La babosita del peral contra la producción de cerezas

Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco - Facultad de Ciencias Naturales - Sede Comodoro Rivadavia

07 de Marzo de 2011 | 5 ′ 6 ′′


La babosita del peral contra la producción de cerezas


En Santa Cruz, la zona donde se concentra la mayor producción de cerezas de la Argentina, investigadores analizan los efectos nocivos de la babosita del peral, un insecto que ataca a los cultivos después de la cosecha y del que aún no se considera su potencial peligrosidad. Los científicos recaban información de utilidad para los productores al momento de diseñar prácticas de control en las plantaciones.

La investigación que lleva adelante la bióloga María Laura Peschiutta se desarrolla en la zona de Los Antiguos (Chacra El Porvenir) provincia de Santa Cruz y en Bahía Solano SA situada a 24 km de Comodoro Rivadavia, dos sitios que concentran la mayor producción de cerezas de la región. Los productores advierten que la babosita del peral (Hymenoptera: Tenthredinidae) avanza sobre los cultivos con el riesgo de ocasionar la disminución en la cantidad y calidad de la fruta. Sin embargo, en general, no se considera su potencial importancia dado que el ataque del insecto es post cosecha.

Este insecto-plaga prefiere como alimento a los cerezos, perales y demás plantas de la familia de las rosáceas, a los que remueve la parte superior de las hojas y deja sólo las nervaduras. “Uno de los experimentos desarrollados comprobó que el área de la hoja removida por el insecto puede llegar al 80%”, señala a InfoUniversidades Peschiutta, investigadora y becaria del Conicet.

Se presume que en el estado en que quedan las hojas por la acción del insecto, la planta no alcanza tasas de fotosíntesis óptimas, por lo que se alteran las relaciones hídricas y la retranslocación de nutrientes (es decir, el transporte interno de nutrientes para su conservación en la planta). Las consecuencias se evidenciarían no sólo sobre la productividad sino también sobre la calidad, cuando se le exige al productor de cerezas ciertas condiciones como firmeza, tamaño y color.

Para determinar cómo repercute la babosita del peral en los árboles de cerezos, tanto en plantas atacadas como intactas se instalaron dendrómetros, instrumentos que permiten evaluar parámetros de crecimiento del árbol; éstos consisten en bandas metálicas soportadas por resortes que se colocan alrededor de las ramas o tronco de las plantas siguiendo el crecimiento del árbol de manera continua a lo largo de los años. Del mismo modo, se monitorea el consumo de agua de cada planta y las tasas de fotosíntesis, variables que se miden con sensores y equipos específicos, además de otras variables fisiológicas y ambientales.

Los investigadores consideran que el impacto de estos herbívoros es perjudicial para la planta, contrariamente a lo que se halla en la literatura. La hipótesis formulada en el estudio es que si una gran cantidad de nutrientes en las hojas se pierde por la remoción provocada por el herbívoro y, como consecuencia, estos no pueden ser retranslocados (y conservados) por la planta, esto podría acarrear daños en el crecimiento y la productividad del año siguiente. El grupo cree que, con investigación exhaustiva sobre la ecofisiología de plantas sanas y atacadas, podría cuantificarse y obtener un conocimiento objetivo de estos efectos.

Las mediciones

Los experimentos a campo se iniciaron en febrero y se realizan sobre plantaciones de cerezos en la zona de Los Antiguos. El objetivo del estudio es conocer si el cerezo que es atacado por la babosita tiene alguna condición fisiológica desfavorable que requiera del control de la plaga. Cabe agregar que, en las producciones a gran escala, la babosita está controlada mediante plaguicidas, sin tener en cuenta prácticas de manejo biológicas.

“Recientemente -señaló la investigadora- comenzamos el trabajo en colaboración con la empresa Bahía Solano SA en cuyas instalaciones fueron plantados 160 cerezos jóvenes de distintas variedades para su estudio”. A diferencia de la investigación que se realiza en Los Antiguos, donde se trabaja con plantas adultas de más de una década de producción y bajo riego por canales, “en Bahía Solano, se realiza el estudio con plantas jóvenes y bajo condiciones de riego y herbivoría artificial controladas”, relató Peschiutta. Los ensayos consisten en colocar tres variedades diferentes de cerezos con distintos niveles de riego y de defoliación artificial.

