Universidad Argentina de la Empresa - Facultad de Ingeniería y Ciencias Exactas

25 de Enero de 2021 | 6 ′ 37 ′′


Microorganismos nativos que mejoran la producción hortícola



El Instituto de Tecnología (INTEC) de la Fundación UADE desarrolló una colección de microorganismos nativos que mejoran la nutrición y salud de las plantas sin la necesidad de utilizar agroquímicos.

El sector hortícola cumple un rol importante en nuestro país, que incluye la satisfacción de la demanda interna de alimentos para una dieta equilibrada hasta la generación de trabajo genuino. Esencialmente, las hortalizas son valoradas por su gran contenido en vitaminas, minerales y fibras que favorecen una dieta equilibrada. Es por esto, que los alimentos que ingerimos deben estar aptos para el consumo sin la presencia de agroquímicos que perjudican la salud.

Actualmente, en los sistemas de producción intensivos se utilizan insumos químicos, como fertilizantes y fitosanitarios. Estos agentes son usados por los productores por su capacidad de proteger a los cultivos contra cualquier tipo de plaga que los pueda dañar durante su crecimiento. Sin embargo, la aplicación incorrecta representa un riesgo para la salud de los ecosistemas y de las personas, principalmente si no se respetan los tiempos de carencia. El tiempo de carencia de un fitosanitario es el tiempo mínimo que debe transcurrir entre la última aplicación del producto y la cosecha del cultivo para su comercialización.

Como alternativa a los productos químicos, han aparecido pequeños productores dedicados a la horticultura agroecológica y la orgánica ofreciendo un diferencial para un público creciente. A grandes rasgos, estas prácticas buscan prescindir parcial o totalmente de los insumos químicos, acercándose a un modelo de producción que sintonice con los procesos naturales.

Estas nuevas tendencias abrieron el camino al desarrollo de insumos innovadores, entre los que se encuentran los inoculantes microbianos. Estos son productos basados en microorganismos vivos e inocuos que estimulan el crecimiento y sanidad de las plantas, convirtiéndose en una alternativa ecológica para el sector hortícola.

Investigadores del Instituto de Tecnología de UADE aislaron y seleccionaron hongos del género Trichoderma, que funcionan como biofertilizantes para especies hortícolas de hoja como la rúcula. Ensayos de plantas realizados en condiciones de vivero demostraron que la inoculación con estos hongos estimula la germinación e incrementa el peso fresco de las plantas hasta un 75% en comparación con plantas no inoculadas. Esto se debe a la capacidad de estos hongos de actuar como biofertilizantes y bioestimulantes, favoreciendo el crecimiento de las plantas.

Los resultados sugieren que inoculantes en base a cepas nativas de Trichoderma representarían una opción ecológica y económica para incrementar la productividad de estos cultivos reduciendo el uso excesivo de agroquímicos.

En tiempos donde se busca la generación de medios sustentables para evitar la contaminación del medio ambiente, la inoculación de microorganismos nativos que mejoran la nutrición de la planta sin el uso de agroquímicos puede llegar a ser una verdadera opción. Más todavía, si las universidades comienzan a investigar y explorar en la temática. El potencial que el sistema científico y de educación superior le pueden dar a la identificación de inoculantes nativos va a mejorar el rendimiento de la producción agropecuaria sin la utilización agroquímicos. De esta manera, se podrá producir en condiciones ecológicas más sustentables y amigables sin resignar alta productividad.
El sector hortícola cumple un rol importante en nuestro país, que incluye la satisfacción de la demanda interna de alimentos para una dieta equilibrada hasta la generación de trabajo genuino. Esencialmente, las hortalizas son valoradas por su gran contenido en vitaminas, minerales y fibras que favorecen una dieta equilibrada. Es por esto, que los alimentos que ingerimos deben estar aptos para el consumo sin la presencia de agroquímicos que perjudican la salud.

Actualmente, en los sistemas de producción intensivos se utilizan insumos químicos, como fertilizantes y fitosanitarios. Estos agentes son usados por los productores por su capacidad de proteger a los cultivos contra cualquier tipo de plaga que los pueda dañar durante su crecimiento. Sin embargo, la aplicación incorrecta representa un riesgo para la salud de los ecosistemas y de las personas, principalmente si no se respetan los tiempos de carencia. El tiempo de carencia de un fitosanitario es el tiempo mínimo que debe transcurrir entre la última aplicación del producto y la cosecha del cultivo para su comercialización.

