Mejoramiento genético de semillas de Eucalyptus generarán árboles de óptima calidad para su uso maderable

Universidad Nacional de Santiago del Estero - Facultad de Ciencias Forestales

02 de Febrero de 2009 |


Mejoramiento genético de semillas de Eucalyptus generarán árboles de óptima calidad para su uso maderable


La gran deforestación causada por el uso del suelo que prioriza el cultivo de soja va en desmedro de la siembra de árboles. Ante esto la demanda de madera aumenta. Los investigadores tratan de paliar esta falta mediante la plantación de esta especie arbórea y realizan estudios genéticos para proveer semillas mejoradas.

La deforestación llega a niveles alarmantes en la provincia de Santiago del Estero, donde los monocultivos de soja avanzan en forma desmesurada, sin criterios de evaluación de la capacidad productiva de las tierras, ni del impacto ambiental que estas actividades producen. Además, existe una demanda creciente de productos derivados de los árboles y de madera para su aprovechamiento como leña, postes, carbón, muebles, vigas, etc.

Para hacerle frente a esta situación, un grupo de investigadores de la UNSE propone el cultivo de especies de rápido crecimiento que produzcan maderas de calidad en áreas desmontadas o degradadas, como es el caso del Eucalyptus camaldulensis, que posee un gran volumen de madera y permitirá satisfacer la demanda, cada vez mayor, de leña compacta para carpintería, especialmente en la zona periurbana de la ciudad de Santiago del Estero y de toda la provincia.

Así, se realizó un estudio de mejora genética de la especie que permitió considerables beneficios para establecer la mayor productividad de estos árboles. Con esto se determinó que los que se plantaron con aplicaciones de mejoramiento genético crecieron mucho más en diámetro y volumen que los que no pasaron por este proceso.

“Además de un buen crecimiento de la especie, se necesita que produzca madera valiosa y homogénea, es decir, de buena calidad. Consideramos que muchas respuestas a los problemas del aprovechamiento maderable se encuentran en la estructura anatómica de la especie. Para ello se requiere de este conocimiento y también del de sus propiedades físicas y características funcionales. No existe un criterio simple para evaluar la calidad de la madera, pero se logra una estimación bastante precisa a través de mediciones de un conjunto de características que influyen sobre las propiedades del producto final”, afirman los investigadores.

En esta medición se tienen en cuenta características como densidad de la madera, uniformidad de los anillos de crecimiento, longitud de las fibras, el grano (la disposición recta y vertical del leño), simetría de leño juvenil, presencia de rajaduras de crecimiento y de nudos, etc. También se estudia cómo varía la proporción de albura (la parte fisiológicamente activa del árbol, que tiene color claro). Luego se evalúa la variabilidad de estas propiedades y su efecto combinado. Todo ello provee una herramienta más precisa para seleccionar aquellos árboles que tengan mejor calidad de madera.

Este estudio permitió que el Eucalyptus camaldulensis, especie no tomada en cuenta antes, sea utilizado para la demanda de madera. A partir de su mejoramiento logró ser utilizado como un producto de alta calidad.

El equipo está conformado por Juana Moglia, doctora a cargo, y las especialistas Dra. Ana Giménez, Dra. Sandra Bravo, Ing. Forestal Magalí Venturini y Mirta Spossetti.


María Gracia Fiorentino, Técnica Universitaria en Comunicación Social


Bosques fragmentados

Bosques fragmentados

Investigadores estudian, a través de imágenes satelitales, en qué estado de fragmentación se encuentran los bosques del mundo y alertan sobre el posible aumento de pérdida de especies, la degradación de los ecosistemas y la disminución de la cantidad de dióxido de carbono almacenado en el bosque.

Quebracho, alertan sobre la intensa extracción de algunas de sus especies

Quebracho, alertan sobre la intensa extracción de algunas de sus especies

Un estudio alerta sobre las inciertas perspectivas de conservación de especies de Quebracho, debido a la descontrolada actividad extractiva en la región del Gran Chaco Americano, en especial en provincias argentinas. Los investigadores señalan que en la región nunca hubo manejo de recursos, por ello es importante revalorarlos, ya que la extinción de especies de Quebracho se pronostica sólo para sesenta años más.

Córdoba perdió 150 mil hectáreas de árboles en 12 años

Córdoba perdió 150 mil hectáreas de árboles en 12 años

El dato surge de un estudio que evaluó los cambios ocurridos en la cobertura arbórea de todo el territorio provincial entre 2000 y 2012. Fue realizado a partir de imágenes satelitales y sistemas de información geográfica. A comienzos del siglo XX, Córdoba poseía 12 millones de hectáreas de bosques nativos originales. Para 2012 quedaban sólo 594 mil hectáreas, que ascienden a casi dos millones si se contemplan otros tipos de vegetación. Proponen crear una herramienta interactiva para facilitar el acceso a esta información.

Cuatrocientas mil hectáreas menos de bosque

Cuatrocientas mil hectáreas menos de bosque

Un estudio mostró el alto porcentaje de superficie de bosques que se pierde con la deforestación anualmente. Los investigadores que lo llevaron a cabo consideran que la deforestación no sólo consiste en eliminar árboles, sino que se eliminan todos los organismos que crecen en el bosque y así muchas de las interacciones que existen entre ellos. Consecuencias de una práctica que se intensificó con el paso de los años. Desde las compañías forestales al daño actual.

Recursos naturales, conflictos derivados de su uso y explotación

Recursos naturales, conflictos derivados de su uso y explotación

Los conflictos ambientales derivan del uso, el acceso o la explotación de un recurso natural por parte de dos o más actores con diferentes visiones sobre la utilización y la apropiación de un determinado territorio, e involucran a diversas entidades que van desde pueblos originarios hasta la academia. Desde la UNGS se organiza el Primer Congreso Latinoamericano sobre Conflictos Ambientales, que se realizará a fines de octubre.

Por el cambio climático y la deforestación, hay más parásitos en aves

Por el cambio climático y la deforestación, hay más parásitos en aves

Un estudio en especies silvestres demostró que el incremento de las precipitaciones, la pérdida de vegetación y el hacinamiento de los pichones incrementan los casos de un tipo de enfermedad parasitaria: la miasis. Según concluyeron los investigadores, esta parasitosis es un tipo particular de infección dado que el parásito busca en forma activa al individuo en el que va a hospedar, incluso pudiendo recorrer grandes distancias.

Canal de videos 103