Mitos y violencia en parejas jóvenes

Universidad Nacional de Rosario - Facultad de Psicología

20 de Agosto de 2018 | 5 ′ 31 ′′


Mitos y violencia en parejas jóvenes


Vivir en un contexto de violencia durante la infancia, como víctima o testigo, es un factor predictivo de futuras relaciones conflictivas y asimetrías de género.

Un equipo de investigación de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Rosario realizó una investigación sobre "Mitos y violencia en parejas jóvenes" con el objetivo de aportar al debate acerca de la construcción de convivencias saludables. El trabajo exploró las relaciones entre comportamientos violentos observados hasta los 16 años en los padres, victimización y violencia ejercida en el noviazgo y mitos del amor romántico.

"Quienes describen experiencias de haber ejercido violencia, no la habían conceptualizado como tal en un principio y atribuyen el origen y repetición de la misma a factores individuales más que culturales y sociales. En tanto, la mayor violencia de género se asocia a una menor autoestima y mayor depresión", sostiene la investigación.

Para realizar el trabajo fueron entrevistados 753 jóvenes entre 18 y 30 años, de clase media, nivel educativo secundario completo y/o superior que residían en el Gran Rosario y se encontraban en situación de pareja. El análisis de los datos mostró que comportamientos similares a los observados en los padres tales como marcharse, dejar de hablarse, gritar, llorar, insultar, tirar o golpear objetos, empujar, golpear, tienden a replicarse en la propia relación y predicen el 35 por ciento de la violencia ejercida y el 37 por ciento de la victimización.

El informe indica que estar expuesto a un contexto de violencia contribuye a naturalizarla y amplía las posibilidades de ser agresivo o victimizado por la propia pareja, de acuerdo a la identificación familiar que vaya asumiendo cada sujeto.

Las acciones más frecuentes, tanto ejercidas como recibidas son provocar celos, recriminar el pasado, gritar u ofender, decir cosas para hacer enojar al otro, culpar al otro por el problema, encontrándose estas entre los indicadores considerados factores de riesgo y criterios de separación. Un 10% de los encuestados reportó entre 1 y más de 6 episodios de violencia física en el año.

Los mitos

Estas conductas, según explica la psicóloga Graciela Bragagnolo, son justificadas a través de ciertos mitos del amor romántico para continuar con la relación de pareja disfuncional y las asimetrías de género. Se trata de una red de creencias que contribuyen a la naturalización de la violencia en la pareja tales como: "Una persona puede quererme y, al mismo tiempo, hacerme sufrir o tratarme mal", "la fuerza del amor lo puede todo. Él/ella es el amor de mi vida. A pesar de todo, lo/la quiero y me quiere", "sólo puedo ser feliz y contar con cariño en mi vida si tengo una pareja", "los celos de mi pareja son una señal de que me quiere y de que le importo mucho", "si él/ella tiene atractivo sexual y/o reconocimiento social, voy a ser feliz con él/ella", "si le quiero, puedo pasar por alto ciertas conductas controladoras (celular, redes sociales, ropa, salidas, etc.), enojos injustificados o comportamientos humillantes (gritos, sarcasmo, etc.)", "cuando vivamos juntos, dejará de ser celoso/a y/o le ayudaré a controlar su adicción", "algún día cambiará porque, en el fondo, es buena persona".

Los principales transmisores de estas pautas, además de la familia, son los medios de comunicación que refuerzan la creencia "si sufrís tanto es porque amas tanto", explica la profesora y agrega que si eso está naturalizado, "se va dejando pasar". Además, sostiene que la violencia incipiente en el noviazgo quiebra el espacio de confianza y seguridad, fundamental para construir presentes y futuros compartidos y que puede cronificarse por los aprendizajes tempranos: condicionamientos, indefensión aprendida, naturalización de la violencia, déficits de asertividad. "Si en la intimidad no hay respeto, cuidado y apoyo, el afecto no puede circular con fluidez en los vínculos. La seguridad y la paz también tienen que ser construidas en la vida de cada día", afirma.

De todos modos, considera que los hijos son capaces de someter su experiencia a un proceso de reconstrucción que frene la repetición de esas pautas de interacción aprendidas. En este sentido, aparece la pregunta ¿cómo poner límites a un comportamiento violento?

