La selva fragmentada: el origen del Amazonas según la teoría de un científico cordobés

Universidad Nacional de Córdoba - Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

28 de Junio de 2010 |


La selva fragmentada: el origen del Amazonas según la teoría de un científico cordobés


Una investigación concluyó que ascensos del nivel del mar durante el Cenozoico -fines del Terciario y principios del Cuaternario-, en los últimos 3 millones de años, cubrieron gran parte de la cuenca del Amazonas, excepto los terrenos por encima de los 100 metros sobre el nivel del mar. En estas islas, también llamadas centros de especiación, surgió la diversidad de fauna que actualmente ostenta la selva amazónica. Esta hipótesis es la más aceptada por la comunidad científica internacional.

En el Centro de Zoología Aplicada de la UNC, el docente e investigador Manuel Nores se dedica a la ornitología, una disciplina enfocada al estudio de las aves. A lo largo de su trayectoria, este investigador del Conicet y del Centro de Zoología Aplicada llevó a cabo diversos estudios, a partir de los que elaboró su teoría sobre el origen de la diversidad de especies de aves en el Amazonas, uno de los biomas con mayor variedad de fauna y flora del planeta. Su propuesta, publicada en la revistas internacionales “Journal of Biogeography”, “Emu” y “Global Ecology and Biogeography” es en la actualidad la más aceptada en la comunidad científica internacional para entender ese proceso.

La investigación de Nores se basó en una revisión bibliográfica sobre distribución de especies y análisis filogenéticos de animales y plantas amazónicas y en un trabajo de campo que lo llevó en varias oportunidades a trasladarse a realizar estudios al Amazonas y a la selva tropical del Pacífico de Colombia y Ecuador.

Diversos trabajos coinciden en fechar el origen de la vasta diversidad biológica del Amazonas durante la parte final de la era Cenozoica. Por entonces, la acción de factores climáticos redujo la selva a fragmentos incomunicados entre sí, que sirvieron de refugio a la flora y fauna y se convirtieron en “centros de especiación o de endemismos”. Se trata de sitios donde existen especies de distribución restringida y que no es posible encontrar de forma natural en otros lugares. La distribución limitada de las especies es consecuencia de la manera en que ella misma se generó, a través del proceso de especiación. “La especiación es un proceso por el que -debido al aislamiento geográfico y reproductivo- una población de una determinada especie da origen a otra especie. Los cambios son sutiles al principio (subespecies), pero se intensifican en las generaciones futuras y de esa forma surge otra especie que en muchos casos tendrá una distribución geográfica limitada y será endémica del territorio en el que se originó”, señala Nores.

En el Amazonas, el descubrimiento de estos centros dio lugar a distintas explicaciones sobre su formación y la teoría propuesta por Nores supuso un cambio de criterio en relación a los trabajos anteriores. Para el investigador, la selva se fragmentó en islas y archipiélagos como consecuencia de una suba del nivel del mar de alrededor de 100 metros durante la parte final del Cenozoico (en los últimos 3 millones de años).

“Este ascenso del nivel del mar habría sucedido durante las máximas interglaciales, etapas muy cálidas que derritieron el hielo de la Antártida, del Polo Norte y los hielos continentales, con el consiguiente incremento en el nivel del mar. De esta forma, el agua inundó zonas costeras del mundo, ingresó a los continentes y cubrió gran parte de la cuenca del Amazonas”, agrega el especialista.

En este contexto, las zonas de la selva Amazónica por encima de los 100 metros sobre el nivel del mar escaparon de la avanzada del agua y se convirtieron en reservorios de flora y fauna. Así lo explica Nores: “La selva se fragmentó en islas por un proceso físico y no por un cambio climático, como se creía antes. Esas porciones de terreno mantuvieron sus características propias y allí se originaron las nuevas especies de aves, en un proceso que llevó cientos de miles de años”. Su hipótesis se basa en la coincidencia entre las áreas de endemismos detectadas en el Amazonas y las regiones que habrían quedado aisladas por la suba del nivel del mar. Esta correlación sugiere que este factor jugó un papel importante en la diferenciación de los pájaros y otros seres vivos.
Cuando el agua descendió y la selva volvió a expandirse, algunas especies ampliaron su rango de distribución, mientras que otras quedaron en el área donde surgieron, según su capacidad de dispersión. Entre las variables que intervinieron en el complejo patrón de distribución y diversidad de la fauna y flora amazónica de la actualidad, Nores destaca la presencia de grandes ríos, cambios en la vegetación y alteraciones locales.

