Universidad Nacional de Córdoba - Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

24 de Mayo de 2021 | 8 ′ 33 ′′


Identificarán cuáles son las zonas más calientes y con más mosquitos de la ciudad de Córdoba



Un estudio en desarrollo permitirá detectar cuáles son las zonas de la ciudad de Córdoba con mayor temperatura y diversidad de mosquitos, entre ellos, el transmisor del virus del dengue. En abril colocaron 60 trampas en 30 sitios distribuidos en toda la Ciudad, y repetirán el muestreo en mayo. En las áreas más calurosas esperan encontrar menos diversidad de mosquitos, pero mayor presencia de especies peligrosas para la salud humana.

El avance de la urbanización impactó en forma negativa el medio ambiente en todo el mundo, debido al cambio en el uso del suelo y el reemplazo de la cobertura vegetal natural por una densa masa de pavimento y superficies no permeables. En las ciudades de asfalto y cemento el agua no es absorbida por la tierra, sino “tragada” por el sistema de tuberías y desagües. ¿El efecto de este proceso? La creación de islas de calor urbano (ICU), zonas donde se acumulan el calor y las emisiones, y donde es posible sentir unos grados más de temperatura.

Un proyecto, desarrollado por un grupo de investigación de la Universidad Nacional de Córdoba y el Conicet y financiado por la organización internacional National Geographic, busca detectar la presencia de islas de calor urbano en la ciudad de Córdoba.

Evaluarán en qué medida la vegetación urbana y los cuerpos de agua, como el río Suquía, funcionan mitigando los niveles de temperatura y regulando el efecto de las islas de calor, y también cómo influyen sobre la diversidad de especies de mosquitos. Los resultados permitirán elaborar un mapa de la Ciudad con las zonas más calientes y con mayor presencia de mosquitos peligrosos desde el punto de vista sanitario, transmisores de enfermedades como el dengue, Zika, chikungunya y la fiebre amarilla.

“Es el primer estudio de este tipo que se realiza en Córdoba. Hasta ahora no se habían llevado a cabo investigaciones que impliquen el despliegue simultáneo de trampas de mosquitos mientras medimos la temperatura en el terreno, ‘barriendo’ toda la Ciudad”, explica a Argentina Investiga Elizabet Estallo, bióloga del Instituto de Investigaciones Biológicas y Tecnológicas (Conicet-UNC), y responsable del proyecto interdisciplinario, en el que participan especialistas de distintas disciplinas.

La especialista sintetiza así el procedimiento, que consistió en la instalación de trampas en 30 lugares estratégicos de la Ciudad, distribuidas en viviendas autorizadas y espacios públicos (barrios Juniors, General Paz, Ciudad Universitaria, centro, Bajo Grande, Jardín Botánico y, fuera de la ciudad, en la reserva natural urbana San Martín, por tratarse de un pulmón verde importante). Allí colocaron dos tipos de trampas: una para captura de varias especies de mosquitos, y otra para captura específica de Aedes aegypti.

En forma simultánea, controlaron la temperatura en el terreno para identificar cuántos grados se registran en cada coordenada geográfica. Sobre esta medición, Estallo precisa que recorrieron toda la Ciudad en forma de cruz (norte a sur y este a oeste), con cuatro vehículos equipados en su techo con dataloggers, aparatos que miden con precisión temperatura y velocidad del viento, y registran las coordenadas de cada punto.

La investigadora marca la estrecha relación existente entre niveles de temperatura y biodiversidad, y explica la hipótesis de trabajo: “Esperamos que los lugares donde registremos mayor temperatura, haya menos diversidad de especies. Y, en ese caso, creemos que aumentarán los mosquitos de importancia sanitaria, como el Aedes aegypti, y quizás el Culex quinquefasciatus”.

Los estudios de islas de calor se realizan generalmente en otoño y también en primavera, debido a que en esas estaciones las máximas no son muy altas y pueden distinguirse con claridad los focos calientes, en comparación con el verano.

El trabajo de campo -colocación de trampas y medición de calor- se llevó a cabo en abril y se replicará nuevamente en mayo, para contrastar los resultados obtenidos. El proyecto incluye varias etapas, y finaliza con el cruce de la información de campo con imágenes satelitales.

Proceso de investigación

Soluciones basadas en la naturaleza
Algunos datos preliminares indican que el centro de la Ciudad registra 5.8°C grados más que la periferia, y que las zonas de mayores temperaturas se extienden siguiendo la mancha urbana hacia el noroeste (Argüello).

Ese valor surge de un informe elaborado por el Observatorio Ambiental Municipal de Córdoba, en base a una única imagen satelital, pero es un registro reciente de la evidente diferencia de temperatura que hay entre la zona céntrica y la periférica.

Comparativamente, el estudio UNC-Conicet permitirá detectar cuáles son las áreas específicas del ejido urbano donde habría puntos calientes y fríos. Esos núcleos de calor tienen consecuencias en el medioambiente y afectan la calidad de vida de quienes habitan las ciudades.

Anna Stewart Ibarra es una investigadora estadounidense que trabaja en el Instituto Interamericano para la Investigación del Cambio Global (IAI). Ha participado en distintos proyectos con el equipo de investigación local. La especialista en cambio climático advierte qué podría provocar la existencia de islas de calor urbano. “Si la ciudad es más caliente, en el caso de Córdoba, habrá más probabilidad de que aumenten las epidemias de ciertas enfermedades, porque las condiciones ambientales son más adecuadas para que se desarrolle el mosquito Aedes aegypti”.

