La estación de GPS más alta del mundo está en el Aconcagua

Universidad Nacional de Cuyo - Facultad de Ingeniería

16 de Mayo de 2011 | 5 ′ 37 ′′


La estación de GPS más alta del mundo está en el Aconcagua


Por medio del Sistema de Investigación Geodinámico Monte Aconcagua (SIGMA), un grupo de investigadores de la UNCuyo distribuyó estaciones GPS sobre puntos ubicados en la superficie terrestre, a partir de los que pueden determinarse los movimientos en la zona, incluyendo el seguimiento de volcanes y glaciares. El programa SIGMA abarca desde Neuquén hasta San Juan, y registra desplazamientos terrestres como el terremoto en Chile. La UNCuyo y el canal Encuentro produjeron un documental para mostrar el trabajo de investigación en el pico más alto de América.

A partir del Sistema de Investigación Geodinámico Monte Aconcagua (SIGMA), un grupo de investigadores distribuyó estaciones a lo largo de Los Andes centrales. Una de ellas, se encuentra en el cerro Aconcagua, lo que la convierte en la estación continua más alta del mundo.

“SIGMA es un programa que permite el estudio del área de Los Andes centrales; abarca desde el norte de Neuquén (Copahue) hasta la mitad de la provincia de San Juan, aunque sin definir Argentina de Chile, porque la naturaleza no reconoce límites”, explica a InfoUniversidades Luis Lenzano, investigador del Centro de Estudios Interdisciplinarios del Ambiente y los Recursos Naturales (CEIARN) y director del programa SIGMA.

Por medio de este programa y a partir de disciplinas como la geodesia, gravimetría, geofísica, geología, geografía y la física, logra entenderse el movimiento en este sector de la cordillera. El proyecto no sólo abarca el estudio del movimiento global de la zona, sino que también analiza de modo localizado o regional los movimientos de glaciares y volcanes del sector.

“Lo que se observa es el movimiento de placas (velocidades de la superficie, de los puntos) y las causas de lo que está ocurriendo. La tecnología nos permite determinar con exactitud estos valores”, asegura Lenzano.

Para medir las velocidades o movimientos utilizan la navegación por satélite, mediante el sistema de posicionamiento global (GPS). Con estaciones GPS, continuas o semi continuas, sobre puntos ubicados en la superficie terrestre, puede determinarse cuál es el desplazamiento de todos esos puntos. El investigador explica que los desplazamientos son relativos, porque en la tierra no pueden considerarse puntos fijos sino que se mueven con respecto a algo. Y esa relación de movimiento es lo que puede transformarse en valores de energía, tal como sucedió con el terremoto en Concepción, Chile, donde se produjo una liberación de energía.

“En la cumbre del cerro Aconcagua hay dos antenas en una plataforma ubicada en la pared sur. Una de ellas transmite los datos por radio a la localidad cordillerana de Horcones y otra, GPS propiamente dicha, que mide cerca de 25 cm. Además hay 5 paneles solares distribuidos y cámaras de video para evitar los daños o robos” detalla Lezcano.

En caso de que los artefactos necesiten ser arreglados, un grupo de técnicos debe subir siempre y cuando las condiciones climáticas lo permitan.

El proyecto está integrado por científicos del CONICET; de las Universidades Nacionales de Cuyo, Rosario, San Juan y Buenos Aires; del Centro de Estudios de Glaciares IANIGLA; de la dirección de Recursos Naturales de Mendoza y la Patrulla de Rescate de la Policía de Mendoza. A su vez, trabajan con organizaciones de diferentes países como Chile, Dinamarca y EEUU; con universidades como la de Memphis, Ohio, Hawai, en forma interdisciplinaria.

El científico afirma que “todos estos investigadores y técnicos aportan y horizontalizan el conocimiento para distribuirlo a la población. Una investigación es válida en la medida en que la sociedad tenga las respuestas que necesita”.

La UNCuyo está involucrada en el proyecto por medio de los institutos CEDIAC, CEIAR, CONICET Y IANIGLA. El rol que juega es fundamental porque, para llevar a cabo este programa, se necesitan recursos económicos y por medio de la universidad han obtenido el apoyo necesario para invertir en el proyecto. “El programa nace a raíz del proyecto de investigación que lo puede sustentar; es decir que la UNCuyo es la cabeza motora y a partir de allí comienzan a colaborar otras organizaciones, ya sean científicas o no”, comenta Lenzano.

