Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires - Académicas y Rectorado

29 de Junio de 2020 | 16 ′ 45 ′′


Ser digital en tiempos de pandemia

Ser digital en tiempos de pandemia


La UNNOBA mantiene sus tareas esenciales en funcionamiento gracias a la infraestructura y los programas que implementa. ¿Hay riesgos de colapso comunicacional?, la creciente demanda ¿hará caer toda la infraestructura de internet? Diálogo con el prosecretario de TIC de la Universidad, Hugo Ramón.

Cuando el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio parecía suspender y desvanecer toda actividad, las esperanzas se volcaron sobre la virtualidad. Lo sólido se desvanece en bits, y comenzó a hablarse de “teletrabajo”, “educación por videoconferencia con aulas virtuales”, “ventas online”… La computadora podía abrir lo que el virus clausuraba.

“Si bien la pandemia nos puso en otro nivel de exigencia, ya veníamos trabajando bastante en el home office”, señala a Argentina Investiga Hugo Ramón, prosecretario de Tecnología de la Información y la Comunicación de la UNNOBA. Mediante una entrevista realizada por videoconferencia contó aspectos de la preparación de la Universidad para esta etapa.

La UNNOBA ya tenía preparada una herramienta de llamadas de video a distancia por una necesidad que apareció en el momento justo: “Empezamos a usar el software Jitsi desde octubre del año 2019 motivados por los problemas que tuvimos con las salas de videoconferencias. Nos preguntamos qué alternativas había a contar con algo físico, a una sala de reuniones a donde tienen que ir los alumnos para presenciar alguna clase o conferencia por video”. El reemplazo de las salas físicas de videoconferencia por el nuevo programa había llegado justo: “Aunque, obviamente, ahora dependemos de la calidad de la conectividad de cada uno de los usuarios, la situación nos tomó preparados”, afirma Hugo Ramón.

En la Argentina se asistió a una búsqueda similar en las instituciones educativas de todos los niveles, aunque esa búsqueda era veloz en función de encontrar las tecnologías necesarias para mantenerse en contacto con los alumnos. Algunas optaron por la videoconferencia, y fue así que saltó hacia las noticias nacionales un programa hasta entonces fuera de las primeras planas: Zoom. Como era de esperar, los gigantes tecnológicos también respondieron a la demanda mundial, y se reforzó la publicidad de “Google Meet”, “Teams” de Microsoft o “FaceTime” de Apple.

Jitsi Meet, en cambio, es un software libre, de código abierto, mediante el cual cada institución puede desarrollar su propio servidor sin necesidad de depender de agentes externos, sin pagar licencias y dándole la configuración deseada. “Jitsi está instalado en la infraestructura de la Universidad desde octubre de 2019, en el marco de la plataforma de Educación Digital, que es una estrategia que nos planteó el rector desde hace unos tres años y que tiene sus inicios en el expediente digital, algo que comenzamos a trabajar en 2012. Se trata de una estrategia que tiene un eje puesto en las herramientas del software libre.

Educar sin muros

Aunque la educación a distancia tiene su recorrido a nivel pedagógico, el auge por el trabajo “cara a cara” en las pantallas es una demanda concreta en general, más allá de las complicaciones de la conectividad, incluso como si fuera la única alternativa. ¿Por qué estas herramientas salieron de esta manera, con tanta fuerza, como una demanda educativa general? Para Hugo Ramón, “al ser una herramienta sincrónica (intercambio en tiempo real) permite otro tipo de contacto, más cercano, con los alumnos. Las plataformas de aulas virtuales son un lugar en donde la comunicación es vía foros y mensajes, con el planteo de consignas por actividades. Con las videoconferencias, como las que permite el Jitsi Meet que estamos usando, es cierto que se plantea una relación más cercana y parecida a lo presencial; incluso podemos ir más allá y pensar que los exámenes tradicionales podrían tomarse mediante las conferencias a distancia”.

En este sentido, la UNNOBA implementó un servidor Jitsi exclusivo para la toma de exámenes finales y trabajos de finalización de cursada o tesis. Con esta metodología fue que Fernanda de la Cruz Borthiry se transformó en la egresada número 95 de la Licenciatura en Genética, la primera en hacerlo de manera virtual, con la defensa de su trabajo final de grado “Estudio sobre el efecto del ambiente enriquecido en el proceso de implantación embrionaria en ratón”, ante un jurado y sus directores de tesis el viernes 17 de abril de este año. También en el Instituto Académico de Desarrollo Humano se tomó una defensa de trabajo final de la Licenciatura en Producción de Bioimágenes a la alumna Celeste Susi, ante el tribunal y sus directores.