La experta precisa que eso no siempre ocurre en otros lugares del mundo. En África, por ejemplo, un incremento de la temperatura amenazaría la supervivencia del vector. Estos focos calientes también se asocian a la aparición de olas de calor, que afectan especialmente la salud de personas mayores, niños y niñas, e impactan de manera general sobre el calentamiento global.

Una de las principales respuestas para reducir el efecto de las islas de calor son las llamadas ‘soluciones basadas en la naturaleza’. “Se refiere a trabajar con la naturaleza para mitigar el efecto de calentamiento, debido a que la presencia de la vegetación ayuda a disminuir la temperatura interna en la ciudad”, explica Stewart Ibarra y menciona como ejemplos la reforestación de la ciudad, generando más espacios verdes, plazas y parques, y la utilización de “techos verdes”, que incorporan vegetación dentro de la construcción urbana. Otra alternativa es la construcción de edificios con una circulación adecuada de aire.

Ambas especialistas subrayan la importancia de que la evidencia científica pueda incidir en la definición de políticas públicas, y contribuir al desarrollo de ciudades más sostenibles y habitables.

Etapas de la investigación

El 14 de abril se colocaron las trampas en 30 sitios de toda la ciudad de Córdoba.
Al día siguiente, las que utilizaban luz y hielo seco fueron recogidas. Las que emplean una faja pegajosa permanecieron una semana en cada punto.
El paso siguiente fue la identificación morfológica. Con una lupa esteroscópica y siguiendo una guía de las características de cada especie, se separan a los especímenes hallados.
Luego, de cada grupo de mosquitos se extrae una pata y se la envía a la Universidad Nacional del Nordeste, para una identificación molecular. El propósito es verificar con mayor precisión a qué especie pertenece cada grupo de insectos.
Finalmente, con imágenes satelitales se analizan los núcleos de vegetación y la cobertura terrestre para entrecruzar esos datos con la información de campo recogida.

Equipo de investigación

El equipo de investigación está compuesto por la doctora Elizabet Lilia Estallo (responsable del estudio), el doctor Francisco Ludueña-Almeida, el doctor Andrés Visintin, la bióloga Elisabet Benítez. Participan el Instituto de Investigaciones Biológicas y Tecnológicas (IIByT), el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), el Centro de Investigaciones Entomológicas de Córdoba (CIEC), la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (FCEFyN), la Universidad Nacional de Córdoba. / la doctora Lila Asar del Departamento de Matemática, el doctor Francisco Ludueña-Almeida (FCEFyN-UNC). La doctora Florencia Sangermano (Departamento de Biología, Clark University, Worcester, MA, USA, Graduate School of Geography, Clark University, Worcester, MA, USA). La bióloga Giovana Peralta (apoyo técnico). Colabora en el proyecto la Dirección de Epidemiología de la Municipalidad de Córdoba.

Andrés Fernández
andres.fernandez@unc.edu.ar
Candela Ahumada
Prosecretaría de Comunicación Institucional


Las narrativas de la pandemia de las y los trabajadores de la salud

Las narrativas de la pandemia de las y los trabajadores de la salud

Los trabajadores de la salud antes de la pandemia ya sopesaban experiencias complejas, no sólo por la labor que realizaban sino por las condiciones en las que tenían que ejercer la profesión. En la actualidad, a dieciocho meses del comienzo de la pandemia, investigadoras de diferentes universidades trabajan con las narrativas de estos trabajadores.

Alejandro Kaufman: “La pandemia nos vulnera de manera tal que nos convierte en números”

En este diálogo, el docente e investigador de la UNQ arroja luz sobre un fenómeno colmado de opacidades sobre el que todavía resta mucho por comprender. “(La prensa) ha desempeñado un papel deplorable, no ha hecho aportes; sólo se ha preocupado por alarmar, a la vez que entretener y banalizar lo que sucedía” sostiene el investigador.

La enfermería antes y después del COVID-19

Karina Espíndola, a cargo de la Licenciatura en Enfermería, explica cómo se modificó el rol de la carrera en tiempos de pandemia. “Ahora preparamos a los estudiantes para trabajar con población enferma (hisopados) pero también con población sana (vacunación); los docentes tuvimos que readaptarnos” aclara la especialista.

Investigan el impacto de las rutas sobre anfibios locales

Investigan el impacto de las rutas sobre anfibios locales

A nivel global lo anfibios son considerados bioindicadores de la calidad de los ambientes. Su disminución poblacional se debe a la pérdida del hábitat, el aumento de mortalidad por atropellamiento de los vehículos y la interferencia de las señales acústicas por el ruido del tráfico. Investigadores harán una medición integral de los efectos en las cuatro carreteras aledañas a la ciudad de Río Cuarto.

Precisiones científicas para evitar el contagio de coronavirus

Investigadores de la Universidad Nacional de Rosario y del Conicet se agruparon para poder llevar precisiones científicas sobre el COVID-19 y los cuidados necesarios. Aclaran que la ventilación es una medida fundamental para evitar contagios masivos.

Desarrollan una vacuna de segunda generación contra el COVID-19

En entrevista con Argentina Investiga, el doctor Lisandro Otero de la Universidad Nacional de Río Cuarto, quien integra el equipo de científicos argentinos que desarrollará la vacuna, señaló que “el desafío es lograr una inmunidad duradera y que proteja contra las nuevas variantes emergentes a nivel global”.

Canal de videos 104