Nota

Universidad Nacional de la Patagonia Austral - Unidad Académica Río Turbio

09 de Mayo de 2016 | 6 ′ 22 ′′

Hieracium, una maleza nociva que preocupa al sector agropecuario

Investigadores de la Unidad Académica Río Turbio realizan pruebas experimentales para limitar el avance de especies vegetales que reducen drásticamente la receptividad ganadera de los campos. En una primera etapa de investigación, los especialistas se ocuparon de generar conocimiento sobre la biología, la forma de reproducción y la adaptación de la maleza Hieracium que, desde hace más de diez años, degrada amplias áreas de pastoreo.
Hieracium, una maleza nociva que preocupa al sector agropecuario

Tareas de fumigación

Las primeras consultas surgieron alrededor de 2004. Una maleza comenzaba a proliferar en establecimientos agropecuarios de la zona de Río Turbio, en el sudoeste de Santa Cruz. Estudios realizados por distintos organismos desde entonces, permitieron confirmar la presencia de especies vegetales pertenecientes al género Hieracium, identificar la variedad que se reproduce en cada sector y comprobar su capacidad para degradar áreas de pastoreo. Pero nadie, hasta el momento, había generado acciones concretas para controlar una invasión que se proyecta como una amenaza para la sustentabilidad ambiental, económica y social de la región.

La oportunidad de avanzar en esa dirección surgió a partir de la primera convocatoria a presentación de Proyectos de Desarrollo Tecnológico y Social (PDTS) de la Universidad Nacional de la Patagonia Austral, orientada a propuestas de investigación que aporten soluciones concretas a problemáticas de la región. Así surgió el proyecto “Propuestas de recuperación de lotes invadidos con especies del género Hieracium para el Sudoeste de Santa Cruz”, dirigido por el ingeniero Juan Pablo Mayo, docente investigador del Instituto de Ciencias del Ambiente, Sustentabilidad y Recursos Naturales de la Unidad Académica Río Turbio (ICASUR- UART), que apunta a desarrollar, ejecutar y evaluar una propuesta de manejo para lotes con elevada infestación de esta maleza nociva e invasora.

El objetivo es proponer un método de control a escala predial, que no pretende ser una solución definitiva al problema pero puede limitar el avance de la maleza y controlar los principales focos de dispersión mediante la aplicación estratégica de herbicidas, el monitoreo de nuevas germinaciones de semilla en el banco de suelo, el mejoramiento del pastizal con intersiembra de especies forrajeras, la fertilización y el manejo de un pastoreo estratégico.

La iniciativa cuenta con la participación de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y tiene como instituciones adoptantes – también comprometidas en el proceso de investigación– a la Municipalidad de 28 de Noviembre, la Estancia Santa Bárbara y las chacras identificadas como 25E, 25F, 25H, 21C, 23C y 28C.

Aportar soluciones

Juan Pablo Mayo, director del proyecto, explicó a Argentina Investiga que “las especies Hieracium Praealtum y Hieracium Pilosella se comportaron como invasoras, desplazaron al pastizal natural y restaron capacidad de receptividad ganadera a los campos”.

“Si un productor antes podía tener mil ovejas en su campo, cuando ese campo es invadido por Hieracium puede hacer que el día de mañana pueda tener cien o que no pueda tener ninguna”, ejemplificó el investigador de la UART e indicó que esta maleza ingresó a Santa Cruz desde Chile y que en la actualidad “la especie Hieracium Pilosella está colonizando más la zona de Cabo Vírgenes, lo que sería el extremo Sudeste de la provincia, mientras que el Sudoeste está más invadido por Hieracium Praealtum”.

El investigador destacó el trabajo realizado por el INTA, el Consejo Agrario provincial, el SENASA y hasta algunos investigadores del Conicet para generar conocimiento sobre la biología, la forma de reproducción y la adaptación de la maleza, aunque reconoció que “ninguno trabajó en el control de la especie”, por lo que “el problema siguió avanzando y cada vez son más los productores que se preocupan y reclaman soluciones”.

En este contexto, comentó que en la estancia Santa Bárbara “hay lotes en los que la cobertura de Hieracium llega al ochenta por ciento, entonces, prácticamente no hay pastos naturales como para que el ganado pueda alimentarse, es decir, que esa parte casi no tiene receptividad ganadera hoy”.

Horizonte deseable

En lo que respecta a la metodología de trabajo, Mayo indicó que “en los lotes que están muy invadidos, probablemente la única solución sea el control químico y la siembra de otra especie, y en aquellos en los que la proliferación no es tanta y consideremos que el pastizal natural se puede recuperar, calculamos que se va a hacer fertilización y exclusión del pastoreo”.

Luego de la compra de insumos y la ubicación de los lotes, se avanzará en “la clausura de esos espacios, para que en primavera podamos empezar con la aplicación de herbicidas, la resiembra en algunos sitios y todo el trabajo de monitoreo, para saber de qué situación se parte, a qué situación llegamos, y si logramos mejorar la condición”.

Mayo reconoció que “la erradicación de todas las especies invasoras es muy difícil” porque “este tipo de prácticas no puede extenderse a todas las superficies, ni a todo el territorio” y agregó que “el horizonte deseable es, por lo menos, darle una solución a los lotes a los que podamos acceder con máquinas, que hoy lamentablemente están improductivos por una invasión excesiva de esta especie. Pero en la zona de bosques también entra Hieracium y ahí ya es más difícil que podamos hacer este tipo de manejo”.

El investigador destacó el abordaje interinstitucional e hizo hincapié en la participación, como co-directora, de la doctora Liliana Ferrari, de la UNLZ, quien es titular de la Cátedra de Producción de Forraje en esa casa de altos estudios y estará abocada a estudiar el comportamiento de las semillas de Hieracium en el banco de suelo.

Las especies del género Hieracium están catalogadas como cuarentenarias, nocivas e invasoras por el Programa Mundial sobre Especies Invasoras (GISP). Son malezas que por su reproducción asexual y por la dispersión anemócora y zoocora de sus semillas presentan una elevada capacidad de infestación.

Leandro Cabezuelo
Universidad Nacional de la Patagonia Austral

Departamento de Prensa
leacabezuelo@yahoo.com.ar
www.unpa.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Modelos matemáticos: desde lo abstracto hasta su aplicabilidad
Durante la última década crecieron los episodios de consumo excesivo de alcohol en la Argentina
Hacia un uso sustentable de las tierras en la producción agrícola
NOVEDADES
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
Desarrollan nanopartículas para el tratamiento de enfermedades genéticas
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados