Universidad de Belgrano - Facultad de Ciencias Exactas y Naturales

28 de Septiembre de 2020 | 6 ′ 5 ′′


Los recursos marinos argentinos y sus amenazas

Los recursos marinos argentinos y sus amenazas


El profesor e investigador Marcelo Morales Yokobori aborda la enseñanza de los recursos marinos argentinos para estudiantes de Biología. La soberanía, la importancia de la biodiversidad en el Mar Argentino, las amenazas como la pesca ilegal, o la sobrepesca, se cuentan entre los temas que con creatividad y estrategias innovadoras enseña Yokobori.

Consultado por Argentina Investiga, el profesor Yokobori detalla los contenidos de la materia Recursos Marinos que dicta desde hace varios años en la carrera de Biología y las nuevas formas de enseñar en el contexto de la pandemia.

Cuando enseño Recursos Marinos siempre hago hincapié en que nuestra soberanía termina en el límite de nuestra zona económica exclusiva, en el Mar Argentino. Busco crear conciencia en los alumnos acerca de la importancia de la biodiversidad que nuestro mar alberga, como así también de la abundancia en muchas de sus especies, cuestión que permitió a nuestro país desarrollar importantes pesquerías. Pero, al mismo tiempo, profundizo en las amenazas que sufre el mar, desde la contaminación y el cambio climático hasta la sobrepesca y la pesca ilegal.

Clases tradicionales, teóricas y prácticas, con diapositivas, laboratorios, ejercicios y resolución de problemas, seguramente no alcancen para transmitir la inmensidad que representa un mundo tan diferente al nuestro como es el submarino. Durante la cuarentena, las herramientas de comunicación audiovisuales vía Internet nos permitieron proseguir con nuestras clases habituales, de una manera que hemos dado en llamar ‘virtual’. Pero, a la vez y hasta irónicamente, nos permitió acercarnos a más colegas y especialistas, físicamente más alejados, pero cuya distancia “virtual” resultó ser exactamente igual, o hasta mayor, a la de nuestros colegas y alumnos próximos a nuestro hogar y lugar de trabajo.

El mundo marino es sumamente distinto al terrestre. Por ejemplo, sabemos que la gravedad en el agua se percibe mucho menos que en la tropósfera, nuestro medio natural. Y además no somos buzos por naturaleza, como los mamíferos marinos u otras especies, quienes evolucionaron de tal manera de adaptarse a ese medio. Pero, al mismo tiempo, el submarinismo resulta sustancial para poder observar y documentar la vida en las profundidades. Quienes hemos buceado sabemos bien que documentar la naturaleza marina es una tarea doblemente desafiante: por un lado, desplazarse sutil y ágilmente controlando los equipos de buceo y fotográfico, pero, al mismo tiempo, aplicar las técnicas de fotografía y filmación apropiadas, en el momento y el lugar justos para efectuar la toma. Por todo ello, me pareció oportuno contar con la participación en mis clases de algún especialista en este trabajo tan apasionante.

El destino me puso en contacto con Mariano Rodríguez, buzo y fotógrafo de la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, quien gentilmente accedió a la propuesta. Fue así como, durante la charla con los alumnos, nos transmitió toda su pasión y experiencia, acompañando cada escena fílmica compartida, no sólo con la descripción de las especies involucradas, sino también con enriquecedoras anécdotas que sólo el autor pudiese conocer. Un material sumamente valioso, recibido de primera mano, que constató claramente la enorme biodiversidad que habita en nuestro mar, y que nos urge a comprometernos en el afán por conservar.

Pero no todo lo observado en el mar nos resulta reconfortante. Y es que la contaminación que hemos generado, a lo largo de décadas o siglos, es dispersada por el movimiento de las aguas a través de mareas, oleajes y corrientes marinas, alcanzando así lugares recónditos del planeta. Materiales como plásticos, cuya biodegradación es excesivamente lenta comparada con una vida humana, terminan convirtiéndose en una amenaza para la vida de muchas especies en el mar. Más aun, su degradación física resulta relativamente rápida, convirtiéndose así en partículas más pequeñas (microplásticos y nanoplásticos) las cuales representan otros tipos de amenaza, tanto o más graves, como el de ser vectores de otros polutantes, ya que alcanzan los tractos digestivos de muchas especies. En la ictiofauna del Río de la Plata, hemos confirmado la ocurrencia de estos contaminantes en nuestras investigaciones, como en las de otros colegas.

