31 de Julio de 2014
Portadas Anteriores

SuscribirEnviarContacto

Suscribir | Enviar | Contacto

Español | English

Buscador

por fecha | por universidad

Tiempo de lectura: | +A| A| A-

Universidad Nacional de La Plata
Facultad de Ciencias Naturales y Museo
07 de Diciembre de 2009

Quiénes habitaron la costa marplatense hace 1.500 años

Mucho antes de que Mar del Plata adquiriera su estatus de ciudad balnearia por excelencia, grupos aborígenes provenientes de la llanura pampeana visitaron sus playas y se establecieron en campamentos temporarios. Así lo estableció un grupo de arqueólogos de la UNLP, que desde hace seis años realiza excavaciones en la costa bonaerense. En la zona del Faro de Punta Mogotes, donde está ubicado el complejo balneario Waikiki, se halló uno de los yacimientos arqueológicos más ricos, donde fueron descubiertos innumerables restos de lobos marinos y armas de caza, lo que permitió establecer que aquellos aborígenes explotaron a esos animales para su alimentación. También se determinó que, a pesar de tener sus campamentos a orillas del mar, no practicaban la pesca.

Quiénes habitaron la costa marplatense hace 1.500 años

En rigor, la presencia de actividad humana en la zona costera de Mar del Plata fue detectada en investigaciones anteriores. Sin embargo, las últimas misiones arqueológicas realizadas en 1940 no lograron determinar con exactitud si se trataba de los mismos habitantes de la llanura que se trasladaron hasta allí, o si eran en realidad aborígenes desconocidos y originarios de esa región. Tuvieron que pasar casi 70 años para que los especialistas de la UNLP pudieran develar el misterio acerca del origen de los primeros marplatenses.

Fue esta incógnita la que guió la investigación de Mariano Bonomo: “Desde 1940, el litoral marítimo pampeano había quedado relegado para la arqueología, ya que todos los estudios se centraban en la sierra y la llanura. Hasta hoy era muy poco lo que se sabía de aquellos habitantes, de su procedencia y de la antigüedad de los asentamientos; lo que yo buscaba era obtener nuevas evidencias y certezas sobre estas cuestiones”, comentó a InfoUniversidades el joven arqueólogo y doctor en Ciencias Naturales de la UNLP.

Los investigadores relevaron unos 300 kilómetros de costa desde Mar del Plata hasta Tres Arroyos y hallaron uno de los yacimientos arqueológicos más ricos en la zona del Faro de Punta Mogotes, en las inmediaciones del Arroyo Corriente, donde está ubicado el complejo balneario Waikiki. Allí fueron descubiertos innumerables restos de lobos marinos, lo que permitió establecer, junto con el hallazgo de armas de caza, que aquellos aborígenes explotaron las colonias de lobos marinos para su alimentación.

Uno de los rasgos curiosos de la investigación es que se logró demostrar que, pese a establecer sus campamentos en las cercanías del mar, los aborígenes no practicaban la pesca. La base de su dieta era, al igual que en la mayoría de los grupos de la llanura pampeana, la carne de guanaco. Además, se dedicaban a la recolección de frutos pero no practicaban la agricultura. Se determinó que estos aborígenes nómades se movían en una franja costera de 300 kilómetros, estableciendo campamentos en grupos pequeños -de unas pocas familias- compuestos por no más de cien personas.

Indicios, pistas y certezas

“Nosotros tratamos de reconstruir la historia, el pasado y la forma de vida de nuestros antiguos habitantes; para ello, cada pieza arqueológica, cada resto orgánico, cada elemento o rastro de vida humana se transforma en una pista que nos permite elaborar teorías y dar respuesta a muchos interrogantes. Somos una especie de detectives del pasado”, comentó Bonomo, y agregó: “A veces alcanzamos respuestas certeras y plenamente comprobables; otras, sólo podemos tejer conjeturas”.

Una de las certezas que obtuvieron los investigadores señala que las excavaciones costeras y las del interior de la llanura pampeana poseen una serie de patrones compartidos a escala regional que demuestran lazos culturales entre las poblaciones que los generaron. Por ejemplo, los escasos fragmentos de cerámica decorados que se recuperaron en la costa presentan diseños similares a los registrados en sitios arqueológicos del interior.

Bonomo explicó que “en el litoral se hallaron algunas vasijas con pintura roja e incisiones con motivos compuestos formados por líneas rectas paralelas ubicadas cerca del borde y en zig-zag, conformando triángulos rellenos con líneas rectas paralelas en su interior. Esta alfarería decorada puede ser considerada como un vehículo de transmisión de información no verbal codificada compartida entre los grupos humanos que habitaron tanto la costa como el interior”.

Además, los estudios realizados sobre restos óseos humanos recuperados en sitios ubicados en el litoral marítimo y en las llanuras sugieren una misma dieta, constituida principalmente por alimentos de origen continental y complementada con recursos marinos. Esto indica que la explotación de recursos marinos implicaría una ocupación ocasional o estacional de la costa.

Asimismo, se detectaron similitudes tanto en los ajuares funerarios -constituidos por cuentas de caracoles, pigmentos y bolas de boleadora-, como en el tipo de deformación craneana y de entierro secundario en contextos mortuorios, así en la costa como en las llanuras. Los instrumentos y herramientas de piedra hallados en las excavaciones realizadas en las zonas de médanos muestran características tecno-morfológicas semejantes a los elementos encontrados en los sitios arqueológicos del interior.

A partir de toda esta evidencia, Bonomo afirmó que “la relación costa-interior no debe ser abordada como una dicotomía que opone grupos culturales que habitaban diferentes ambientes, sino como una unidad con una identidad grupal, contingente y flexible que produjo materiales con marcadas similitudes reconocibles arqueológicamente”.

Ahora, en el Delta del Paraná

Desde 2006, Bonomo lleva adelante excavaciones en el Delta del Paraná, en la zona de islas ubicadas frente a la costa de Rosario y Entre Ríos. El objetivo de la investigación es lograr establecer cuál fue el modo de vida de los grupos aborígenes que habitaron la región y cuál la influencia de los guaraníes que llegaron posteriormente. Hasta el momento ya detectaron 55 sitios arqueológicos y realizaron excavaciones en dos de ellos.

Por el valor de los descubrimientos alcanzados con su investigación, Mariano Bonomo fue distinguido recientemente con el Premio Estímulo para Jóvenes Investigadores que otorga la Fundación Museo de La Plata “Francisco Pascasio Moreno”. Bonomo se desempeña actualmente en el Laboratorio 3 del departamento Científico de Arqueología, de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la UNLP.

Eduardo Spinola
espinola72@gmail.com
Unidad de Prensa
Dirección General de Comunicación y Medios
Universidad Nacional de La Plata




Notas Relacionadas

pie ministerio de educacion argentina un pais en serio secretaria de politicas universitarias subsecretaria de gestion y coordinacion de politicas universitarias siu cin

ARGENTINA INVESTIGA © Argentina Investiga. Todos los derechos reservados - Argentina | Canales RSS