Nota

Universidad Nacional de Río Cuarto - Facultad de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales

20 de Junio de 2011 | 4 ′ 28 ′′

Aditivos que reducen la contaminación del alimento de los cerdos

A partir de una investigación se halló un modo que permite reducir la contaminación en el alimento para cerdos. El empleo de algunos adsorbentes biológicos en aditivos nutricionales hace posible disminuir las micotoxinas" data-toggle = "tooltip" title = "Toxina producida por un organismo del Reino Fungi, que incluye setas, mohos y levaduras.">micotoxinas presentes en estos alimentos. El hallazgo se coloca en línea de diversos estudios que se desarrollan a nivel mundial destinados a potenciar la producción porcina cuyo consumo ha crecido en forma exponencial en los últimos 30 años.

Una serie de ensayos in vitro, realizada por la doctora Carina Pereyra del departamento de Microbiología e Inmunología, comprobó que ciertos adsorbentes de origen biológico, incluidos en aditivos nutricionales, reducen los efectos nocivos que causa la ingesta de alimentos contaminados por parte de los cerdos.

La producción porcina es de gran importancia para el mundo: “En los últimos 30 años, el consumo de carne de cerdo evolucionó en consonancia con el crecimiento de la población mundial”, indicó a InfoUniversidades Pereyra, y agregó que “Argentina ocupa un lugar importante a nivel mundial como país ganadero, ya que produce el 5% de la faena, ubicándose en el quinto puesto luego de Estados Unidos, Brasil, China y Rusia”.

En nuestro país la alimentación representa la mayor parte del costo total de los sistemas de producción porcina. Si bien los avances en las prácticas del manejo y el uso de programas mejorados de genética y vacunaciones impulsaron el rendimiento porcino hasta alcanzar niveles récord de eficiencia, “la contaminación de los alimentos con hongos y micotoxinas sigue siendo un obstáculo para la optimización del rendimiento”, señaló Pereyra.

Según explicó la microbióloga, el estudio se basó en el análisis de la incidencia de hongos y micotoxinas en los alimentos que se emplean para la alimentación de los cerdos; además, se ensayaron métodos de prevención de las micotoxicosis, ya que “los alimentos balanceados destinados a cerdas en diferentes etapas de reproducción y a cerdos en diferentes etapas de crecimiento poseen un grado de micotoxicidad que puede afectar no sólo los parámetros productivos, sino también la salud de los animales”.

La enorme cantidad de brotes de contaminación de los productos agrícolas con micotoxinas motivó que investigadores de todo el mundo desarrollen métodos para prevención y detoxificación.

Fue en este marco que Pereyra, junto a investigadores locales, ensayó diferentes procesos de detoxificación mediante la utilización de adsorbentes de origen biológico, como paredes celulares de levaduras de Saccharomyces cerevisiae y conidios muertos de aspergilos negros.

“Las estructuras se emplearon para determinar su capacidad de adsorber las dos micotoxinas encontradas en los alimentos en altos niveles, estas fueron zearalenona (que actúa alterando el sistema reproductor de los animales) y aflatoxina B1 (altamente tóxica, produce efectos deletéreos sobre el hígado, el sistema inmune, y puede llegar a ser carcinogénica y teratogénica en altas concentraciones). La presencia de estas micotoxinas en los alimentos conduce a la disminución de la productividad animal”, explicó Pereyra.

Los ensayos demostraron que ambas estructuras adsorben en forma in vitro las micotoxinas mencionadas. Para el ensayo, se simularon las condiciones gastrointestinales del cerdo. Se analizó la capacidad de adsorción a pH 2 y pH 6, emulando los fluidos gástrico e intestinal, a 37º C y durante 30 minutos para simular la temperatura corporal del animal y el tiempo en que este tardaría en digerir el alimento contaminado con la micotoxina.

“Los resultados indican que los adsorbentes de origen biológico son efectivos en su aplicación como aditivos para la detoxificación de micotoxinas en los alimentos destinados a la producción porcina”, expresó la microbióloga y remarcó que, si bien los resultados fueron relevantes, dado que ambas estructuras adsorbieron cantidades significativas de aflatoxina B1 y zearalenona, en un futuro deberían realizarse ensayos in vivo para disminuir los efectos de las micotoxinas a nivel de campo, donde estas estructuras deberían agregarse al alimento contaminado con micotoxinas en forma de polvo.

“Es importante destacar que si bien existen estudios de adsorción utilizando paredes de levaduras, éste es el primer trabajo a nivel mundial donde se muestra la capacidad de adsorción de micotoxinas utilizando conidios muertos”, concluyó la investigadora.

Alberto Ferreyra
Fredy Dutra
Deolinda Abate Daga
Tristán Pérez
Universidad Nacional de Río Cuarto

Departamento de Prensa y Difusión
prensa@rec.unrc.edu.ar
www.unrc.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Nanopartículas de óxido para el tratamiento de enfermedades genéticas
Semillas ancestrales en panes más sanos y nutritivos
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
NOVEDADES
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
EcoCiencia
Cuidar el agua es clave

Cuidar el agua es clave

A raíz de la bajante extraordinaria del río Paraná, un equipo de investigadoras de la UNR realizó un informe sobre el consumo responsable de agua en ...

NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
“Yateí”, la abeja nativa sin aguijón es una excelente opción para diversificar la producción de miel
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados