Universidad de Buenos Aires - Facultad de Agronomía

06 de Abril de 2015 | 4 ′ 3 ′′


Los riesgos del dragado del Riachuelo

Los riesgos del dragado del Riachuelo


Un equipo interdisciplinario de investigadores presentó un informe en el cual se evidencia que existen altísimos niveles de contaminación en el sector de Cuatro Bocas y que los sedimentos no pueden continuar arrojándose al Río de la Plata sin un tratamiento adecuado. Los especialistas señalan que estos sedimentos pueden afectar una fuente de agua potable de la Ciudad de Buenos Aires y gran parte del conurbano bonaerense.

La Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) presentó un informe que advierte sobre los riesgos del dragado que se realiza en la zona de Cuatro Bocas del Riachuelo. Según los investigadores, estos sedimentos no deberían seguir trasladándose al Río de la Plata sin medidas de contención o un tratamiento previo, debido a que su altísimo grado de contaminación podría afectar una fuente de agua potable.

El informe presentado en el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo por un equipo interdisciplinario de profesionales de la FAUBA y de la Fundación Agronegocios y Alimentos, adquiere una relevancia especial respecto de otros realizados con anterioridad en el Riachuelo, porque es la primera vez que se informa sobre la contaminación de sedimentos en el sector de Cuatro Bocas, donde confluyen la desembocadura del Riachuelo, el Río de la Plata, Dock Sud y los diques de Puerto Madero.

Los resultados del estudio mostraron que en ese lugar existen altos niveles de metales pesados, principalmente cromo, arsénico, zinc y cobre, muy superiores a los permitidos por las normas internacionales para ser reubicados libremente en un cuerpo de agua.

Debido a que en la Argentina no existen normas específicas para la operatoria de dragado, la calidad de los sedimentos y su disposición, el estudio de la FAUBA tomó en cuenta los parámetros y niveles utilizados en Holanda, Canadá y España, aceptados internacionalmente.

“Los resultados evaluados por las tres normativas muestran el riesgo asociado a la disposición del material dragado del Riachuelo en aguas abiertas del Río de la Plata. Por lo tanto, la disposición del material dragado de la zona de Cuatro Bocas no debe realizarse libremente en aguas y se aconseja evaluar medidas de contención u otras alternativas para su reubicación”, indica el informe realizado por las investigadoras Alicia Fabrizio de Iorio y Alicia Rendina, de la cátedra de Química Analítica.

“El Riachuelo es un río de llanura, tiene un proceso de constante sedimentación y condiciones que favorecen la retención de contaminantes en el lecho. En particular, este sector de Cuatro Bocas posee un alto grado de contaminación debido a fuentes puntuales y difusas de una zona altamente industrializada”, sostuvo a Argentina Investiga Hugo Cetrángolo, investigador de la FAUBA. Y añadió: “Cuando los elementos se trasladan a aguas abiertas, pasan de un medio anaeróbico (sin oxígeno), como es el Riachuelo, a uno aeróbico, como el Río de la Plata, y hay una tendencia a la solubilización en el agua”.

Las obras de dragado sobre el sector de Cuatro Bocas habían sido frenadas en marzo de 2013 por el Juzgado Federal de Morón Nº 2, en el que recayó la competencia del caso Riachuelo por orden de la Corte Suprema de Justicia, hasta que se definieran las normas de control que permitan atenuar el impacto ambiental. La medida cautelar hacía lugar a un recurso de amparo presentado por la Fundación Agronegocios y Alimentos, sobre la base del informe técnico de la FAUBA. Ahora el máximo tribunal deberá dirimir el conflicto.

Tras la presentación del informe de la FAUBA, los investigadores anticiparon que a futuro continuarían haciendo nuevos estudios y definiendo una propuesta que permita implementar una normativa que regule el dragado y la disposición de sedimentos contaminados según parámetros más exigentes, adecuados a las normativas reconocidas internacionalmente.


Juan Manuel Repetto (FAUBA)


Hallan microplásticos en las zonas costeras de Buenos Aires

Investigadoras del Instituto de Tecnología (INTEC) de UADE realizaron un muestreo de arena en las zonas costeras del Área Metropolitana de Buenos Aires para analizar la presencia de microplásticos. Los resultados arrojaron la existencia de microfibras plásticas y microperlas. Un estudio de la Universidad de Newcastle advirtió que una persona promedio podría estar ingiriendo, semanalmente, cinco gramos de microplástico, el peso equivalente a una tarjeta de crédito.

Nanotecnología y botellas recicladas para purificar el agua de efluentes urbanos

Con botellas de plástico recicladas y nanopartículas, investigadores de la Universidad Nacional de La Plata y de la Universidad Nacional del Litoral desarrollan un sistema de filtros que sirve para purificar el agua residual urbana. De este modo, a muy bajo costo, logran disminuir su carga microbiana y toxicidad para luego utilizarla para el riego en zonas semiáridas.

Hallan microplásticos en los peces de la costa porteña del Río de la Plata

Un equipo de investigadores analiza la contaminación con microplásticos hallados en el tracto digestivo de los peces de la costa porteña del Río de la Plata. Entre los ejemplares estudiados se encuentran el bagre blanco, el bagre porteñito y la boga, especies con hábitos alimenticios variados.

Los gases del tránsito vehicular son el principal contaminante del aire en la ciudad de Córdoba

Mediciones efectuadas por investigadores identificaron valores de dióxido de nitrógeno (NO2) por encima de los límites máximos recomendados internacionalmente. La topografía de la ciudad tampoco ayuda: Córdoba se ubica en una depresión, por lo cual la circulación y remoción del aire es mucho más lenta.

Un fotodesinfectante en productos frutihortícolas para reemplazar a los agrotóxicos

Investigadores desarrollaron un fotodesinfectante para productos frutihortícolas. El producto está en tratativas para salir al mercado. Lo que permite hacer este compuesto es alargar la vida de frutas y verduras desde que se produce la cosecha hasta que llega a la góndola.

Investigadoras crearon microcápsulas que previenen la contaminación del maní

Las probaron con éxito tanto en el laboratorio como en plantas acopiadoras de la zona. Sirven para el tipo de maní confitería, el que va a la industria y el que se utiliza como semilla para nuevas siembras.

Canal de videos 103