Reciclado de papel: nuevas metodologías y productos de valor agregado

Universidad Nacional de Rosario - Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas

13 de Agosto de 2012 | 4 ′ 58 ′′


Reciclado de papel: nuevas  metodologías y  productos de valor agregado


Convertir desechos de material celulósico en compuestos de alto valor agregado es el trabajo de un grupo de investigadores. Los productos obtenidos tienen potencial utilidad en las industrias farmacéutica; agroquímica, de esencias, aromas y sabores. La investigación se basa en los principios de la química verde, que apunta al ahorro de energía, evitar la generación de desechos, y el empleo de fuentes de materia prima renovable.

Miles de toneladas de desechos son producidos por año como consecuencia directa de la actividad humana. De estos desechos, el papel y el cartón conforman una porción importante dado que, a nivel mundial, se producen cerca de 300 millones de toneladas de papel al año que equivalen, en peso, al triple de la producción total de automóviles. Los investigadores del Instituto de Química Rosario trabajan con estos materiales de residuos y los degradan para obtener compuestos con estructuras moleculares más simples de interés en la industria química.

“Nuestro propósito es el aprovechamiento de materiales celulósicos de bajo costo para transformarlos en compuestos de alto valor agregado. La explotación de celulosa -explicaron a Argentina Investiga los científicos- es de larga data. El papel es un producto de origen vegetal cuyo principal elemento constitutivo es la celulosa. Trabajamos con distintas fuentes de celulosa y tratamos de utilizar en particular aquellas que son un desecho como el papel usado. Este último suele ser reciclado, pero el proceso no puede repetirse más que un número limitado de veces”.

“Estudiamos además, la utilización de otras fuentes de celulosa como la cáscara de los porotos de soja, harina de soja, incluso, empleamos los barros de celulosa que son generados en grandes cantidades por las empresas papeleras de la zona, material a partir del cual hemos logrado excelentes resultados”, comentaron los responsables del proyecto, doctores Alejandra Suárez y Rolando Spanovello.

Los procesos desarrollados por los investigadores para el reciclado de papel de desecho o material celulósico son económica, tecnológica y ecológicamente viables y la metodología no requiere una alta tecnología ni una gran inversión de capital, en sintonía con el desarrollo sustentable.

Desde el inicio del proyecto se trabajó sobre dos ejes principales: desarrollar nuevas metodologías para degradar la cadena polimérica de celulosa y transformar los productos así obtenidos en compuestos de interés industrial. El primer objetivo implica la obtención de un producto denominado levoglucosenona, que posee características químicas importantes. Esta molécula además de tener un alto valor agregado, es una novedosa unidad estructural para el desarrollo de compuestos de interés industrial.

“La transformación química de celulosa en levoglucosenona ya se conoce, pero nosotros hicimos una innovación en la metodología de obtención, para lo cual desarrollamos un proceso de pirólisis asistido por radiación de microondas que dio lugar a la solicitud de una patente en 2008. El proceso de pirólisis consiste en calentar la materia orgánica para producir su degradación en forma controlada y transformarla selectivamente en unidades más pequeñas. La metodología desarrollada nos dio acceso a importantes cantidades de levoglucosenona, permitiéndonos proveer de esta materia prima a una empresa farmacéutica extranjera durante un período de dos años, demostrando que las metodologías que utilizamos son realmente aplicables”, detalló Suarez.

“Nuestros estudios no sólo están enfocados en nuevas metodologías para degradar la cadena polimérica de celulosa, sino también en la transformación de los productos que obtenemos en compuestos que también sean útiles para la industria, como catalizadores e intermediarios claves para la obtención de compuestos con actividad biológica” agregó.

Química verde

El de química verde es un concepto que hace su aparición en la década de los noventa. “La química verde o química sustentable apunta a prevenir más que a remediar, estudia cómo evitar la generación de desechos, usar solventes inocuos como el agua, buscar procesos que ahorren energía, evitar el uso de reactivos tóxicos, y utilizar fuentes de materia prima renovable”, indicó Spanovello.