"Hay que aprender a ser asertivo, a poder decir lo que uno siente y piensa de una manera adecuada, dándose un lugar y haciéndose respetar. De lo contrario, hay dos caminos: explotar de forma agresiva o ser pasivos, no expresarse y sentirse mal", explica Bragagnolo. De acuerdo al estudio, los jóvenes oscilan entre estas dos conductas dado que sólo 1 de cada 9 se comportan de forma asertiva.

En definitiva, se consideran como factores de riesgo la influencia del contexto socio‑cultural, la inestabilidad afectiva y los celos y como factor protector, las estrategias asertivas de comunicación.

Esta investigación se enmarca en el Programa Integral para la Difusión y Promoción de Prácticas Saludables de Convivencia, desarrollado por la cátedra Metodologías y Gestión de la Investigación en Psicología y la Asociación Rosarina de Educación Sexual y Sexología (ARESS). Se propone prestar atención a la responsabilidad que compete a los adultos en la transmisión de los modelos de convivencia.

Victoria Arrabal
vicarrabal@hotmail.com
Secretaría de Comunicación y medios Dirección de Prensa


“El feminismo es solidario, es empático y eso debe traducirse en nuestras investigaciones”

“El feminismo es solidario, es empático y eso debe traducirse en nuestras investigaciones”

Si bien el movimiento feminista existe hace más de 200 años con grandes conquistas logradas en cuanto a la igualdad de derechos y oportunidades para las mujeres, en la actualidad, el activismo continúa con mayor ímpetu en las calles y se visibiliza fuertemente en los medios de comunicación a partir de la denuncia y las deudas pendientes. En este contexto, Rosaura Barrios, docente e investigadora del Instituto de Estudios Sociales y Humanos (IISyH), Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHyCS) de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM), analiza el impacto del feminismo en los medios, en la academia y en las calles.

Violencia de género: “Estamos frente a una emergencia”

Violencia de género: “Estamos frente a una emergencia”

La politóloga Andrea Daverio, especialista en políticas de género, analiza la violencia contra las mujeres, el crecimiento de los colectivos que reclaman justicia e igualdad, la Ley Nacional y las políticas públicas que debe implementar el Estado frente al crecimiento exponencial de femicidios en el país.

Consulta pediátrica: cuando se evalúa el desarrollo normal y no la enfermedad

Consulta pediátrica: cuando se evalúa el desarrollo normal y no la enfermedad

El Ministerio de Salud de la Nación implementó una herramienta de seguimiento del desarrollo de los niños y las niñas de nuestro país, denominado Instrumento de Observación del Desarrollo Infantil (IODI). La nueva herramienta evaluará el desarrollo y no sólo las pautas vinculadas con el crecimiento. Además, permitirá generar sistemas de información con los que pueden trazarse mapas de situación por área y a nivel nacional.

Analizan las políticas de seguridad de la última década en Córdoba

Analizan las políticas de seguridad de la última década en Córdoba

Investigadores llevan adelante el estudio y focalizan en el rol que asume el Estado para el abordaje de distintas temáticas, como la violencia en el fútbol, los conflictos escolares y la violencia de género. Los especialistas describieron las estructuras e iniciativas gubernamentales llevadas a cabo en torno a estas conflictividades e identificaron una profundización de la policialización y la mano dura como estrategias de abordaje de la conflictividad social.

Psicoanálisis, escuela y subjetividad adolescente

Psicoanálisis, escuela y subjetividad adolescente

Un conjunto de investigaciones dedicadas al entrecruzamiento del psicoanálisis y la escuela fue editado por la Universidad Nacional del Sur. Recopila los trabajos de ocho años de un grupo interdisciplinario. Entre otras aristas, el trabajo revela cómo la obligatoriedad de la escuela secundaria fue el origen de nuevas tensiones y desencuentros.

Violencia de género, las comisarías en la mira

Violencia de género, las comisarías en la mira

Una de cada tres mujeres ha vivido o vivirá algún tipo de violencia a lo largo de su vida, según estadísticas de la ONU. Cuando la víctima da el paso inicial y busca ayuda, comienza a transitar la llamada “ruta crítica” y uno de los espacios institucionales públicos al que puede concurrir son las comisarías que, en la mayoría de los casos, son la puerta de entrada al sistema judicial. Investigadores misioneros abordaron la problemática.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y Voluntariado

Canal de videos 103

Palabras Claves