Hugo Ramón señala que “desde hace mucho tiempo los equipos de videoconferencia se utilizan en las Universidades para las defensas ante jurados de distinto tipo; la diferencia es que la gente tenía que ir al lugar en el que estaba el equipo de video, un lugar físico específico”. Sin embargo, ahora “este tipo de herramientas, como el Jitsi, permiten hacer lo mismo pero desde la propia casa, en vez de ir a la sala de la que disponía la sede universitaria”.

Y más allá de lo netamente académico, la plataforma de videoconferencias implementada está siendo utilizada también con fines comunicacionales extendidos, como el ciclo “UNNOBA en Movimiento. Diálogos en tiempos de pandemia”, un espacio en el que el rector Guillermo Tamarit dialoga con invitados especiales junto a intendentes, legisladores, dirigentes sociales, sindicalistas y referentes de la sociedad civil. En los encuentros se abre un espacio de interacción entre asistentes mediante la plataforma virtual Meet UNNOBA.

La continuidad académica en foco

Al momento de declararse la suspensión de las actividades presenciales, la Universidad declaró la implementación de un Plan de Continuidad Académica para asegurar el proceso de formación de los estudiantes de los niveles secundario, pregrado, grado y posgrado, mediante la utilización del entorno virtual de enseñanza y aprendizaje que dispone la Universidad (https://plataformaed.unnoba.edu.ar/). En este sentido, el prosecretario detalla: “La Universidad venía con una estrategia de educación a distancia que fue evolucionando hacia una estrategia de educación digital, con cuestiones pedagógicas específicas y con una plataforma como Moodle, que permite tener todos los cursos en línea. Pero este camino era incipiente y no se pensaba tener que poner absolutamente todas las materias en la nube”.

Desde la Universidad se venían realizando cursos de capacitación para que los docentes desarrollen un plan de trabajo en línea, pero “de ninguna manera se había contemplado lo que está pasando ahora”. “En marzo a nuestra plataforma digital accedieron más de 5.500 alumnos, y la Secretaría Académica comenzó el seguimiento de los que no pueden acceder para comunicarse con ellos. La hipótesis que tenemos es que el mayor número de los que no acceden es por problemas de conectividad en sus casas”.

Algunos docentes ya venían utilizando las aulas virtuales como un soporte para el trabajo de sus clases presenciales. Otros lo tenían presente como un repositorio de la presencialidad, e incluso algunos “iban más allá y se animaban a darle otro uso a lo virtual”. Ramón destaca que “desde febrero hubo capacitaciones mediante cursos de posgrado acerca del diseño de cursos virtuales, en donde el área de Educación Digital empezaba su plan de expansión, formando a los docentes en lo metodológico, con actividades y exámenes sobre la virtualidad”.

De hecho, según informó el área de Educación Digital de la UNNOBA, al inicio de esta situación de emergencia y aislamiento obligatorio “fueron creadas 303 aulas virtuales”, de manera que quedó comprendida “la totalidad de las asignaturas que se dictaban al momento de la suspensión de actividades presenciales para las carreras de grado”. Hugo Ramón indica que este recurso virtual, las aulas disponibles dentro de Moodle, son el corazón de la estrategia de educación no presencial.

¿Estamos conectados?

Uno de los cuellos de botella es la conectividad, algo que sobrepasa los deseos o políticas de una sola institución. En este sentido, Ramón es taxativo: “Uno de los riesgos que veo es el colapso de los ISP (proveedores de servicios de internet). Por eso hay que insistir en el uso responsable de internet. Estamos viendo una degradación del servicio y en nuestro caso el riesgo fundamental no pasa por tener la Universidad funcionando, sino porque no se corte el servicio de internet en las casas de alumnos, docentes y no-docentes”.

En relación a los alumnos, existe un plan de seguimiento de la Secretaría Académica sobre los casos de escasa o falta de conectividad. “Si algo dejó claro esta situación es que internet es un servicio público, es tan crítico como la luz. Por lo que la declaración de servicio público se tiene que resolver, sobre todo para los sectores más vulnerables”, asegura Ramón.