Pero las amenazas antropogénicas no se limitan sólo a la contaminación. La sobrepesca y la pesca ilegal son también desafíos a los que se enfrenta la humanidad y la biodiversidad marina. Males que combinan ignorancia y avaricia y que, en última instancia, atentan contra la seguridad alimentaria por amenazar la sustentabilidad de los recursos. Por todo ello, decidí invitar a dos especialistas para profundizar estos temas.

El licenciado Gabriel Blanco, quien se desempeñó hasta hace poco tiempo como jefe del Programa de Observadores a Bordo del Instituto Nacional de Desarrollo Pesquero (INIDEP), explicó el funcionamiento y los alcances de la división responsable de monitorear los niveles de captura en los buques pesqueros. La doctora Stella Williams, de la Obafemi Awolowo University, Osun State, Nigeria, explicó la difícil situación de sobrepesca y/o pesca ilegal que acontece en países del Golfo de Guinea y alrededores, en el océano Atlántico.

Resulta esperanzador que las nuevas generaciones se expresen muy preocupadas por todos estos temas. En una encuesta realizada en la última clase, la totalidad de los participantes manifestaron que resultaron enriquecedoras las entrevistas y casi un 90% que efectuaron aportes originales a la materia. En definitiva, la cuarentena nos permitió llegar más fácilmente a quienes siempre quisimos invitar, pero la inercia de las clases tradicionales no nos permitía. A nivel de docencia universitaria, si hemos de sacar un resultado positivo de esta histórica fase que nos toca transitar, esta puede ser una de las enseñanzas que considero esencial conservar en un futuro.

María Claudia Degrossi
claudia.degrossi@ub.edu.ar
Dra. María Claudia Degrossi
Secretaria coordinadora de investigación


La pandemia profundizó las desigualdades de género

Un informe de la Usina de Datos UNR evidencia la inequidad entre mujeres y varones en cuanto a los usos del tiempo y la distribución de tareas del hogar, la situación ocupacional y las brechas de ingreso que se intensificaron durante el último año.

El mal sueño es un aliado de la obesidad

Dormir el tiempo insuficiente o hacerlo en forma inadecuada puede ser un factor que favorezca la obesidad. La especialista Luisina Andrea Capone, de la Universidad Maza, investigó este tema y habló sobre cómo ha afectado la situación de pandemia a la población.

La UNLP desarrollará una vacuna contra el COVID-19

El proyecto interdisciplinario del denominado “Grupo COVID-Exactas” se encuentra en la etapa de ensayos preclínicos. Está basado en el empleo de proteínas virales para inducir la generación de inmunidad protectora y anticuerpos específicos para bloquear la entrada del SARS-CoV-2 a las células blanco del organismo. El desarrollo apunta a fortalecer el sistema sanitario nacional.

El primer mapa de distribución de la maleza Lirio Amarillo en la Argentina

Investigadores del Centro de Ecología Aplicada del Litoral (CECOAL, UNNE-Conicet) publicaron el primer mapa de distribución del Lirio Amarillo (Iris pseudacorus) en la Argentina, que muestra por primera vez la magnitud de la invasión de esta planta exótica en el país que causa perjuicios ambientales en humedales y áreas protegidas.

Sociedades por Acciones Simplificadas, una opción para pequeños empresarios

Un grupo de especialistas de UFLO Universidad analiza este nuevo tipo societario, que tiene como objetivo facilitar la regularización de proyectos emprendedores, a partir de un capital inicial mínimo. Sin embargo, un proyecto de ley pretende dejar sin efecto su trámite de constitución online, pilar de esta iniciativa.

Ciberbullying, una problemática que crece al calor del COVID-19

El incremento de permanencia frente a las pantallas, consecuencia del aislamiento decretado por la pandemia, provocó a su vez un aumento de casos de hostigamiento de modo virtual. Un grupo de especialistas de UFLO Universidad propone claves para identificar y prevenir este fenómeno.

Canal de videos 104