Centros de Especiación

Luego de este trabajo, el investigador continuó su estudio y analizó el surgimiento de Los Andes como otro fenómeno que también incidió en la generación de nuevas especies. “La selva tropical de llanura abarcaba desde el océano Atlántico al Pacífico, y el levantamiento de Los Andes la seccionó de norte a sur y produjo diferenciación de especies a cada lado”, aclara.

Además, esta cadena montañosa aportó a la diversidad amazónica por otra vía: el aumento de las precipitaciones ocasionado por el impacto de los vientos húmedos contra ambos lados de sus laderas. Como consecuencia directa de las lluvias se formaron grandes ríos que, al bajar a la llanura, dividieron la selva y las poblaciones de especies, que debido a su aislamiento dieron origen a otras. La explicación sobre el origen de la diversidad de aves en la selva amazónica puede extrapolarse a otras especies, ya que en los centros de endemismo convivieron diversas especies de flora y fauna.

Itinerario de teorías

Entre las teorías que buscaron explicar el origen de la diversidad de especies en el Amazonas, una de ellas se denominó “Estabilidad en el tiempo” y planteaba que las características de las selvas tropicales (cálidas y húmedas) no se modificaron durante millones de años. Como consecuencia, no hubo extinciones puesto que éstas se producen por cambios bruscos, climáticos o geológicos. Se suponía que el Amazonas y otras selvas tropicales habían permanecido uniformes en el tiempo y allí la diversidad fue resultado de la acumulación de nuevas especies y la ausencia de extinciones.

Para confirmarla, se comparó la selva tropical con el fondo de los océanos, donde el hábitat no sufre prácticamente cambios, no se producen extinciones y a veces con el paso del tiempo se acumulan especies. “Sin embargo, esta postura no explicaba cómo se habrían originado las nuevas especies. Y a ello se suman las conclusiones de estudios posteriores, donde se sostiene que ese comportamiento no era factible en la zona del Amazonas, porque no se correlacionaba con la existencia de los centros de especiación”, argumenta Nores.

Así, la idea de la estabilidad de la selva tropical comenzó a relativizarse y a considerarse más apropiada la de la fragmentación de la selva. En ese contexto, se concibió la teoría de “Los Refugios”, que apuntaba al cambio de clima registrado durante las máximas glaciales como causa de la formación de los centros de especiación en el Amazonas y fue la teoría más aceptada a lo largo de tres décadas. “Según esa hipótesis, durante las máximas glaciales el clima fue muy árido y redujo la selva a parches ubicados en zonas de mayor precipitación que sirvieron de refugio a la fauna y la flora y actuaron como centros de especiación. Numerosos autores consideran que, aunque se habría producido una disminución en las precipitaciones durante las máximas glaciales, no habría sido suficiente como para eliminar la selva tropical. Además, un cambio climático tan abrupto hubiera generado más extinciones que aumento de la diversidad. Por lo que no parece ser una explicación muy convincente al origen de la alta diversidad del Amazonas”, manifiesta Nores.

Los límites del Amazonas

Nores realizó también un estudio para localizar específicamente los límites del Amazonas, en función de los patrones de distribución de las aves y de las características geológicas y geográficas del área. “El Amazonas se extiende desde el océano Atlántico hasta los Andes y tiene límites precisos en el norte, oeste y sur, pero nunca se definió claramente su límite oeste, donde se pone en contacto con la selva de la ladera oriental de los Andes a lo largo de 3.000 km. Es importante establecer esta demarcación para identificar las especies propias de cada bioma”, plantea.