“Es por esto que este proyecto apunta al desarrollo sustentable, hacemos transformaciones químicas enfocadas en procesos que permitan el ahorro energético, el empleo de soluciones acuosas, las radiaciones microondas, todas estas nuevas metodologías convergen en los principios de la química verde. Si es posible hacer una reacción cuyo calentamiento sea más eficiente y obtener el mismo resultado, se pueden reducir en forma notable los tiempos de reacción, con el consecuente ahorro de energía”, sostuvieron los investigadores.

Esta investigación, que se desarrolla desde principios de 2002, logró importantes avances, ha dado lugar a publicaciones científicas a nivel internacional, y sus trabajos fueron premiados en distintos congresos nacionales e internacionales.

Silvana Di Stéfano
sdistefa@unr.edu.ar
Silvana Di Stefano
Secretaría de Comunicación y Medios - Dirección de Prensa


Evalúan el progreso económico en base a un nuevo índice

Evalúan el progreso económico en base a un nuevo índice

La unidad de análisis “Vector de competitividad” fue creada por un grupo de investigadores de la Facultad de Ingeniería, tomando en cuenta variables como el valor añadido, el grado de competitividad y la productividad. “Este índice muestra el progreso industrial sobre un sector, lo que nos permite entender el comportamiento de la economía”, explicó Ricardo Amé.

En las características del suelo buscan el origen de las inundaciones rurales en Córdoba

En las características del suelo buscan el origen de las inundaciones rurales en Córdoba

Una investigación sobre cómo afecta a la producción la presencia de suelos sódicos propone comprender el motivo de las últimas anegaciones en terrenos rurales de la Provincia. El trabajo, dirigido por Elena Bonadeo, permitirá tomar decisiones sobre qué cultivar en estas zonas y cómo aumentar la productividad.

Semillas de girasol, mejoran su producción a partir de desecantes

Semillas de girasol, mejoran su producción a partir de desecantes

Investigadores de la Facultad de Ciencias Agrarias estudian nuevas tecnologías que permitan utilizar los desecantes de manera responsable. El trabajo, que se centra en el girasol, tiene como objetivo aumentar la capacidad de realizar cultivos en contraestación y partió de la inquietud de pequeños productores semilleros quienes le plantearon a la Facultad la posibilidad del uso de químicos para aumentar la producción.

Desarrollan un aceite saludable único en el país

Desarrollan un aceite saludable único en el país

Investigadores santafesinos diseñaron óleos de girasol y de soja similares en aspecto y sabor a los demás, pero con una gran diferencia: contienen menos triglicéridos y, por lo tanto, engordan menos. Para su obtención, los especialistas sometieron los aceites a un tratamiento llamado Glicerólisis, a partir del cual se emplea glicerina que convierte en forma parcial al triglicérido original en un diglicérido.

Control biológico, cómo atacar las plagas sin dañar el medio ambiente

Control biológico, cómo atacar las plagas sin dañar el medio ambiente

Investigadores analizan la introducción de enemigos naturales de las plagas para reducir los daños que estos organismos ocasionan en los cultivos. El conocimiento generado permitiría disminuir el uso de pesticidas empleados por parte de los productores agropecuarios y, de esta manera, contribuir a resguardar los sistemas agrícolas.

Radiactividad en alimentos, hallan un nuevo método para determinarla

Radiactividad en alimentos, hallan un nuevo método para determinarla

El licenciado Alberto Jech, de la Universidad Nacional de Luján, reveló los avances en el proyecto llevado adelante para determinar la cantidad de radiactividad que poseen los alimentos. El especialista destacó que se trata de un método alejado de los químicos que emplea técnicas como el traspaso de la física nuclear a los alimentos. En la actualidad se evalúa la materia prima producida en Argentina, como los granos y la leche, pero de cara al futuro analizarán otros elementos.

Dirección Nacional de Desarrollo Universitario y VoluntariadoConvocatoria Agregando ValorConvocatoria Cultura y Sociedad

Canal de videos 103