Proyecto documental

En una coproducción entre la UNCuyo y el Canal Encuentro se realizó una serie documental de cuatro capítulos de unas 3 horas aproximadamente cada uno, sobre la investigación que el equipo de especialistas e investigadores realiza en el cerro más alto de América.

“La idea de hacer un documental surgió porque queríamos filmar un video para mostrar la experiencia; entonces le propusimos la idea a Cecilia Agüero (directora del filme) y a un grupo de filmación del Centro de Información y Comunicación de la UNCuyo (CICUNC)”, contó Lenzano. Se llama “Científicos en el Aconcagua” y es la primera coproducción con una universidad del interior.

“La idea era hacer un video en idioma original y subtitularlo en italiano, en inglés y otros idiomas, pero surgió la oportunidad de presentar el proyecto en un concurso internacional que se realizó en Buenos Aires”, agregó. Allí el proyecto Sigma fue seleccionado para filmar el documental. Comenzó a filmarse en octubre del 2009 y su estreno en el canal Encuentro sería para el mes de mayo próximo.

Prensa UNCuyo
loliva@uncu.edu.ar.
Área de Divulgación científica


Confeccionan base de datos global sobre amenazas sísmicas en América del Sur

Confeccionan base de datos global sobre amenazas sísmicas en América del Sur

La amenaza sísmica puede ser prevenida y, con ello, sus drásticas consecuencias para las sociedades. El investigador de la Universidad Nacional de San Luis, Dr. Carlos Costa, coordinó un equipo regional de profesionales que elaboraron una base de datos abierta, que permitirá a gobiernos y empresas evaluar amenazas sísmicas a nivel regional. El trabajo, que hasta ahora ha logrado detectar 1.570 fallas de posible actividad sismogénica, fue realizado en conjunto con profesionales de distintas disciplinas y constituye un aporte a la seguridad de las sociedades que habitan las zonas de peligro.

“Grandes terremotos pueden afectar a los volcanes”

“Grandes terremotos pueden afectar a los volcanes”

Entrevista al vulcanólogo Alberto Caselli, director del Laboratorio de Estudio y Seguimiento de Volcanes Activos (LESVA) de la Universidad Nacional de Río Negro, ante el sismo registrado este año en Copahue, provincia de Neuquén.

Cómo las estaciones GPS podrían alertarnos de posibles tormentas

Cómo las estaciones GPS podrían alertarnos de posibles tormentas

A partir de estaciones de geoposicionamiento, un grupo de investigadores comprueba cómo los datos que arrojan estos dispositivos con su correspondiente procesamiento pueden anticipar lluvias significativas y granizo en zonas como Mendoza.

Sismos, cómo impactan en los edificios de acuerdo al tipo de suelo

Sismos, cómo impactan en los edificios de acuerdo al tipo de suelo

Profesionales estudian los llamados efectos de sitio, lo que podría ayudar a gestionar mejor el peligro sísmico en Mendoza. La investigación apunta a conocer las distintas formas en que los movimientos sísmicos afectan a construcciones similares situadas en sitios diferentes de una misma área y estimar qué nivel de daño sufrirían los edificios en casos de terremotos con distintas frecuencias de ocurrencia.

Zona de fallas: origen, efectos y consecuencias de los sismos

Zona de fallas: origen, efectos y consecuencias de los sismos

Un equipo de investigadores estudia las fallas geológicas de Mendoza, esas fracturas del terreno que, al moverse, liberan energía y producen las ondas sísmicas. Los especialistas analizan por qué es vital que el ordenamiento territorial y las normas de construcción sismorresistentes contemplen la ubicación y la caracterización de estas fracturas.

Sierras de Comechingones, un estudio geológico analiza sus rocas metamórficas

Sierras de Comechingones, un estudio geológico analiza sus rocas metamórficas

Qué hay debajo de los paisajes hermosos de las Sierras de Comechingones que no alcanzamos a apreciar, ni podemos capturar con una cámara fotográfica. Estas respuestas pueden encontrarse en los resultados de una investigación de la geóloga Stefanía Rádice sobre rocas metamórficas, realizada sobre los suelos de una franja de las Sierras de Comechingones, que va desde el Cerro Champaquí hasta cercanías de la localidad serrana de La Cruz.

Canal de videos 103