Universidad de Buenos Aires - Facultad de Medicina

31 de Enero de 2011 |


Una vacuna más accesible para combatir el virus del papiloma humano



Investigadores del Hospital de Clínicas de la Universidad de Buenos Aires y del Instituto Leloir desarrollaron una vacuna más barata para combatir el virus del papiloma humano que provoca cáncer cervical. En Argentina se dan 5.000 nuevos casos de cáncer de cuello de útero por año, de los cuales 2.500 son fatales. El desarrollo trae aparejada la posibilidad, a futuro, de generar la terapéutica necesaria para curar lesiones precancerosas o verrugas, sin necesidad de operar.

En la actualidad, el cáncer cervical provocado por el virus del papiloma humano es el segundo después del cáncer de mama. Se trata con inoculaciones, cuyo costo es prohibitivo para la mayoría de la población. El descubrimiento, llevado a cabo por investigadores del Hospital Escuela de la Universidad de Buenos Aires, partió de la base de que para combatir un virus hay que crear una partícula idéntica a ese virus, o que tenga su apariencia, aunque no su información genética, para así engañar al sistema inmunológico y que éste actúe defendiéndose de lo que considera una amenaza.

Como los VPH están envueltos en proteínas, para “disfrazar” la bacteria y que aparente ser un virus, era necesario crearle el mismo envoltorio. Para esto, se insertó el gen de la proteína en la bacteria y se logró replicar la proteína del virus. El resultado fue equivalente a obtener la tecnología necesaria, porque lo más difícil era darle forma a esa proteína para que se parezca al virus. Hacer la caparazón es fácil, el problema es que se arme como tal, proceso que se denomina “holding” y que es lo que desarrolló el equipo de investigadores, encabezado por Gonzalo Prat Gay, del Instituto Leloir, junto a científicos del Hospital de la UBA, bajo la dirección de Susana Vighi del departamento de Patología y Silvio Tatti, de la cátedra de Ginecología de la Facultad de Medicina.

Los científicos investigaron las partículas virales llamadas VLP que, inyectadas en el organismo, generan anticuerpos contra el VPH. Por lo tanto, si una persona portadora del virus tiene relaciones sexuales con una mujer que no lo tiene y además está vacunada, esos anticuerpos van a evitar que el VPH se introduzca en el cuello del útero. El VPH es un virus de transmisión sexual, como la sífilis o la gonorrea, que infecta la piel y las mucosas de la vulva, la vagina, el pene o la región perianal.

La importancia del trabajo adquiere singular relevancia cuando se apunta que tener tecnología local conlleva la posibilidad de fabricar vacunas en el país, no sólo profilácticas sino, y seguramente en un futuro no muy lejano, la existencia de la terapéutica necesaria para curar, por ejemplo, lesiones precancerosas o verrugas, sin necesidad de operar con bisturí. Al margen de que, con las vacunas profilácticas, las adolescentes vacunadas nunca van a contraer la enfermedad. A partir del conocimiento de los tipos virales, se sabe hacia dónde dirigir la mirada para encontrar las vacunas profilácticas, las terapéuticas y los nuevos procedimientos de biomarcadores en tamización o screening.

La revista médica “Lancet Oncology”, que admite para su revisión -no para su publicación- solo el 5 por ciento de los trabajos que se le envían, publicó un artículo que abarcó 10.500 casos de cáncer cervical en todo el mundo, recogidos por el Instituto Catalán de Oncología de Barcelona y de los cuales Argentina aportó 750, con muestras obtenidas entre los años 1945 y 2005 que pertenecieron a mujeres operadas de cáncer de cuello de útero en el Hospital de Clínicas.

De acuerdo con esa “serie histórica” del hospital universitario, se sabe que el VPH estaba entre nosotros en el año 1945, cuando aún ni se sospechaba que el cáncer de cuello estaba vinculado a un virus. Recién en 1978, el científico alemán Harald Zur Hausen, quien ganó el Nobel en 2008, pudo asegurar que había una etiología en el cáncer cervical y era el virus del papiloma humano.

