Universidad Nacional del Sur - Departamento de Economía

09 de Septiembre de 2019 | 6 ′ 52 ′′




La hipertensión arterial es uno de los factores de riesgo más importantes para el desarrollo de enfermedad coronaria, accidente cerebrovascular e insuficiencias cardíaca y renal. La prevalencia en el país alcanza al 38% de los adultos y sube al 70% en mayores de 65 años. Conocer su riesgo es fundamental para prevenirla.

Tres años de trabajo analizando en un proyecto de investigación los estilos de vida que más inciden en la presencia de hipertensión arterial en individuos adultos de Argentina, concluyeron en la creación de una “Calculadora de riesgo de hipertensión arterial (HTA)” que se encuentra disponible en la web. Los usuarios deben responder algunas preguntas sencillas, a partir de las cuales el modelo estima una probabilidad de que padezcan hipertensión arterial.

La Sociedad Argentina de Cardiología es concluyente en cuanto a la utilidad de estas herramientas: “los relevamientos sanitarios dirigidos a conocer la prevalencia y el conocimiento de la HTA en la población han demostrado que inciden favorablemente en el control de esta patología”. Es decir, saber el riesgo de hipertensión es fundamental para tomar acciones para prevenirla, según publica el Registro Nacional de Hipertensión Arterial (RENATA 2), de 2015.

La calculadora puede consultarse en el enlace http://www.economia.uns.edu.ar/calc-rh/ y se basa en el modelo desarrollado para el artículo “Determinantes socioeconómicos y ambientales de la hipertensión arterial en población adulta de Argentina”, publicado a principios de 2016 en la Revista Cubana de Salud Pública. “En principio, esperamos que contribuya a concientizar sobre los impactos de los distintos estilos de vida en la salud, y promueva a la población a transitar estilos de vida más saludables, basados en alimentación sana y actividad física regular”, dicen sus creadoras.

Se trata de las doctoras Karina Temporelli, especialista en Economía de la Salud; y Valentina Viego, dedicada a la aplicación de métodos econométricos y estadísticos. Para su creación, utilizaron los microdatos de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR). “Se tomaron las Encuestas, se aplicó un modelo estadístico que permite estimar el riesgo que tiene un individuo dada toda la información suministrada. “De ninguna manera esta estimación debe reemplazar la consulta con el profesional médico”, detalló Temporelli.
“La hipertensión arterial es la segunda causa de pérdidas de años de vida ajustado por discapacidad en el mundo. Por otra parte, es un factor de riesgo, no sólo para la enfermedad cardiovascular sino también para enfermedades renales, ceguera, deterioro cognitivo y accidentes cardiovasculares. Varios estudios señalan que a nivel individual depende de los estilos de vida, además de factores genéticos”, explicó la entrevistada.

Según el Registro Nacional de Hipertensión Arterial (RENATA 2), desarrollado en 2015 por el Consejo Argentino de Hipertensión Arterial, la HTA se incrementó en un 3% comparada con un estudio realizado en 2008, y sobre todo entre la población menor de 35 años, ya que casi un 50% de los encuestados desconocían sufrir la enfermedad. La prevalencia en el país alcanza al 38% de la población adulta. En mayores de 65 años, la cifra sube al 70%. Así, 1 de cada 3 argentinos mayor de 18 años es hipertenso y, de ellos, sólo 1 de 4 la controla adecuadamente.

Estas conclusiones presentan una realidad riesgosa para nuestro país, donde no sólo los adultos están predispuestos a enfermedades cardiovasculares sino también los niños y adolescentes, a raíz de su alimentación y estilos de vida. Un reciente informe del Departamento de Epidemiología y Calidad de la Secretaría de Salud de la Municipalidad reveló que en Bahía Blanca, al menos 40% de los niños bahienses de entre 2 y 18 años tiene exceso de peso, 22% tiene sobrepeso, casi 15% sufre de obesidad y el 4% de obesidad grave. El informe se elaboró en base a 11.543 consultas de varones y mujeres en edad escolar. El sobrepeso es una de las causas principales de la hipertensión arterial. Por otro lado, el control de la HTA reduce la incidencia de accidente cerebrovascular en un 40%, de infarto de miocardio un 25% y de insuficiencia cardíaca en un 50%.
“Se debe destacar que, en tanto la base de cálculo original no contiene información sobre antecedentes familiares, los factores biológicos no pudieron ser incluidos. En ese sentido, la calculadora proporciona una estimación de la probabilidad de hipertensión para cada individuo, basada únicamente en sus estilos de vida. Por ello, no reemplaza la consulta oportuna con el médico ni la realización de controles de salud periódicos”, enfatizan las investigadoras.

