Universidad Nacional de Rosario - Facultad de Cs. Económicas y Estadística y Fac. de Cs. Veterinarias

05 de Agosto de 2013 | 7 ′ 25 ′′


Usos del tiempo en el trabajo de hombres y mujeres

Usos del tiempo en el trabajo de hombres y mujeres


Mientras que los varones dedican más tiempo al trabajo remunerado que las mujeres, son ellas quienes trabajan más horas pero ganan menos. La mayor carga de trabajo de las mujeres no recibe ninguna remuneración y su jornada diaria se extiende una hora más que la de los hombres. Así lo determinó un estudio llevado a cabo por investigadores rosarinos que analizó el trabajo de las mujeres y los varones a partir de 4 mil encuestas realizadas en mil hogares.

“A través de esta encuesta intentamos visibilizar y poner en números el trabajo no remunerado que realizan las mujeres ya que, desde el punto de vista económico, no es considerado trabajo pero tiene una incidencia en la economía”, explicaron los investigadores Javier Ganem y Patricia Giustiniani, quienes llevaron adelante el análisis.

Los resultados de la investigación indican que los varones dedican más tiempo al trabajo remunerado que las mujeres, mientras que ellas dedican más tiempo a las actividades relacionadas con el trabajo no remunerado. Y dentro de quienes trabajan para el mercado, los varones dedican más horas que las mujeres al trabajo. En cuanto a la tasa de participación, se observa que el 52.8% de los varones participa en el trabajo remunerado para el mercado y las mujeres sólo lo hacen en un 34.8%. Y en lo que respecta al trabajo doméstico, los varones un 71,6% contra un 94.7% de las mujeres. “Esto habla, claramente, de una menor inserción de las mujeres en el mercado laboral y de una menor extensión de la jornada de trabajo remunerado. Es decir, las mujeres trabajan más horas pero ganan menos ya que su mayor carga de trabajo no recibe ninguna remuneración”, aclaró la investigadora.

Otro punto de la encuesta evaluó el trabajo simultáneo, es decir, aquel tiempo insumido de manera simultánea a otras actividades. La diferencia sigue siendo marcada, ya que las mujeres extienden su jornada diaria en una hora más que la de los hombres. “Las mujeres enfrentan una mayor carga de trabajo, remunerado y no, ya que en un día promedio es una hora más que la de los varones”.

Por otra parte, la encuesta marcó que los varones desocupados dedican al trabajo doméstico menos horas que las mujeres. Y, asimismo, los varones en esa condición dedican menos horas de cuidado y tareas domésticas que las mujeres ocupadas.

“El varón, cuando forma un hogar, disminuye las horas que dedica a las tareas domésticas, y las mujeres las aumentan, lo que nos indica que cuando un varón y una mujer viven juntos hay una transferencia de actividades domésticas y de cuidados hacia las mujeres”, señaló Giustiniani.

En lo que respecta a la distribución del ingreso per cápita, la muestra indica que el 20% más pobre de la población rosarina lo constituye solamente un 28% de varones y un 72% mujeres. En el otro extremo, en el 20% de mayores ingresos, encontramos un 75% de varones y sólo un 25% de mujeres. “No es una demostración de pobreza sino de discriminación en el mercado laboral que está dada por la participación, que es más baja tanto en horas como en cantidad de mujeres, ya que dedican su tiempo al cuidado de niños o adultos. También, por la segregación horizontal, ya que una gran cantidad de mujeres que están sobre representadas en trabajos que tienen que ver con cuidados o tareas domésticas como enfermeras, maestras o empleadas domésticas, tienen una menor remuneración”, analizó Giustiniani.

Este estudio, señalaron a Argentina Investiga, surgió de una inquietud presentada por el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la mujer, ONU mujeres a la Facultad, para llevar al ámbito académico los trabajos que venía desarrollando esa entidad a través de un programa destinado a América latina de presupuesto sensible de género, en el año 2010. A raíz de esto, en conjunto, organizaron talleres y capacitaciones, con el fin de exponer la mirada de la mujer en la economía. “Era un aspecto nuevo para la economía, y cuando se determina que la mayoría de las cuestiones pasan por la economía, o que se puede leer si un gobierno aplica políticas a favor de las mujeres leyendo un presupuesto, es que se decide a darle un empuje a este tema”, señalaron los investigadores.

La implementación de mediciones cuantitativas como esta encuesta, que determina la distribución de los tiempos en las diversas actividades que realizan los varones y las mujeres, ha sido declarada de interés por la Plataforma de Acción de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer, realizada en Beijing en 1995. “Son herramientas que permiten la visibilización y la valoración, tanto social como económica, del trabajo doméstico de reproducción y voluntariado, y han sido consideradas como el mejor instrumento para realizar estas mediciones”, detallaron.

