Universidad Nacional de Córdoba - Centro de Estudios Avanzados

16 de Marzo de 2009 |


“Por primera vez las mayorías se identifican con la democracia”



Susana Bonetto, directora del doctorado en Ciencias Políticas que dicta el Centro de Estudios Avanzados, dialogó con InfoUniversidades. Con una mirada que escapa a los esquematismos y revisiones reivindicatorias, la especialista reflexiona sobre el funcionamiento de las instituciones de gobierno, sus límites y contradicciones, y afirma que la influencia de los medios de comunicación en los debates sociales responde a la ausencia de vínculos de representación sólidos. "La democracia se legitima naturalmente cuando uno siente que participa en la construcción de equidad".

-¿Cuáles cree usted que serían los mecanismos y espacios que permiten afianzar la democracia?
-La democracia se afianza cuando en la mayoría de la población hay una identificación con sus valores y una aceptación de que esta forma de gobierno permite la realización de proyectos grupales, sociales y políticos. Uno de los grandes problemas para que se la asuma de este modo es la generalización de la creencia de que la democracia liberal es la única forma de existencia democrática. Entre otras cosas, este modelo no asume la cuestión del conflicto, amparándose en la utopía del consenso y pretendiendo que en sociedades tan desiguales como las latinoamericanas esto es siempre posible. Entonces, esa propuesta de que siempre se debe buscar el consenso y el acuerdo es ficticia, ya que para que los intereses de un actor se realicen, se tienen que tocar los intereses de otro.

"Cuando se establece que los problemas centrales de nuestra democracia son la falta de consenso entre los partidos, la soberbia de los gobernantes o la corrupción, se oculta el problema central que es socio económico. Este tipo de debates relegan la verdadera cuestión, que sí aparece con mucha fuerza en países como Bolivia y Venezuela, o en lo que seguramente se desencadenará en Ecuador y Paraguay. En estas democracias quienes asumieron legítimamente el gobierno están interrelacionándose con un pueblo movilizado. Un pueblo que representa a los excluidos estructurales, a los que desde la época de la conquista nunca se les respetaron sus identidades y construcciones. En ese sentido, el caso de Bolivia es paradigmático”.

-Sin embargo, según opiniones de analistas e intelectuales, estos procesos de cambio en América Latina logran un bienestar social que desconoce las instituciones democráticas, el funcionamiento republicano y dinamitan la democracia misma. ¿Qué opina sobre esta afirmación?
-Para mí no es cierto. Estos procesos avanzan sobre un tipo de institucionalidad que es la del Estado de derecho liberal. Por eso plantean reformas constitucionales, para poder construir otro tipo de instituciones que representen las demandas y valores de los pueblos que eligieron a esos gobiernos. Y esto no significa que no tengan institucionalidad. Cada generación y cada contexto histórico produce sus espacios, sus procesos, sus valores, sus objetivos, pero parece que la institucionalidad liberal dijo la última palabra para siempre y, a partir de allí, se cerró la racionalidadbuscar.

"Esas instituciones son otra expresión de la democracia. No debería descalificárselas en tanto respetan los procedimientos democráticos, en el sentido de no avasallar las normas que implican el procesamiento del conflicto pacíficamente y la decisión de las mayorías sin que se pierda de vista la voz de las minorías. Por primera vez en Latinoamérica las mayorías se identificaron con la democracia, pero con el tipo de democracia formal”.

-Cuando acabamos de conmemorar 25 años de democracia, ¿qué festejamos?
-Lo que es digno de festejar: la construcción de un Estado de derecho frente al terrorismo. A partir de allí la democracia priorizó lo institucional, sus reglas y procedimientos.
Hay dos cuestiones centrales para una democracia: la equidad y la participación, porque de lo contrario queda reducida a lo procedimental, de mayor o menor adhesión. Pero cuando uno siente que participa en la construcción de un proceso popular generador de equidad, entonces la democracia se legitima naturalmente, no hacen falta medios de comunicación ni prometer cosas imposibles, sino el compromiso de los ciudadanos.

-¿De qué manera puede reencausarse el debate político hacia espacios que habiliten ese compromiso?
-Para ello son necesarios los partidos, los movimientos, una dirigencia política que logre construir la representación. Los medios de comunicación influyen en los debates sociales porque no existen vínculos de representación sólidos, que surjan de un partido, de una dirigencia o de un liderazgo, que a veces es lo que permite un inicio de recomposición. La política no es pura racionalidad. No tiene nada de antidemocrático un liderazgo que respete la institucionalidad y no manipule, porque si hay confianza en un liderazgo hay interrelación. La pura manipulación dura muy poco tiempo, o perdura por la fuerza.


Leandro Groshaus


Memoria, verdad y justicia: cómo trabaja el Equipo Argentino de Antropología Forense

El investigador Juan Nóbile, de la Universidad Nacional de Rosario, forma parte del Equipo Argentino de Antropología Forense que está postulado al Premio Nobel de la Paz 2020. Su tarea científica apunta a conocer la verdad y colaborar con la justicia en casos de violaciones a los derechos humanos.

Analizan un archivo de negativos fotográficos de la dictadura

Natalia Magrín propone un tratamiento de las imágenes a partir de conceptos académicos y pensadas “como destellos o fragmentos que entregan lo que fue el terrorismo de Estado en Argentina, para hacer un tratamiento de la política de los restos como lógica de pensamiento”.

La escuela después de Sarmiento

José Tranier, doctor en Ciencias de la Educación, analiza la ruptura del modelo tradicional y las nuevas reconfiguraciones institucionales que se produjeron en la institución a partir de la crisis del 2001.

Diálogo con Marcelo Saín, especialista en temáticas de seguridad

Marcelo Saín es politólogo y doctor en Ciencias Sociales recibido en la Universidad Estadual de Campinas (Brasil). Se especializa en temáticas de seguridad y estudia las relaciones que tejen los militares y los policías respecto a los actores de la política, desde el retorno a la democracia hasta la actualidad. Su especialización lo llevó a la función pública y durante 2002-2003 se desempeñó como viceministro de Seguridad bonaerense

Adolescentes y política, una relación aún no consolidada

Enmarcado dentro de la teoría de las representaciones sociales, un estudio de la Universidad de Flores sobre estudiantes secundarios demuestra que en ese sector la política se piensa negativamente porque se la vincularía a formas de participación convencionales.

Desde las instituciones, abordan las resignificaciones y disputas por el sentido

Desde las instituciones, abordan las resignificaciones y disputas por el sentido

Lo hacen en clave posfundacional y sobre contextos específicos como la configuración discursiva gubernamental. Los investigadores proponen estudiar los procesos políticos contemporáneos desde “marcos novedosos que permitan complejizar el análisis”. Aseguran que la investigación “se articula de múltiples formas con la actualidad de américa del sur”.

Canal de videos 104