Hormigas: un problema nada pequeño

Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires - Académica

12 de Marzo de 2012 | 7 ′ 11 ′′


Hormigas: un problema nada pequeño


Especialistas explican cómo controlar a las hormigas sin dañar el medio ambiente y la salud humana. Los insectos son generadores de contaminación al circular por los hogares y, además, son atraídos por los desechos patológicos. Debido a las características particulares de la especie y a que los insecticidas empleados para combatirla suelen ser nocivos para la salud humana, recomiendan la prevención como el método más adecuado para controlarlas.

La presencia de hormigas domiciliarias es un problema que afecta a muchos vecinos del noroeste bonaerense. La especie es conocida como “invasora” y es la que más se ve en la zona. La consecuencia más grave que acarrea es la contaminación, ya que se mueve con facilidad por ambientes como el baño y la cocina. Docentes aconsejan trabajar en la prevención. “Es prácticamente imposible erradicarlas una vez que se instalaron, pero sí se las puede controlar”, aseguró a InfoUniversidades Mónica Ricci, profesora titular de la cátedra Zoología Agrícola.

Entre las diferentes especies en la zona, hay dos con más presencia. La que posee aguijón, conocida como “hormiga de fuego”, que puede causar daños importantes en una persona asmática o alérgica; y la “hormiga argentina”, que no tiene aguijón y las reacciones alérgicas asociadas a ella son menores. “Sólo puede morder como acto de defensa”, explicó Ricci, docente-investigadora en la carrera de Ingeniería Agronómica.

Una característica que tiene la especie es que es uno de los pocos insectos sociales, es decir, el bien común es prioritario al bien individual. “Una hormiga sacrifica su vida en defensa de las crías, un instinto que no tienen otros insectos”, describió la especialista.
Pero quizás, la particularidad más sobresaliente de este tipo de hormigas, y de la especie en general, es el gran poder de comunicación continua que tienen entre sí. Se comunican químicamente entre ellas para alertar, por ejemplo, cuando hay situaciones de peligro. Ése es el principal obstáculo a la hora de erradicarlas. “Esta dificultad lleva necesariamente a que la profilaxis sea lo adecuado”, aconsejó Ricci. La prevención está asociada a ese poder comunicacional que tienen y que imposibilita su eliminación, una vez que se han instalado.

Las consecuencias principales asociadas a las hormigas domiciliarias son, por un lado, la contaminación que generan al circular por baños, jardines, tachos de basura, dormitorios, mesadas de cocinas, etcétera; y por otro, los efectos que causan los productos para combatirlas que, en algunos casos, son muy nocivos para las personas que los emplean. “Muchas veces el insecticida que se utiliza en el ambiente es más peligroso para las personas que el efecto que puede tener sobre la propia hormiga”, señaló.

En verdad, la sangre y los desechos patológicos generan una atracción especial en las hormigas. Esto, sumado a la electricidad, fuente de persuasión para la especie, lleva a que sean un fenómeno corriente en hospitales, clínicas o sanatorios y sus alrededores. “Es indispensable controlarlas en estos espacios, ya que son fuente de contaminación indiscutida y pueden causar infecciones”, remarcó Ricci.

Se denomina ‘residuo patológico’ a todo residuo que posea características infecciosas, por contener microorganismos patógenos con suficiente virulencia y cantidad para provocar una enfermedad infecciosa. Entre los distintos tipos de residuos patológicos se incluyen jeringas, guantes usados, restos de sangre, fluidos humanos y de animales, restos de órganos, elementos corto-punzantes contaminados y todo aquel material que haya tenido contacto con microorganismos potencialmente patógenos.

La investigadora aclaró que se puede controlar a las hormigas, pero para ello sugiere informarse bien a la hora de elegir los productos. La elección del insecticida depende del espacio donde se quiera aplicar. Hay productos que generan efectos más rápidos pero son momentáneos, como el aerosol doméstico o los granulados, y otros con una acción más lejana pero con un gran poder residual, como la deltametrina (la misma que se utiliza para las cucarachas). “La deltametrina tiene una gran persistencia, en algún momento las hormigas van a pasar por donde se la coloque”, aseguró Ricci.

Según plantea la profesora de la Escuela de Cienicas Agrarias, los granulados y los aerosoles domésticos poseen principios activos que no son recomendables, debido a su gran nivel de toxicidad. “Cuando se utilizan en espacios cerrados generan un efecto adverso para las personas”, previno Ricci.

Otra desventaja que presenta el uso de los aerosoles domésticos es que las hormigas encuentran la forma de neutralizar sus efectos. Esto es posible gracias a la comunicación química que establecen entre ellas. Cuando una hormiga muere por efecto de este insecticida despide un olor que anuncia a las demás hormigas que mientras éste persista no deben acercarse. “Pero cuando el olor de ese insecticida desaparece, las hormigas entienden que ya no hay riesgos y vuelven al ataque”, explicó la especialista en hormigas.

