Universidad Nacional de Lomas de Zamora - Facultad de Ciencias Agrarias

24 de Agosto de 2009 |


Modo de controlar plagas en el trigo y la soja

Modo de controlar plagas en el trigo y la soja


Con el objetivo de lograr un manejo integrado de plagas, investigadores de la UNLZ realizan un monitoreo de los insectos que afectan a los cultivos del trigo y la soja en la Cuenca del Salado. “Buscamos ayudar a los productores para que sepan cómo y cuándo aplicar el insecticida, y así evitar la contaminación ambiental”, explican los docentes. A partir de la rentabilidad que deja el doble cultivo de trigo y soja en el mismo año, muchas zonas que eran exclusivamente ganaderas comenzaron a practicar la agricultura, por lo que se presentan nuevos agentes que dañan las plantaciones.

Un nuevo escenario presenta nuevos riesgos. El paso de una zona tradicionalmente ganadera a la actividad agrícola no es sólo un cambio de características, sino de protagonistas. Las plagas en los cultivos de trigo y soja son el objeto de investigación de dos proyectos desarrollados por docentes de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora.

Bajo la dirección del ingeniero Néstor Urretabizkaya, los participantes del proyecto monitorearon, caracterizaron y determinaron las principales plagas en trigo y en soja para la zona denominada Abasto Sur bonaerense, que incluye, entre otros, los partidos de Cañuelas, Saladillo, Roque Pérez, Navarro, San Vicente y Brandsen. “El objetivo es que los productores no hagan aplicaciones innecesarias de insecticidas, porque en la zona se hicieron alrededor de cinco o seis por temporada, cuando en manejo integrado se proponen dos o tres, aplicados en el momento que corresponde en la dosis justa”, explica a InfoUniversidades Urretabizkaya.

Mediante estos proyectos, que trabajan sobre las plagas, docentes y alumnos voluntarios se dirigen a los campos de la zona y brindan charlas a los productores para que sepan cómo manejar los insectos que atacan a sus cultivos. Desde el inicio de ambos proyectos, hace ya más de cinco años, los investigadores lograron identificar plagas que se presentan en la zona. El docente graficó: “En el cultivo de trigo está el pulgón verde, que es la principal plaga de emergencia porque pica a las plantas, tiene saliva tóxica y puede provocarles la muerte. En la etapa de llenado de grano está el pulgón de la espiga, que corta la circulación de los nutrientes que van al grano, además de una oruga que estamos monitoreando”.

También para la soja lograron determinarse los insectos que dañan el cultivo. “En verano la cantidad de insectos es muy superior y, sobre todo este año, con la sequía, la tucura fue muy complicada de controlar”, sostiene el investigador y agrega: “Promediando enero aparecieron los trips, que otros años pasan inadvertidos. Más allá de esto, se les dieron herramientas a los productores para tratar las orugas en soja, que son desfoliadoras y algunas afectan los brotes. Para febrero y la primera quincena de marzo están las chinches, que son plagas que afectan directamente al grano”.

La información brindada a partir de ambos proyectos hacia los productores es de vital importancia, ya que si el productor hace las aplicaciones correspondientes se mejora en forma considerable el margen bruto y la rentabilidad del cultivo. Al tiempo que, con estas herramientas, se previenen problemas de distinta índole. Uno de los más importantes es la contaminación ambiental. “Hay distinto tipo de concientización, porque durante muchos años se hicieron siete aplicaciones por temporada, que es un nivel muy alto”, sostiene el investigador.

“La segunda cuestión es la resistencia en los insectos cuando se hacen aplicaciones desproporcionadas. En los últimos 20 años se aplicó un 40 o 50% más de dosis de insecticidas en cultivos desfoliadores de verano. Y todavía no hay resultados satisfactorios. Por último, otra consecuencia de la desinformación de los productores es la generación de nuevas plagas. Como por ejemplo los trips y las arañuelas y el mal empleo de agroquímicos que genera la aparición del bicho bolita, la babosa y los grillos, antiguamente no considerados como plagas”.

El trabajo de los docentes incluye a alumnos que se ofrecen como voluntarios para recorrer los campos y dar charlas a los productores. Además, desde la facultad se edita un folletín con información obtenida a partir de los relevamientos en la zona de acción que se distribuye a más de 400 personas. Urretabizkaya concluyó que “se busca el manejo de las plagas, llevar la población a un límite manejable, porque éstas no pueden eliminarse. Esto se da en una zona que fue históricamente ganadera y para que sirva como ejemplo, tan sólo Cañuelas, que hace 7 años tenía 4 mil hectáreas de trabajo agrícola, hoy ya tiene cerca de 80 mil”.


Silvio Speranza


Cultivo de frutillas “sin suelo”, una alternativa de producción sustentable

Evalúan un nuevo sistema de producción de frutillas sin suelo, para reducir el uso de agroquímicos. Se busca la implementación de alternativas sustentables para el manejo del suelo y los sustratos bajo invernadero. El objetivo es reemplazar el bromuro de metilo, un desinfectante de suelos y sustratos que daña la capa de ozono y la salud de las personas.

Microorganismos nativos que mejoran la producción hortícola

El Instituto de Tecnología (INTEC) de la Fundación UADE desarrolló una colección de microorganismos nativos que mejoran la nutrición y salud de las plantas sin la necesidad de utilizar agroquímicos.

Las comunidades de lombrices alertan sobre el cambio climático

Una nueva señal de alerta: el cambio climático puede impactar en las comunidades de lombrices y las funciones que cumplen. Un equipo de investigación de la UNRC participó de una exploración mundial sobre la diversidad, la distribución y las amenazas que afectan a las comunidades de estos invertebrados. El estudio incluyó a 6.928 sitios de 57 países.

Encuentran indicios de daño genético por exposición a agroquímicos

En el estudio realizado por el área de Biología Molecular del Instituto de Medicina Regional de la UNNE se brinda una estimación del daño genético en personas expuestas a productos químicos y agentes “genotóxicos”, es decir, aquellas sustancias que pueden unirse directamente al ADN causando mutaciones que pueden derivar o no en enfermedades oncológicas

Camas biológicas: una alternativa eficaz para reducir la contaminación

Ensayan una tecnología capaz de degradar agroquímicos utilizando el propio suelo y materiales de desecho. Permite tratar altas concentraciones, por lo que los investigadores apuntan a su uso en las operaciones de carga de pulverizadores.

Una cruzada por preservar la semilla del tomate platense

Una cruzada por preservar la semilla del tomate platense

Un novedoso proyecto de extensión de la Universidad Nacional de La Plata rescata y conserva más de nueve variedades de semillas de tomate platense para que puedan ser sembradas el año próximo. La iniciativa beneficia de manera directa a decenas de productores familiares del cinturón hortícola, garantizando la calidad y perdurabilidad de las variedades locales a muy bajo costo.

Canal de videos 104