conocimiento científico y sentido común para diseñar un método detoxificante, especialmente adaptado a las condiciones vernáculas. “Sabíamos que, en ciertas condiciones, algunos hongos pueden crecer en las aguas residuales de los molinos aceiteros y reducir en forma significativa la concentración de fenoles”, cuenta Lechner a Argentina Investiga.

Entre esos hongos se encuentra el Pleurotus ostreatus, comúnmente llamado hongo ostra o también Gírgola. “Decidimos experimentar con el Pleurotus porque es una seta comestible que tiene un valor comercial interesante y porque es más fácil de cultivar que el champiñón”, explica.

Pero, si bien las Gírgolas pueden degradar los fenoles de los desechos aceiteros, para efectuar esa tarea necesitan del agregado de otro material. “Si no le agregamos un sustrato lignocelulósico que haga de soporte, el hongo no podrá crecer de manera adecuada”, señala Lechner, ya que en la naturaleza, estos hongos crecen sobre troncos de árboles y se cultivan sobre aserrín de maderas blandas o paja de trigo en bolsas.

Habitualmente, para la producción de Pleurotus ostreatus se utiliza como soporte lignocelulósico a la paja de trigo que queda como residuo después de la cosecha. Pero las zonas de cultivo de este cereal no siempre están próximas a los lugares donde se elabora el aceite de oliva. “Nos pareció interesante investigar si era posible utilizar como sustrato los restos de material que quedan como desperdicio después de levantar la cosecha del ajo y del maíz, cuyo área de siembra suele coincidir con la de la industria olivícola”.

Para testear esta hipótesis, probaron cultivar el hongo humectando los restos de ajo o de maíz con diferentes porcentajes de aguas residuales provenientes de molinos aceiteros. “Comprobamos que el Pleurotus puede crecer bien tanto con los restos de maíz como con los de ajo. Pero lo más interesante es que, en ambos casos, cuando al cultivo se le agregan las aguas residuales de la industria aceitera en un porcentaje determinado, el rendimiento en la producción de hongos mejora”, revela Lechner.

Según Lechner, esta metodología tiene un valor agregado adicional: “Cuando el hongo agota todos estos desechos, no sólo quedan bastante limpios de contaminantes sino que, además, son muy ricos en nitrógeno y pueden ser utilizados como fertilizantes”. De este modo se reduce significativamente la contaminación, y se aprovechan los residuos de manera positiva.

Los resultados del trabajo científico, que también firma Santiago Monaldi, fueron publicados en la “Revista Mexicana de Micología”.


Juan Manuel Repetto


Tuberculosis: los argentinos son más resistentes

Tuberculosis: los argentinos son más resistentes

Una variante genética que está presente en el 85% de nuestra población brinda mayor protección contra la bacteria Mycobacterium tuberculosis. El hallazgo, efectuado por un equipo multidisciplinario de investigadores, también muestra que esa variación genética protectora no discrimina por sexo o por etnia.

Aportes de la ciencia en la fabricación de cerveza artesanal

Aportes de la ciencia en la fabricación de cerveza artesanal

Un grupo de investigadores desarrolla un proyecto para la reutilización de los desechos en la elaboración de la cerveza artesanal y evitar la presencia de organismos contaminantes en el medio ambiente.

Estudian si la inflamación crónica de la próstata puede ser un factor para el desarrollo de tumores

Estudian si la inflamación crónica de la próstata puede ser un factor para el desarrollo de tumores

Hace dos años que científicos del Centro de Investigaciones en Bioquímica Clínica e Inmunológica (Cibici) trabajan sobre esta hipótesis con modelos de experimentación en animales. Reconocen que comprobar la relación de ambas patologías será un trabajo arduo, pero el conocimiento que se produzca permitirá orientar el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas y de prevención.

Ficorremediación de efluentes industriales

Ficorremediación de efluentes industriales

Una investigación llevada a cabo en la UNER busca desarrollar un proceso biotecnológico sostenible, empleando microalgas, capaz de biotransformar contaminantes presentes en efluentes industriales, en biomasa microalgal y agua apta para su vertido a las cuencas receptoras.

Un kit sencillo y portable para detectar mercurio en el agua

Un kit sencillo y portable para detectar mercurio en el agua

Investigadores de la Fundación UADE transforman bacterias genéticamente para detectar este metal peligroso para la salud en el agua. El dispositivo es del tamaño de la palma de una mano para simplificar su transporte y puede ser operado con facilidad. Su método es más rápido que los basados en reacciones químicas.

Bacterias vs. plaguicidas

Bacterias vs. plaguicidas

Con el propósito de recuperar los suelos utilizados para explotación hortícola, de uso intensivo y contaminados con distintas mezclas de plaguicidas y derivados de hidrocarburos, investigadores analizan qué bacterias autóctonas pueden ser utilizadas para el desarrollo de biofertilizantes.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103