Según el ornitólogo, la selva amazónica debe ser restringida a la llanura que se extiende desde la costa atlántica hasta la base de los Andes, a no más de 500 metros de altura. La distribución de las aves le brindó los datos para determinar estos 500 metros como altura tope. “Muchas de las especies de la zona amazónica que llegan a la montaña, no suben más de esa elevación. Con los límites así definidos, el Amazonas cuenta con 250 especies endémicas de aves.

Andrés Fernández
comunicacion@rectorado.unc.edu.ar
Josefina Cordera
Prosecretaría de Comunicación Institucional


La Universidad de Belgrano impulsa biocorredores para Buenos Aires

La Universidad de Belgrano impulsa biocorredores para Buenos Aires

Eduardo Haene, Ingeniero Agrónomo y Profesor de la carrera de Ciencias Biológicas de la Universidad de Belgrano lleva adelante una investigación sobre biocorredores como estrategia para garantizar la conservación de la biodiversidad en la CABA. Se trata de un apasionante desafío para el paisaje urbano que caracteriza a la ciudad. El desarrollo urbano justamente trabaja “contra la conservación de especies”, fragmentando los hábitats, introduciendo especies exóticas e interrumpiendo ciclos naturales del paisaje.

El uso de agroquímicos y compactación del suelo reducen la actividad de la fauna

El uso de agroquímicos y compactación del suelo reducen la actividad de la fauna

El Departamento de Ciencias Básicas de la Universidad de Luján investiga, a través de su División Biología, la reducción de la fauna del suelo por efecto de la compactación y el uso excesivo de agroquímicos en el campo. La hipótesis de los investigadores es que no sólo la actividad de la fauna del suelo, sino también sus efectos beneficiosos se reducen a causa del método de la siembra directa.

Relevan plantas nativas y comidas tradicionales pampeanas

Relevan plantas nativas y comidas tradicionales pampeanas

El extremo noroeste de La Pampa es árido y seco. Es una zona de monte en la que vive poca gente y las pautas culturales tienen un fuerte arraigo en la actividad pastoril. Las plantas son un complemento importante en la dieta y forman parte de platos dulces y bebidas tradicionales. Walter Muiño, doctor en Ciencias Naturales, realizó un registro de los recursos vegetales de la dieta de esta población, los métodos de obtención y las formas de conservación de estos alimentos.

Diversidad de la Fauna ictícola del Paraná

Diversidad de la Fauna ictícola del Paraná

Científicos de la Universidad Nacional de Rosario investigan la diversidad de especies que habita el Paraná con el objetivo de conocer y difundir a la población la riqueza natural de este río. Entre las actividades que desarrollan los especialistas se cuenta la creación de una biblioteca de códigos de barra de la fauna ictícola y un test para medir la diversidad y el parentesco del pacú, especie de sumo interés para su cultivo y el aumento de la productividad.

Córdoba, donde se originarían las tormentas más intensas del mundo

Córdoba, donde se originarían las tormentas más intensas del mundo

La zona de las Altas Cumbres juega un papel fundamental en los eventos climatológicos extremos que se registran en el sureste de América del sur. Esa hipótesis es una de las aristas en las que indagará el proyecto científico internacional “Relámpago”, presentado oficialmente en la Universidad Nacional de Córdoba. El interés del proyecto radica en el considerable impacto social y económico que suelen acarrear estos acontecimientos climatológicos.

Hallan fósiles de mamíferos milenarios en el Noroeste Argentino

Hallan fósiles de mamíferos milenarios en el Noroeste Argentino

Investigadores de la Facultad de Ciencias Naturales siguen las huellas de los notoungulados. Se trata de unos mamíferos placentarios que aparecieron inmediatamente después de la extinción de los dinosaurios. Dentro de la especie existen grupos que se parecen a animales actuales como los roedores o los conejos, y otros similares a lo que hoy conocemos como caballos, rinocerontes o hipopótamos. Los investigadores hallaron restos fósiles en los Valles y en cercanías al Dique el Cadillal.

Canal de videos 103