Otro aspecto a considerar para esta etapa de comunicaciones digitales es el componente físico o hardware. Se ha puesto en evidencia a nivel nacional la desactualización del parque informático, máquinas que eran de un uso eventual de golpe se convierten en herramientas fundamentales para el trabajo en casa o para estudiar. La misma computadora en una familia que se usa para todo, o la inexistencia de computadoras con la sola presencia de teléfonos que aparecen como “el único recurso”. “Respecto al equipamiento está claro que no deberían ser pensados solamente como un bien de consumo o de lujo”, indica Ramón. Claramente los precios prohibitivos de las computadoras, en comparación con los ingresos salariales, indican eso.

Investigadores e intelectuales de las nuevas tecnologías, como por ejemplo Alejandro Piscitelli, plantean que las computadoras deben ser consideradas como tecnologías del conocimiento. Esto implicaría que no sean consideradas como “simples” bienes de consumo. Y otros, incluso, llegan a plantear que son extensiones de nuestros sentidos y de nuestro cuerpo, verdaderas “prótesis cognitivas”. A ese nivel llegan las implicancias.

Hugo Ramón agrega una comparación: “Así como en su momento se planteó el derecho al acceso a los libros, y fue como un ‘termómetro’ del acceso a la cultura, algo similar debería suceder ahora con las computadoras y el acceso a internet. Debería ser fácil de acceder, mantener y actualizar. La computadora hoy es un recurso que pasó a ser crítico de un instante al otro. Imagino que políticamente se puede hacer mucho para que esto pase y resolver el problema que emerge en este momento. Es como lo que pasa con la Salud Pública, aparece y se visualiza el problema cuando lo necesitás en extremo”.

Táctica y estrategia de la cultura digital

Todo este tipo de actividades se enmarca en una estrategia general que se llama “UNNOBA DIGITAL” y que involucra las funciones sustantivas, que son lo Académico, la Investigación, y la Extensión, pero también todo lo administrativo, que es algo transversal. Hugo Ramón destaca: “Si bien la pandemia nos puso en otro nivel de exigencia, ya veníamos trabajando bastante en el home office. Por ejemplo, muchas tareas administrativas las resolvimos en áreas críticas utilizando open VPN, que permite que un usuario desde su casa pueda acceder a los servicios restringidos a la red interna de la Universidad, servicios esenciales como el expediente digital. Con esta tecnología pudimos escalar rápidamente en esta etapa de cuarentena y aislamiento”.

Para poder resolver la cantidad de tareas y demandas que tiene una institución compleja, las universidades argentinas integran un espacio denominado “Consorcio SIU” (Sistema de Información Universitaria), dependiente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), un espacio que plantea dotar a las universidades de aplicaciones informáticas de gestión y productividad desde un compromiso con el desarrollo del software libre. La UNNOBA participa del Consorcio e implementa todas las soluciones centrales que provee, como el sistema Guaraní para la cuestión académica, el Mapuche para recursos humanos y sueldos, Pilagá para lo presupuestario. “Estos desarrollos del SIU encajan perfectamente con nuestra política de software libre”, aclara Ramón.

Los bits también tienen estrés

El aislamiento provocó incrementos en los niveles de demanda de los recursos en red. Y el estrés no cae sólo sobre los recursos técnicos, también sube la demanda sobre quienes deben atender al funcionamiento de todas las plataformas y el sostenimiento de los recursos vitales en estos días. “Nosotros trabajamos en un área que es de por sí 24/7; históricamente no hay feriados, ni fines de semana –afirma sonriente el prosecretario–, es decir, que las urgencias en un área transversal como la nuestra nos salpican siempre”.

Ramón explica que la estrategia de trabajo actual, planteada en el año 2010, sí fue “estresada” por demanda pero no fue necesario replantearla: “Hubo que intensificar la labor, pero no cambiar nuestro modelo”.

Para ejemplificar con datos, cuenta que “si al inicio de marzo teníamos que enviar entre 10 mil y 15 mil correos por día, sobre fines de ese mes hubo picos con 80 mil correos diarios, y los pudimos entregar bien”. Ese crecimiento se debe a la actividad que hay en la plataforma de educación digital, es decir, a las clases que ya comenzaban a dictarse de manera virtual.

Desde lo administrativo, la Universidad debe manejarse con conexiones seguras hacia sus servidores, mediante una tecnología denominada VPN. “Tenemos alrededor de 90 conexiones VPN, que son administrativos que están desde sus casas resolviendo cuestiones de la Universidad, por lo que la institución está operativa como siempre y su infraestructura demostró que soportó el pico de demanda”.

¿Aguantará internet?

