Nota

Universidad Nacional del Litoral - Facultad de Ingeniería Química

30 de Julio de 2009 |

Diseñan lubricantes biodegradables

Científicos de la UNL y el Conicet trabajan para sustituir productos derivados del petróleo por otros biodegradables y provenientes de fuentes renovables, mientras que los expertos del INTEC investigan cómo sortear los desafíos técnicos que implican estas nuevas alternativas. En conjunto, apuntan a la producción de estos lubricantes a partir de glicerol, un alcohol que se utiliza en distintas industrias como la química y la farmacéutica, y de esta manera lograr un material multipropósito que responda con éxito a las necesidades de los diversos climas.

Sustituir materiales tóxicos de origen mineral por otros biodegradables generados a partir de materias primas vegetales es el objetivo de un grupo de investigadores del Instituto de Desarrollo Tecnológico para la Industria Química (INTEC). “Los aceites vegetales, como los provenientes de las oleaginosas, son fuentes de materias primas que sirven para la generación de muchos productos diferentes”, explicó a InfoUniversidades el doctor Miguel Ángel Baltanás, investigador del INTEC dependiente de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y del Conicet.

Una de las aplicaciones que se estudia es el diseño de “biolubricantes”, que pueden ser grasas o aceites. “El desafío es que hay necesidades distintas en cada país. No es lo mismo un lugar donde hace -40 grados de temperatura, en el que se requiere un lubricante que no se congele por el frío en el arranque, que los requerimientos de nuestro país que tiene lugares como Santa Fe, donde puede hacer 40 grados, o más. Un material multipropósito no es fácil de hacer y a eso apuntamos”, indicó Baltanás.

Con el desarrollo de sustancias biodegradables se implementa una doble estrategia: por un lado se disminuye el consumo de recursos no renovables, al tiempo que se evita generar un material que luego debe ser desechado y puede contaminar el suelo y las aguas subterráneas. El investigador ejemplificó: “Cada vez que se cambia el aceite de un auto o un colectivo, ese material se desecha; son miles de toneladas. Si se hacen lubricantes biodegradables podemos evitar esa contaminación”.

Una de las nuevas líneas de trabajo apunta a producir estos lubricantes a partir de un subproducto de la elaboración de biodiesel: el glicerol. Se trata de un alcohol que se utiliza en distintas industrias como la química y la farmacéutica. En este caso, los investigadores apuestan, en cooperación con una empresa rosarina, a usar el glicerol como materia prima para el desarrollo de biolubricantes para diversos climas. De esta manera se aprovecha el subproducto sin recurrir a los aceites minerales.

Alternativas verdes

El abordaje, tanto desde el punto de vista académico como en el trabajo conjunto con empresas del sector privado, aspira a superar las dificultades técnicas que conlleva usar aceites vegetales. En las sustancias biodegradables se da una contradicción, ya que los aceites vegetales pueden degradarse precisamente porque son más frágiles, lo que dificulta trabajar con ellos. Esto es diferente a lo que ocurre con derivados petroquímicos que no se alteran con el correr de los años precisamente porque, al ser tóxicos, los microorganismos no sobreviven en ellos y son por eso más estables. “Hay que tomar ciertas precauciones al trabajar con aceites vegetales. Si en la fabricación se tiene el cuidado de evitar la exposición a la luz, el oxígeno y la humedad, es posible lograr materiales muy estables”, afirmó.

Valor agregado

“Lo que estamos procurando hacer en el INTEC es pasar de los usos convencionales de los aceites vegetales a otros no convencionales que implican valor agregado”, manifestó Baltanás. Esto es una transición a un uso más sabio de la biomasa ya que, según explicó el investigador, hay muchas cosas que se pueden hacer gracias a que el sol sale cada mañana.

“En el mundo hubo un gran cambio cuando apareció el petróleo barato, y todo lo que se hacía con materiales renovables pasó a ser producido con derivados petroquímicos. Ahora sabemos, por ejemplo, que eso produce calentamiento global; entonces, ¿por qué no volver a las fuentes vegetales?”, reflexionó Baltanás.

A partir de los aceites vegetales se pueden hacer epóxidos, es decir, moléculas que sirven de intermediarias para hacer una variedad de otras sustancias, por ejemplo lubricantes, pero también se pueden hacer con ellos sustitutos de poliuretanos (como el que se usa en los colchones o, incluso, en las suelas de las zapatillas) o poliuretanos rígidos (que sirven como aislamiento en las heladeras y las cámaras frigoríficas). “Son muchísimas las cosas que se pueden hacer a partir de estos aceites”, cerró el investigador.

Romina Kippes
Elizabeth Furlano
Andrea Vittori
Universidad Nacional del Litoral

Comunicación - Universidad Nacional del Litoral
avittori@unl.edu.ar
www.unl.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Ferroviarios: la historia recuperada de una tarea colectiva
Inteligencia artificial para prevenir fallas en gasoductos
Desarrollan un modelo hidrológico para la cuenca alta de La Picasa
Enología sustentable: buscan emplear los sarmientos de poda en la elaboración de los vinos
La importancia de los censos como herramienta científica y académica
Primer registro de Leishmania braziliensis en un murciélago de Corrientes
NOVEDADES
Diez especies de aves de Río Cuarto se benefician por el manejo orgánico
Crearon un cuero ecológico a base de hongos Reishi
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
EcoCiencia
Cuidar el agua es clave

Cuidar el agua es clave

A raíz de la bajante extraordinaria del río Paraná, un equipo de investigadoras de la UNR realizó un informe sobre el consumo responsable de agua en ...

NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
“Yateí”, la abeja nativa sin aguijón es una excelente opción para diversificar la producción de miel
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Kit de riego automatizado que busca promover la soberanía alimentaria
NOTAS ACADÉMICAS
Fray Mamerto Esquiú, beato y defensor de la Constitución de 1853
La UNC forma parte del proyecto astronómico “Salta ventana al universo”
Diseño gráfico: el valor de la profesión y su importancia histórica
La participación política femenina en Córdoba, más allá de la historia escrita en masculino
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías


logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados