Universidad Nacional de Cuyo - Facultad de Ingeniería

18 de Enero de 2010 | 3 ′ 46 ′′


La UNCuyo produce aceite para biodiesel con microalgas

La UNCuyo produce aceite para biodiesel con microalgas


Como las algas unicelulares se alimentan de dióxido de carbono y se reproducen en muy poco tiempo en un mismo ambiente, la producción de los aceites a partir de ellas conlleva diversos beneficios: no se provoca depredación de los suelos, como el caso de la soja, y al poder aprovecharse los gases de calderas y maquinarias para su alimento se reducen las emisiones contaminantes al efecto invernadero. El exitoso experimento sedujo a un inversor de Estados Unidos, que destinó 100 mil dólares para desarrollar el proceso de producción a gran escala.

Un equipo de investigadores de la Universidad Nacional de Cuyo obtuvo aceites para biocombustibles a partir de microalgas. El objetivo es fabricar los productos a escala industrial en término de dos años. Financiado por un inversor privado que destinó 100 mil dólares, el programa se desarrolla en el Instituto de Energía y en la Facultad de Ingeniería. Jorge Barón, director del proyecto, explicó a InfoUniversidades que el inversor es un italiano que reside en Estados Unidos y es dueño de la empresa Dorial Management.

“En el cultivo de las algas unicelulares se utiliza la energía solar como fuente primaria -indica Barón-, y como nutriente se recicla bióxido de carbono de chimeneas, ya que el medio líquido puede obtenerse de efluentes residuales industriales y urbanos”. Estas aguas, al ser reutilizadas, permiten que el desarrollo sea sustentable en términos ambientales.

El proyecto también tiene otros alcances, dado que las algas producen hasta un 50 por ciento de su peso en aceite y, una vez extraído del agua el desecho, puede utilizarse como alimento para animales. Además, con un manejo adecuado, las algas se reproducen en pocos días en el mismo ámbito, a diferencia de la soja u otros vegetales, cuya cosecha se realiza una o dos veces al año. “Además de no provocar impacto ambiental de depredación de los suelos, como el alga se alimenta de dióxido de carbono, se pueden utilizar gases de calderas y maquinarias para su alimento, con el beneficio de reducir de ese modo las emisiones contaminantes al efecto invernadero”, enfatizó Barón.

Desarrollado el proyecto a gran escala, el investigador afirmó: “En dos años pueden cosecharse gran cantidad de algas sin necesidad de grandes reservorios de agua. Por la característica climática de muchos días con sol, Mendoza es un lugar adecuado”.

Ecológico y sustentable

El equipo dirigido por Barón está integrado por especialistas en biotecnología, en microbiología, e ingenieros de las áreas de petróleos, química e industrial. Ellos experimentaron el proceso productivo de selección, cría y engorde de las algas y ahora están decididos a potenciar comercialmente el proyecto explotándolo a gran escala, gracias a la fuerte inversión lograda.

Además, le dieron participación al gobierno de Mendoza, a través de su secretaría de Medio Ambiente, con la que se gestiona un convenio para experimentar con aguas residuales urbanas de Campo Espejo, en Las Heras, Mendoza, donde existe un potencial importante para desarrollar un proyecto a gran escala. En estas aguas, con un proceso adecuado, se pueden transformar los residuos orgánicos que contienen en alimento para las algas.

Por último, como actividad complementaria de esta investigación, se prevé formar estudiantes avanzados de grado y posgrado con conciencia en el uso de alternativas tecnológicas para producir energía limpia. “El proyecto permitirá asociar un proceso productivo con el aprovechamiento de tierras no cultivadas, efluentes de diversos orígenes y utilización de energía solar”, resume Barón.



Para mitigar el calentamiento global

Para mitigar el calentamiento global

La Universidad Nacional de Rosario realizó un inventario de las emisiones de gases de efecto invernadero en la provincia de Santa Fe para diagramar acciones tendientes a reducirlas hasta eliminarlas.

Simulan el telgopor con hongos

Simulan el telgopor con hongos

Desarrollan una tecnología que permite que los hongos entretejan materiales de baja densidad, ignífugos e hidrófobos, que pueden reemplazar al poliestireno expandido (telgopor) y que puede ser aplicado en las industrias de la construcción y automotriz, y en embalajes.

Investigar para cuidar el ambiente y la salud

Investigar para cuidar el ambiente y la salud

El Instituto de Biotecnología de Misiones (InBioMis) se creó el 12 de junio de 2012, con el objetivo de promover y realizar estudios e investigaciones científicas tecnológicas en el campo de la biotecnología, fortaleciendo la formación de proyectos multidisciplinarios y abordando distintas líneas de investigación.

Científicos investigan método de nutrición animal natural y de bajo costo gracias a la biotecnología

Busca producir aditivos para alimentación animal. Se diferencia ampliamente de los existentes en el mundo porque emplea la capacidad natural de algunas plantas en lugar de complejos procesos industriales. Aspiran a que sirva también para seres humanos.

Bosques fragmentados

Bosques fragmentados

Investigadores estudian, a través de imágenes satelitales, en qué estado de fragmentación se encuentran los bosques del mundo y alertan sobre el posible aumento de pérdida de especies, la degradación de los ecosistemas y la disminución de la cantidad de dióxido de carbono almacenado en el bosque.

Atamisqui: el “árbol dulce” con propiedades gastroprotectoras

Científicos de la Universidad Nacional de Tucumán comprobaron, en animales de experimentación, que la hoja de esta planta protege el estómago de sustancias lesivas como el alcohol

Canal de videos 103