El enfoque de este problema por parte de economistas tiene su explicación: “Nuestro equipo es multidisciplinario: trabajan economistas, médicos y nutricionistas porque hay factores relacionados con los hábitos y la calidad de vida. Por detrás de los hábitos suele haber elementos socioeconómicos latentes, como la ocupación del sostén del hogar o el número de horas trabajadas fuera del hogar de quienes se ocupan de decidir qué y cuánto comer”. El grupo tiene antecedentes en la investigación sobre otras problemáticas crónicas como la obesidad o la diabetes. Especialmente la obesidad ha sido estudiada en profundidad debido a que su alta prevalencia la coloca como un serio problema de salud pública que se relaciona fuertemente con varias enfermedades crónicas. “En este sentido, el incremento del sobrepeso y la obesidad en todos los grupos etarios se origina en un mayor consumo de alimentos procesados de alto contenido calórico (y generalmente bajo aporte nutricional) conjuntamente con un incremento de las actividades sedentarias. Es necesario conocer la dinámica y evolución de estas enfermedades a fin de generar estrategias que permitan su prevención”, concluyen.

Karina Temporelli es licenciada y doctora en Economía. Es profesora asociada de Gestión y Administración de Servicios de Salud I, de Gestión y Administración de Servicios de Salud II y de Economía de la Salud. Es investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales del Sur (IIESS; UNS-CONICET). Por su parte, Valentina Viego también es licenciada y doctora en Economía, y es profesora adjunta de las cátedras Econometría, Econometría II, y Economía y Política Social.
El proyecto originario de esta creación se denomina “Determinantes socioeconómicos de los factores de riesgo sanitario en la población de Argentina: Su impacto sobre el sistema de salud”, y fue desarrollado entre 2015 y 2018 con fondos de la Secretaría de Ciencia y Tecnología de la UNS.


Marcelo C. Tedesco


Una vía para salvar al 90% de los pacientes que fallecen por cáncer

Más de 50 mil muertes por año se podrían evitar en Argentina con terapias efectivas para tratar la metástasis, el proceso causante de la mayor parte de los decesos por cáncer. Científicos y médicos investigan cómo se produce, ya que su conocimiento permitiría buscar terapias para nuevos tratamientos.

Campaña contra el deterioro cognitivo en los adultos mayores

La soledad, la falta de actividad física y mental, los malos hábitos alimenticios y el estrés son algunos de los factores que pueden producir deterioro cognitivo en los adultos mayores. Investigadores alertan sobre este flagelo, que es considerado por la OMS un problema de salud pública en crecimiento.

Estudian el comportamiento sedentario y el nivel de actividad física de diversos sectores poblacionales

Mediante cuestionarios específicos y técnicas de acelerometría, un grupo de investigadores se propone medir el comportamiento sedentario y el nivel de actividad física en personas mayores, empleados de oficina y embarazadas.

El origen de los problemas

El origen de los problemas

En Argentina, más del 70% de las muertes son provocadas por enfermedades crónicas no transmisibles (ECNT), representadas principalmente por las enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer y respiratorias. Este dato, sumado a muchos otros, mantiene encendidas las alarmas y ha hecho que los especialistas trabajen para revertir la situación.

Picotear ya no será un problema para tu salud

La Universidad participa de una investigación que te va a permitir picotear y sentirte satisfecho por más tiempo y sin culpas. Dirigida por Mariana Ugarte, nutricionista y magister en Tecnología de los Alimentos, este desarrollo es novedoso porque implica transferencia hacia la industria y trabaja en el diseño de un snack saludable que se va poder consumir sin impactos negativos en la salud.

“Una de cada cuatro personas tiene o tendrá problemas de salud mental”

Así lo afirma la psicóloga argentina Dévora Kestel, recientemente nombrada directora del Departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entrevistada por Argentina Investiga durante una charla en la Universidad Nacional del Sur.