Por eso, el uso de la deltametrina es el más apropiado, dado que tiene mayor durabilidad, no tiene olor y es más adecuado para los domicilios. “Igualmente, siempre hay que tener presente la toxicidad de todos los productos, ya que ninguno es inocuo”, advirtió. En este sentido, aclaró que los productos que se utilicen deben estar autorizados por SENASA y, además, recomendados por un profesional ya que pueden tener consecuencias agudas, como las intoxicaciones, además de efectos crónicos y mutagénicos (cancerígenos). Sobre este punto, la especialista aconseja una correcta manipulación de los productos destinados a controlar a las hormigas: cubrirse las manos con guantes, evitar tanto la inhalación y el contacto con la piel.

En el caso de la invasión en los jardines, Ricci señaló que se pueden usar venenos a base de deltametrina, al igual que en los domicilios. También comentó que un remedio es utilizar “plantas trampas”, como el orégano y la menta, las que atraen a las hormigas: “Esto es un paliativo que a veces no es suficiente, pero más recomendable cuando no se saben manipular pesticidas”.

Impacto ambiental

El impacto ambiental que generan estos insecticidas es otro dato a tener en cuenta, tanto en la contaminación del ambiente como en la eliminación de los enemigos naturales. “Cuando se fabrican los productos hay que saber qué efectos tendrán y a quiénes eliminará, ya que puede erradicar determinados enemigos naturales que son útiles dentro del ecosistema”, advierte Ricci. En este sentido, la investigadora recalca que resulta fundamental conservar la biodiversidad, ya que el medio ambiente necesita de todas las especies y los enemigos naturales ayudan a controlar a determinados insectos.

“El enemigo natural es un organismo que se alimenta de otro. A veces son perjudiciales y otras, benéficos. No discriminan, pero es bueno que estén en el ambiente y hay que tratar de conservarlos”, sostuvo.

Ana Sagastume
comunicacion@unnoba.edu.ar
Claudio Spiga
Dirección de Comunicación Institucional


Camas biológicas: una alternativa eficaz para reducir la contaminación

Camas biológicas: una alternativa eficaz para reducir la contaminación

Ensayan una tecnología capaz de degradar agroquímicos utilizando el propio suelo y materiales de desecho. Permite tratar altas concentraciones, por lo que los investigadores apuntan a su uso en las operaciones de carga de pulverizadores.

Virus para controlar la bacteria Escherichia coli

Virus para controlar la bacteria Escherichia coli

Estudian el uso de virus bacteriófagos para prevenir el desarrollo de la bacteria Escherichia coli en los alimentos.

Un tesoro en riesgo

Un tesoro en riesgo

Un trabajo de investigación en el Humedal Llancaneloza, identificó numerosas amenazas para la biodiversidad y propusieron acciones necesarias para mejorar las condiciones del Área Natural Protegida.

La Universidad de Belgrano impulsa biocorredores para Buenos Aires

La Universidad de Belgrano impulsa biocorredores para Buenos Aires

Eduardo Haene, Ingeniero Agrónomo y Profesor de la carrera de Ciencias Biológicas de la Universidad de Belgrano lleva adelante una investigación sobre biocorredores como estrategia para garantizar la conservación de la biodiversidad en la CABA. Se trata de un apasionante desafío para el paisaje urbano que caracteriza a la ciudad. El desarrollo urbano justamente trabaja “contra la conservación de especies”, fragmentando los hábitats, introduciendo especies exóticas e interrumpiendo ciclos naturales del paisaje.

Según un relevamiento local el 70% de las ensaladas que se venden están contaminadas

Según un relevamiento local el 70% de las ensaladas que se venden están contaminadas

Profesionales detectaron una notable e inquietante contaminación en los vegetales procesados crudos que se venden en comercios de la ciudad de Río Cuarto. En 60 muestras, más de la mitad contenían coliformes fecales en proporciones significativas. También encontraron Escherichia coli. Son evidencias de una higiene deficiente en la cadena de producción.

Recomiendan regular la importación de tortugas exóticas por su potencial invasor

Recomiendan regular la importación de tortugas exóticas por su potencial invasor

Más de 5600 tortugas de agua dulce ingresaron legalmente a Argentina entre 2000 y 2012 para ser comercializadas como mascotas. Investigadores advierten que estas especies foráneas podrían establecerse en el noreste del país y causar diversos problemas ambientales, entre ellos un aumento en la mortalidad de sus pares nativas por desplazamiento competitivo, hibridación, contaminación genética. En última instancia, una colonización podría derivar en la potencial pérdida del genotipo nativo.

Canal de videos 103