Ayer, hoy y mañana

La mayoría de los estudios científicos encontraron que la infección por el VPH es responsable de virtualmente todos los casos de cáncer cervical. En el mundo la padecen 300 millones de personas. En la Argentina es una infección frecuente y la prevalencia es del 17 por ciento en mujeres entre 15 y 61 años de edad. Se registran 5.000 nuevos casos de cáncer de cuello de útero cada año y en ese mismo lapso hay 2.500 muertes.

Las regiones de mayor incidencia tienen que ver, en general, con la escasa educación y poder económico de la mayoría de la población, y son Salta y Jujuy, aunque aún no hay mediciones oficiales. En Concordia, Entre Ríos, la padecen 23 de cada 100 mil habitantes y en Capital Federal baja de 10 por cada 100 mil, pero es considerada por los investigadores una incidencia alta.

“Aquella serie histórica del Hospital de Clínicas -señaló a InfoUniversidades Silvio Tatti- demostró que el VPH no mutó en esos 60 años y que los dos tipos más prevalentes en la Argentina son el 16 y el 18, que están contemplados en las vacunas actualmente en venta: Gardasil y Cervarix, según sus nombres comerciales. Pero el virus viene desde los faraones; lo sabemos porque en los papiros egipcios se ven mujeres con verrugas y las verrugas son VPH del tipo 6 y 11, por lo tanto, es una enfermedad de transmisión sexual, desde siempre”.



Dengue, la mascota que nadie quiere tener

Dengue, la mascota que nadie quiere tener

En el verano 2019/2020, se notificaron cerca de 100 mil casos de Dengue en el país. La entomóloga Giselle Rodríguez dialogó con Argentina Investiga y se manifestó sobre los hábitos hogareños del Aedes aegypti. Las condiciones sociosanitarias y la prevención de esta enfermedad.

Testean al personal de salud para anticiparse a la cadena de contagios de COVID-19

Testean al personal de salud para anticiparse a la cadena de contagios de COVID-19

Científicos de la Universidad Nacional del Sur y el Conicet desarrollaron en tiempo récord un procedimiento de vigilancia epidemiológica para el personal de salud. Se testean asintomáticos agrupados –lo que reduce los costos– para adelantarse a la propagación de la enfermedad. Ya se aplica en hospitales y centros de atención primaria.

Científicos de la UNLP descubrieron por qué el coronavirus evade al sistema inmune

Ayudar a disminuir los efectos perjudiciales y las secuelas de la infección y diseñar virus atenuados para el desarrollo de vacunas, se cuentan entre las posibilidades del hallazgo. Los especialistas establecieron que el COVID-19 tiene un nuevo mecanismo viral que le permite controlar la respuesta inmune de las células invadidas.

Suero de llama para combatir el COVID-19

Suero de llama para combatir el COVID-19

En Tucumán, un equipo de investigadores comenzará a inocular a estos animales con una proteína del virus en busca de un suero hiperinmune. Los especialistas afirman que el suero de llama tendría ventajas respecto del equino, dado que genera menos reacciones adversas en el hombre y sus anticuerpos son más versátiles para las vías de administración.

La plataforma para testear más

Investigadores proponen instalar una plataforma de testeo a gran escala que posibilite ampliar diagnósticos, extenderlos a personas asintomáticas y así evitar que el virus se disemine de forma silenciosa. Dada la baja tasa de mutación del SarCov-2 existe optimismo en el desarrollo de una vacuna, pero la espera puede ser larga. Hasta tanto no haya una solución, el proyecto apunta a controlar la epidemia.

Cuánto sabe la población de Buenos Aires acerca del COVID-19

Investigadores llevaron adelante un cuestionario encuesta para conocer qué tanto aprendió la comunidad acerca del COVID-19. La directora del proyecto, licenciada en Ciencias Biológicas Marisa Rodríguez, aclaró que “el uso de barbijo protege al portador de un posible contagio, la intensificación de normas de higiene, el distanciamiento social y la cuarentena son hasta el momento las únicas herramientas disponibles para evitar el contagio”.

Canal de videos 104