Como alternativa a los productos químicos, han aparecido pequeños productores dedicados a la horticultura agroecológica y la orgánica ofreciendo un diferencial para un público creciente. A grandes rasgos, estas prácticas buscan prescindir parcial o totalmente de los insumos químicos, acercándose a un modelo de producción que sintonice con los procesos naturales.

Estas nuevas tendencias abrieron el camino al desarrollo de insumos innovadores, entre los que se encuentran los inoculantes microbianos. Estos son productos basados en microorganismos vivos e inocuos que estimulan el crecimiento y sanidad de las plantas, convirtiéndose en una alternativa ecológica para el sector hortícola.

Investigadores del Instituto de Tecnología de UADE aislaron y seleccionaron hongos del género Trichoderma, que funcionan como biofertilizantes para especies hortícolas de hoja como la rúcula. Ensayos de plantas realizados en condiciones de vivero demostraron que la inoculación con estos hongos estimula la germinación e incrementa el peso fresco de las plantas hasta un 75% en comparación con plantas no inoculadas. Esto se debe a la capacidad de estos hongos de actuar como biofertilizantes y bioestimulantes, favoreciendo el crecimiento de las plantas.

Los resultados sugieren que inoculantes en base a cepas nativas de Trichoderma representarían una opción ecológica y económica para incrementar la productividad de estos cultivos reduciendo el uso excesivo de agroquímicos.

En tiempos donde se busca la generación de medios sustentables para evitar la contaminación del medio ambiente, la inoculación de microorganismos nativos que mejoran la nutrición de la planta sin el uso de agroquímicos puede llegar a ser una verdadera opción. Más todavía, si las universidades comienzan a investigar y explorar en la temática. El potencial que el sistema científico y de educación superior le pueden dar a la identificación de inoculantes nativos va a mejorar el rendimiento de la producción agropecuaria sin la utilización agroquímicos. De esta manera, se podrá producir en condiciones ecológicas más sustentables y amigables sin resignar alta productividad.

Leandro Ezequiel Ungaro
prensa@uade.edu.ar
Leandro Ungaro
Secretaría de Investigación


El poder antioxidante de las bebidas vegetales fermentadas

El poder antioxidante de las bebidas vegetales fermentadas

Según estudios del Instituto de Tecnología (INTEC) de UADE, las bebidas vegetales fermentadas presentan actividad antioxidante. Un equipo de investigadores analiza las diferentes variables para la obtención final de una bebida de base vegetal fermentada que abre el camino para estudiar la presencia de compuestos beneficiosos para la salud y su actividad antioxidante.

Las dietas occidentales afectan a los espermatozoides

Las dietas occidentales afectan a los espermatozoides

Investigadores de la UNCUYO y del Conicet comprobaron que una alimentación elevada en grasas genera alteraciones en el desarrollo espermático y la producción seminal. El estudio realizado en modelos animales también sugiere que el reemplazo parcial por aceite de oliva virgen extra podría ayudar en la recuperación de los parámetros de normalidad.

Cultivo de frutillas “sin suelo”, una alternativa de producción sustentable

Evalúan un nuevo sistema de producción de frutillas sin suelo, para reducir el uso de agroquímicos. Se busca la implementación de alternativas sustentables para el manejo del suelo y los sustratos bajo invernadero. El objetivo es reemplazar el bromuro de metilo, un desinfectante de suelos y sustratos que daña la capa de ozono y la salud de las personas.

Los desafíos de la post-pandemia, una mirada desde la economía ecológica y la economía política

Guillermo Peinado, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Estadísticas de la Universidad Nacional de Rosario, analiza algunos aspectos de la economía global luego del COVID-19. El investigador considera prioritario validar y acrecentar los lazos colectivos que se desarrollaron durante la crisis, sin imponer la economía por sobre los demás factores que hacen a la vida en sociedad.

Buscan extender la vida al brócoli post cosecha con luces Led

Investigadores logran frenar su deterioro exponiendo al vegetal a luces LED. Aunque resistido por muchos, pero reconocido por sus excelentes cualidades nutricionales como fuente de vitamina C, E y fibra, el brócoli logró ganarse, con esfuerzo, un lugar en la mesa de los argentinos. Sin embargo, para mantener ese privilegio, este noble vegetal debe luchar contra un enemigo implacable: su escasa vida post cosecha.

Hallan microplásticos en los peces de la costa porteña del Río de la Plata

Un equipo de investigadores analiza la contaminación con microplásticos hallados en el tracto digestivo de los peces de la costa porteña del Río de la Plata. Entre los ejemplares estudiados se encuentran el bagre blanco, el bagre porteñito y la boga, especies con hábitos alimenticios variados.

Canal de videos 104