Universidad Nacional de Cuyo - Facultad de Ciencias Agrarias

12 de Septiembre de 2011 | 3 ′ 14 ′′


La reutilización de los residuos del proceso de vinificación



El proceso de vinificación de la uva deja residuos que, lejos de desecharse, suelen ser reutilizados en una serie de actividades como la cosmetología, la industria farmacéutica, además de la conservación de alimentos. Investigadores de la facultad de Ciencias Agrarias analizan los beneficios en la salud humana de orujos, borras y escobajos, sólidos orgánicos que se descartan en la elaboración del vino.

De la vinificación quedan en la bodega distintos residuos: líquidos (efluentes), sólidos orgánicos (orujos, borras, escobajos), y otros sólidos (restos de embalajes, tipo doméstico, etc.). De ellos, los que se utilizan son los del segundo tipo. El orujo es el residuo originado en el proceso de prensado y consiste principalmente en semilla y piel; la borra es el residuo sólido que contiene el vino y que se decanta por precipitación, en la bodega se separa del líquido por medio del “trasiego”; en tanto, el escobajo proviene del proceso de despalillado, es el armazón de sostén de los granos en el racimo.

“A todos estos residuos deben extraérseles los compuestos bioactivos, los polifenoles, con métodos que no sean nocivos para la salud. Por ejemplo, si se utiliza un solvente de extracción, este no debe dejar residuos tóxicos”, explica a InfoUniversidades Andrea Antoniolli, investigadora de la facultad de Ciencias Agrarias. Esos polifenoles poseen actividades antioxidantes y son usados en productos farmacéuticos y cosméticos, además de en la industria alimentaria y aún como fungicidas.

Antoniolli y un equipo liderado por el doctor Rubén Bottini trabajan en un proyecto para extraer polifenoles de este tipo de residuos, analizarlos, e identificar las diversas especies químicas. Luego estudiarán el efecto, tanto de los extractos crudos como de los componentes principales de manera aislada sobre la actividad antiplaquetaria en sangre humana y en cultivos de células. El objetivo, entre otros, es descubrir sus beneficios sobre la salud.

En la actualidad las borras, por ley, deben ser llevadas a destilería, en donde se les extrae ácido tartárico y alcohol. Por su parte, los orujos son en general acopiados y llevados a destilerías para la obtención de alcohol y otros subproductos: “El orujo agotado es utilizado como mejorador de suelo”, detalla la investigadora. La utilización de los escobajos es menos definida ya que suelen ser quemados, esparcidos por los callejones o utilizados en la producción de compost (fertilizantes orgánicos).

“Debido al reciente descubrimiento de ataques de polilla de la vid (Lobesia botrana), el SENASA prohíbe a las bodegas la salida de residuos de orujo y escobajos, excepto que se destinen a procesamiento industrial en destilerías ubicadas dentro del área”, señala Antoniolli.

En épocas sin esta restricción, también pueden usarse los residuos de vinificación para el control de plagas y en la conservación de alimentos. “Los compuestos fenólicos también representan una rica fuente de biocidas y conservantes. En particular, varios estudios han demostrado la eficacia de algunas clases de compuestos fenólicos como antimicrobianos y antioxidantes”, indicó la investigadora.



Rescatan del olvido al capuí, una leguminosa de gran calidad nutricional

Una legumbre de larga tradición en los cultivos de la región del Iberá será rescatada del olvido popular por un grupo de científicos, quienes están detrás de su revalorización a partir de la obtención de diversos productos con potencial aplicación en la industria alimentaria y farmacológica.

Buscan extender la vida al brócoli post cosecha con luces Led

Investigadores logran frenar su deterioro exponiendo al vegetal a luces LED. Aunque resistido por muchos, pero reconocido por sus excelentes cualidades nutricionales como fuente de vitamina C, E y fibra, el brócoli logró ganarse, con esfuerzo, un lugar en la mesa de los argentinos. Sin embargo, para mantener ese privilegio, este noble vegetal debe luchar contra un enemigo implacable: su escasa vida post cosecha.

Leche de burra, una solución para los niños alérgicos

Desde la UNRC impulsan un polo de transferencia tecnológica para pequeños productores de áreas marginales de la zona árida y semiárida de Córdoba, Catamarca y Formosa. Docentes investigadores realizan un trabajo científico para el desarrollo de un modelo de producción de leche de burra para consumo humano, con miras a su comercialización, como paliativo para los niños que sufren de alergia a las proteínas de leche de vaca.

Un compuesto de la frutilla protege cuatro cultivos

Un compuesto de la frutilla protege cuatro cultivos

Investigadores tucumanos aplican un extracto de esta fruta sobre caña de azúcar, soja, citrus y en la misma frutilla, para combatir enfermedades. Estimula las defensas y ayuda al crecimiento.

Investigadores encuentran cerca de 500 basurales en el Gran San Miguel de Tucumán

Los datos son del Observatorio de Fenómenos Urbanos y Territoriales (OFUT) de la Facultad de Arquitectura de la UNT, que estudia el impacto de los residuos en el área metropolitana.

Producción de sidra con sello universitario

Estudiantes y docentes investigadores trabajan para generar valor a la producción frutícola rionegrina mediante la investigación y desarrollo de nuevos productos en un rubro clave para la economía regional, como es el caso de la sidra.

Canal de videos 104