De esa forma podrá determinarse qué sucede con los frutales en condiciones desfavorables como la sequía ante una defoliación severa por cualquier plaga que remueva o afecte la biomasa foliar.
A partir de esta investigación se espera encontrar resultados que permitan determinar cuáles son los verdaderos efectos que la babosita o cualquier otro herbívoro que afecte a las hojas ejerce en forma indirecta sobre la fruta y el crecimiento del árbol, información que sería de gran utilidad al productor a la hora de analizar el control del insecto en las plantaciones.

Daniel Pichl
dpichl@unpata.edu.ar
Daniel Pichl - Norma Escalante
Dirección de prensa


Chlorella, alternativa a los biocombustibles convencionales

Chlorella, alternativa a los biocombustibles convencionales

Investigadores santafesinos estudian el metabolismo de una microalga que podría usarse para generar biodiesel y bioetanol. De este modo, se podrían dejar de utilizar productos alimenticios como la soja, la caña de azúcar o el maíz.

“Babosita del peral”, determinan el impacto de esta plaga en los cerezos de la Patagonia

“Babosita del peral”, determinan el impacto de esta plaga en los cerezos de la Patagonia

La investigación que lleva adelante la bióloga María Laura Peschiutta, se desarrolla en la zona de Los Antiguos (Chacra El Porvenir), provincia de Santa Cruz y en Bahía Solano SA, situada a 24 km de Comodoro Rivadavia, dos sitios que concentran la mayor producción de cerezas de la región. La investigación surge porque un gran porcentaje de esta producción de la Patagonia se exporta y hace falta una cereza de alta calidad para poder competir en los mercados internacionales.

Prácticas de manejo para una horticultura saludable y sustentable

Prácticas de manejo para una horticultura saludable y sustentable

La lechuga es el principal cultivo de hoja en la provincia de La Pampa. Sus mayores limitantes son las plagas y las enfermedades. Por ello, docentes y estudiantes realizaron ensayos en la huerta de la Facultad y establecieron estrategias para controlarlas. El objetivo fue cultivar la hortaliza de manera sustentable y con bajos niveles de agroquímicos, aplicando el método de Manejo Integrado de Plagas. Los resultados de las experiencias fueron compartidos con los productores de la región.

Hormigas, claves en la perpetuación de los bosques

Hormigas, claves en la perpetuación de los bosques

Las hormigas son una parte clave en los ecosistemas terrestres y, posiblemente, los insectos más abundantes en el campo. En entrevista con Argentina Investiga, la doctora Andrea Fuster, de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional de Santiago del Estero, quien basó su tesis doctoral en el estudio de las hormigas, habló de su investigación acerca de estos herbívoros que dan la fisonomía a la vegetación de la región.

La red hidráulica de los árboles exigida al límite por el cambio climático

La red hidráulica de los árboles exigida al límite por el cambio climático

La doctora Sandra J. Bucci integró un equipo internacional de 24 científicos reunidos por una universidad alemana, con el fin de crear una síntesis global sobre la resistencia a la cavitación por sequía en plantas de ecosistemas boscosos, incluyendo los arbustales y las sabanas alrededor del mundo. La investigación se inició a fines de 2009 y los resultados arrojaron que la mayoría de los árboles, incluso aquellos en las selvas tropicales, funcionan muy cerca de su umbral de seguridad hidráulica, lo cual los deja muy vulnerables a las sequías extremas.

La Jatropha, una nueva fuente para biocombustibles

La Jatropha, una nueva fuente para biocombustibles

Se trata de un cultivo de segunda generación con buenos rindes y calidad de aceite, cuya producción podría integrarse con la ganadería. Esta especie perenne de ambientes subtropicales y tropicales ha despertado gran interés a partir del crecimiento sostenido de la demanda global de biodiesel y porque no compite con los alimentos. Un equipo de investigadores trabaja en diversos estudios para aumentar su rendimiento en una plantación experimental en Formosa.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103