La pregunta a nivel global es si la creciente demanda no hará caer toda la infraestructura de internet. Ramón sostiene que “la infraestructura argentina viene llevando bien la demanda que tiene. Aunque el tráfico se incrementó, no se trata de números no manejables, al menos según los datos que dan las compañías de telecomunicaciones. Creo que ya pasamos el pico de uso”. Pero para el funcionario universitario ahora hay que advertir que “así como se cuida la luz, el gas y el agua de la casa, también hay que cuidar el consumo de internet por el bien de todos”.

Resulta difícil pensar en un uso responsable de internet cuando, en familias que lo disponen, hay un dispositivo por persona y se depende de internet para trabajar, para el ocio, para la comunicación con la familia. A inicios del aislamiento obligatorio, el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) pidió “no mandar memes”, por ejemplo. Entonces mientras se vive una situación de aislamiento y se depende de internet para todo, ¿es verdaderamente posible pensar en el cuidado de internet?

“Internet es como cualquier bien escaso –define Hugo Ramón con tono serio. Cuando te dicen cuidemos la luz, ¿qué hacés? Usás sólo la luz donde hay gente. Con ese tipo de estrategias pequeñas funciona cuando se suma. En una familia tipo si varios dispositivos y todos lo quieren usar individualmente, la estrategia está ahí. Si somos cuatro, tratemos de mirar todos la misma película, o de turnarnos, y si alguien tiene que estudiar que el resto use un juego de mesa, con estrategias simples la suma impacta”.

Por último, está la cuestión de fondo que pueden manejar los grandes actores de la red. Aunque las redes sociales y WhatsApp no son algo controlable en el uso, sí lo son desde el lado de la administración. “Netflix puede bajar la calidad de sus transmisiones, y ya lo hizo, YouTube igual, WhatsApp puede hacerse más restrictivo, ya lo hizo con el reenvío de cadenas; de esa forma ante un colapso posible se puede controlar el flujo. Apenas se tienda al colapso lo van a manejar, porque es un servicio esencial para el mundo, y un ejemplo de esto son los pedidos del ENACOM para bajar todo lo posible el consumo del ancho de banda disponible”.

Marcelo Maggio
marcelomaggio@unnoba.edu.ar
Marcelo Maggio
Comunicación


Científicos unidos contra la infodemia

Un grupo de investigadores del Conicet se dedica a chequear noticias falsas sobre COVID-19 que circulan en las redes sociales y los medios de comunicación para brindar a la población respuestas claras y basadas en evidencia científica. Entre las fake news que circularon los especialistas señalaron la utilización de dióxido de cloro, las gárgaras con sal, o la nicotina para combatir el COVID-19.

Cómo será el trabajo después de la pandemia

La pandemia ha reconfigurado el trabajo en todo el mundo y está dejando como consecuencia la pérdida de millones de puestos. En la Argentina, los más afectados son los trabajadores informales y los pequeños y medianos empresarios. En entrevista con Argentina Investiga, Enrique Deibe, director del Instituto de Investigación de Producción, Economía y Trabajo de la UNLa, habla acerca de cómo será el futuro del trabajo en nuestro país.

Coronavirus: diseñan un software integrado de gestión hospitalaria

Más de 40 centros de salud de tres provincias lo implementaron para conocer y administrar sus recursos de manera integrada, y conocer en tiempo real las posibilidades del sistema hospitalario. Fue hecho en sólo 10 días por físicos, programadores y médicos.

La serología, una herramienta clave para combatir la pandemia

En entrevista con Argentina Investiga, el docente investigador de la Universidad Nacional de Quilmes Alejandro Castello relata por qué estudiar los anticuerpos de diferentes pacientes resulta fundamental.

Diseñan un sistema automatizado para predecir el avance del COVID-19

Ya se encuentra online y activo el sitio web del Proyecto COVID-FEDERAL, CORR01, en donde se muestran resultados de un monitoreo a tiempo real y predicción del avance de la pandemia por COVID-19 en la Argentina. Una de las informaciones clave que aporta es la estimación de la tasa de contagio a nivel provincial y nacional, es decir, a cuántas personas contagia una persona que sufre de coronavirus.

Coronavirus: investigadores siguen sus rastros en aguas residuales

Coronavirus: investigadores siguen sus rastros en aguas residuales

Entrevistado por Argentina Investiga, el docente y especialista Gabriel Iglesias describe en qué consiste la metodología aplicada en 15 barrios bonaerenses. “La utilidad práctica es determinar en tiempo real en qué lugares circula el virus y conocer su dinámica, por dónde se propaga”, señala el investigador.

Canal de videos 104