Este tipo de encuesta es la primera que se realizó en Rosario y la segunda en el país. La doctora Valeria Esquivel, directora de la investigación, utilizó esta metodología en Buenos Aires a pedido de la Legislatura. Sin embargo, la de Rosario alcanzó un mayor número de encuestados. “Se realizaron 4 mil encuestas, en mil hogares, donde se detallaban las tareas cotidianas; se entregó un formulario para puntualizar todo lo que se realiza en el día, desde las 0 hasta las 24, inclusive dormir, llevar los chicos al colegio, ir al supermercado. Capta la tarea en su totalidad, incluso la simultánea”, indicó Giustiniani. Para este trabajo se firmó un convenio con el Instituto Provincial de Estadísticas y Censos de la provincia de Santa Fe, para que profesionales en esta tarea fueran los encargados de relevar la información, seleccionar las viviendas y supervisar el trabajo de campo.

La investigadora remarcó la importancia de aportar a esta temática dentro de la UNR. “Las mujeres están relegadas al ámbito doméstico; es una cuestión social que la mujer se tiene que quedar en la casa, cuidar a los chicos. Se trata de romper un poco con eso, se intenta visibilizarlas, hay que llevar a cabo acciones positivas, o sea, no basta con el trato igual cuando se tienen diferencias manifiestas de entrada, hay que hacer discriminación positiva”, sostuvo la investigadora, quien reconoció que se avanzó mucho en estos últimos años en el tema de género, en la representación política, sobre todo por la ley de Cupos -inclusión de las mujeres en la listas de candidatos a cargos electivos-, y en la Justicia.

Estos datos son parte del estudio que desarrolla el equipo de investigación en la Facultad de Ciencias Económicas y Estadísticas, con la dirección de la doctora Valeria Esquivel, de la Universidad Nacional de General Sarmiento y la codirección de Javier Ganem, decano de la Facultad, Patricia Giustiniani, secretaria Académica y Guillermo Peinado, docente, todos de esa casa de estudios.


Silvana Di Stefano


Eso que llaman amor…(y es trabajo no remunerado)

Un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Económicas y Estadística analiza la pobreza de tiempo que sufre la población, utilizando los datos obtenidos de la Encuesta de Uso del Tiempo.

“El feminismo es solidario, es empático y eso debe traducirse en nuestras investigaciones”

Si bien el movimiento feminista existe hace más de 200 años con grandes conquistas logradas en cuanto a la igualdad de derechos y oportunidades para las mujeres, en la actualidad, el activismo continúa con mayor ímpetu en las calles y se visibiliza fuertemente en los medios de comunicación a partir de la denuncia y las deudas pendientes. En este contexto, Rosaura Barrios, docente e investigadora del Instituto de Estudios Sociales y Humanos (IISyH), Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales (FHyCS) de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM), analiza el impacto del feminismo en los medios, en la academia y en las calles.

Evalúan el progreso económico en base a un nuevo índice

La unidad de análisis “Vector de competitividad” fue creada por un grupo de investigadores de la Facultad de Ingeniería, tomando en cuenta variables como el valor añadido, el grado de competitividad y la productividad. “Este índice muestra el progreso industrial sobre un sector, lo que nos permite entender el comportamiento de la economía”, explicó Ricardo Amé.

Estadías hospitalarias inadecuadas: herramientas para su reconocimiento y minimización

Una obra de investigadores de la Universidad Nacional del Sur analiza la situación y propone un sistema de información que cuantifique excesos de gasto público en internaciones hospitalarias inadecuadas, para optimizar los fondos que se dedican a la atención sanitaria de la población menos protegida. Su objetivo general fue proveer herramientas para identificar y clasificar las estadías y los ingresos inadecuados.

Regiones postergadas no son prioridad para el Sistema Bancario Argentino

Regiones postergadas no son prioridad para el Sistema Bancario Argentino

Una investigación analizó la contribución del sistema bancario al desarrollo económico del país, y concluyó que los recursos financieros fluyen preferentemente a actores tradicionales, a sectores consolidados y a los territorios más avanzados, de manera que no contribuyen al desarrollo de las regiones más postergadas, como el norte. El estudio determinó que el centro del país recibe las mayores inversiones que le permiten reafirmar su liderazgo tecnológico e industrial y la concentración territorial de la actividad económica.

Qué imagen de la mujer reflejan las revistas argentinas

En el mundo de la publicidad de las revistas femeninas que más se consumen en el país, la mayoría de las mujeres argentinas no trabaja ni tiene responsabilidades fuera de su casa, depende de un hombre, con el cual está en situación de subordinación, y casi siempre tiene un rol decorativo. A esta conclusión llegó un estudio de la UNC que analiza los estereotipos de género que se construyen a través de la publicidad gráfica. Modelos simplificados de mujeres refuerzan la desigualdad respecto del hombre y son discriminatorios.

Canal de videos 103