Nota

Universidad CAECE - Departamento de Ciencias Biológicas

10 de Agosto de 2020 | 5 ′ 21 ′′

Bióloga argentina salva vidas humanas en África

Micaela Bernárdez Vidal es bióloga y vive en Tanzania. Allí trabaja en una organización que entrena a roedores para detectar tuberculosis y minas antipersonales. Ya salvaron a más de un millón de personas, protegiendo, a su vez, la vida de estos animales.

Micaela Bernárdez Vidal con Mona Lisa.

Una acción en un lugar puede tener un efecto multiplicador. Pequeños pasos diarios, que llevan a un gran paso para la humanidad. Así fueron los inicios de Micaela Bernárdez Vidal, quien sentía el amor por la naturaleza, la ciencia y los animales desde muy temprana edad. Luego de cursar la tecnicatura en Biotecnología con orientación en genética molecular en la ORT, decidió seguir con la licenciatura en Ciencias Biológicas en la Universidad CAECE –gracias a un acuerdo que mantienen ambas instituciones educativas– para finalmente tener el título de bióloga y salir al mundo para cumplir su sueño.

APOPO es una organización sin fines de lucro de origen belga que tiene un departamento de innovación para tecnología de detección por olfato. Cuenta con dos ramas de operaciones: detección de tuberculosis y minas antipersonales, con presencia global. Ambos casos son amenazas para la salud pública, no sólo en África sino a nivel mundial; por eso, en sus inicios, la organización priorizó focalizar en estos temas, y hacerlo de una forma accesible, que no requiera de costosas infraestructuras. “Las ratas tienen un gran sentido del olfato, y por su peso no detonan las minas. El entrenamiento se basa en un método de aprendizaje por el condicionamiento clásico descripto por Pavlov, combinado con condicionamiento operante y mediado por recompensa. Son entrenadas en asociar el sonido de un click con comida. Detectan un 40% más de casos de tuberculosis que no son identificados por las clínicas. Cuando los roedores ya no cuentan con las habilidades necesarias, pasan a retirarse de las operaciones, y reciben muy buenos cuidados”, relata Bernárdez Vidal a Argentina Investiga.

El recorrido

Trabajar y estudiar para aquellos que deben solventar sus propios gastos siempre resultó una tarea difícil, pero no imposible. En sus pasos como estudiante Bernárdez Vidal destaca que, además de haber tenido la opción de estudiar de noche, fue muy importante haber tenido a docentes que estuviesen en el trabajo activo o investigando, ya que de esta forma les transmitían una forma práctica de la teoría. “En el momento de buscar una licenciatura en Ciencias Biológicas, la opción de estudiar de noche que ofrecía CAECE fue fundamental”, recuerda Micaela.

En el contexto actual todos hablan de la fuerza que tendrán los biólogos en el futuro cercano. Los últimos avances demuestran que la Biología será el próximo campo que abarcará Silicon Valley. Algunas empresas que trabajan en esa ciudad se enfocarán en el desarrollo de la biotecnología y la biología básica ya que consideran que será el futuro. El Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad CAECE, instituto de altos estudios que cuenta con el apoyo de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios, fue una de las universidades pioneras de Buenos Aires en ofrecer la Licenciatura en Ciencias Biológicas y actualmente cuenta dos orientaciones: una Molecular-Biotecnológica y otra de Ecología y Conservación.

Micaela hace énfasis en la importancia de la salida laboral: “Los biólogos podemos trabajar donde menos lo imaginamos. No es solamente en la investigación básica o la enseñanza, como se creía antes. Hoy en día hay muchas oportunidades en la investigación clínica”. Desde su experiencia, antes de vivir en Tanzania, se dedicó a esta industria durante doce años. “Mientras cursás la Licenciatura, ya podés comenzar a trabajar y formarte en ese segmento, incluso antes de recibirte. En la actualidad la oferta laboral es muy competitiva en investigación clínica, y todo el tiempo llegan propuestas de trabajo”. Por ejemplo, la bióloga afirma que en la Argentina hay una importante industria de investigación clínica. Se recolecta información sobre eficacia y seguridad de drogas mediante ensayos en pacientes y se presenta a entidades reguladoras (ANMAT) para su aprobación.

Para la investigadora el ingreso a la organización no fue del todo fácil, ya que la primera vez que se contactó buscaban un profesional con un posdoctorado. Sin embargo, Micaela se había enamorado de la misión de la organización cuando tuvo las entrevistas vía Skype, y siguió pendiente de las búsquedas futuras: “Mantuve el contacto y no me quedé con el ‘no’. Luego de dos años, cuando surgió un nuevo puesto me lo ofrecieron ya que notaban que continuaba mi entusiasmo por trabajar para APOPO. Esto dio un giro total a mi mundo y tomé la decisión de irme”. Es así como Micaela concluye: “Todo es posible. Hay que pensar en grande, y principalmente no quedarse con el ‘no’. Nunca debemos renunciar a nuestros sueños”.

Para contribuir con APOPO, se puede adoptar a un roedor en: https://www.apopo.org/en/adopt. Se envía un certificado de adopción, paquete de bienvenida y novedades mensuales acerca de tu HeroRAT.

Trabajadores de APOPO con uno de los roedores que ayudan a salvar vidas.

Claudia Barrozo
Universidad CAECE

Departamento de Prensa
prensa@caece.edu.ar
www.caece.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Nanopartículas de óxido para el tratamiento de enfermedades genéticas
Semillas ancestrales en panes más sanos y nutritivos
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
NOVEDADES
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
“Yateí”, la abeja nativa sin aguijón es una excelente opción para diversificar la producción de miel
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados