Nota

Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires - Académica

12 de Marzo de 2012 | 7 ′ 11 ′′

Hormigas: un problema nada pequeño

Especialistas explican cómo controlar a las hormigas sin dañar el medio ambiente y la salud humana. Los insectos son generadores de contaminación al circular por los hogares y, además, son atraídos por los desechos patológicos. Debido a las características particulares de la especie y a que los insecticidas empleados para combatirla suelen ser nocivos para la salud humana, recomiendan la prevención como el método más adecuado para controlarlas.

La presencia de hormigas domiciliarias es un problema que afecta a muchos vecinos del noroeste bonaerense. La especie es conocida como “invasora” y es la que más se ve en la zona. La consecuencia más grave que acarrea es la contaminación, ya que se mueve con facilidad por ambientes como el baño y la cocina. Docentes aconsejan trabajar en la prevención. “Es prácticamente imposible erradicarlas una vez que se instalaron, pero sí se las puede controlar”, aseguró a InfoUniversidades Mónica Ricci, profesora titular de la cátedra Zoología Agrícola.

Entre las diferentes especies en la zona, hay dos con más presencia. La que posee aguijón, conocida como “hormiga de fuego”, que puede causar daños importantes en una persona asmática o alérgica; y la “hormiga argentina”, que no tiene aguijón y las reacciones alérgicas asociadas a ella son menores. “Sólo puede morder como acto de defensa”, explicó Ricci, docente-investigadora en la carrera de Ingeniería Agronómica.

Una característica que tiene la especie es que es uno de los pocos insectos sociales, es decir, el bien común es prioritario al bien individual. “Una hormiga sacrifica su vida en defensa de las crías, un instinto que no tienen otros insectos”, describió la especialista.

Pero quizás, la particularidad más sobresaliente de este tipo de hormigas, y de la especie en general, es el gran poder de comunicación continua que tienen entre sí. Se comunican químicamente entre ellas para alertar, por ejemplo, cuando hay situaciones de peligro. Ése es el principal obstáculo a la hora de erradicarlas. “Esta dificultad lleva necesariamente a que la profilaxis sea lo adecuado”, aconsejó Ricci. La prevención está asociada a ese poder comunicacional que tienen y que imposibilita su eliminación, una vez que se han instalado.

Las consecuencias principales asociadas a las hormigas domiciliarias son, por un lado, la contaminación que generan al circular por baños, jardines, tachos de basura, dormitorios, mesadas de cocinas, etcétera; y por otro, los efectos que causan los productos para combatirlas que, en algunos casos, son muy nocivos para las personas que los emplean. “Muchas veces el insecticida que se utiliza en el ambiente es más peligroso para las personas que el efecto que puede tener sobre la propia hormiga”, señaló.

En verdad, la sangre y los desechos patológicos generan una atracción especial en las hormigas. Esto, sumado a la electricidad, fuente de persuasión para la especie, lleva a que sean un fenómeno corriente en hospitales, clínicas o sanatorios y sus alrededores. “Es indispensable controlarlas en estos espacios, ya que son fuente de contaminación indiscutida y pueden causar infecciones”, remarcó Ricci.

Se denomina ‘residuo patológico’ a todo residuo que posea características infecciosas, por contener microorganismos patógenos con suficiente virulencia y cantidad para provocar una enfermedad infecciosa. Entre los distintos tipos de residuos patológicos se incluyen jeringas, guantes usados, restos de sangre, fluidos humanos y de animales, restos de órganos, elementos corto-punzantes contaminados y todo aquel material que haya tenido contacto con microorganismos potencialmente patógenos.

La investigadora aclaró que se puede controlar a las hormigas, pero para ello sugiere informarse bien a la hora de elegir los productos. La elección del insecticida depende del espacio donde se quiera aplicar. Hay productos que generan efectos más rápidos pero son momentáneos, como el aerosol doméstico o los granulados, y otros con una acción más lejana pero con un gran poder residual, como la deltametrina (la misma que se utiliza para las cucarachas). “La deltametrina tiene una gran persistencia, en algún momento las hormigas van a pasar por donde se la coloque”, aseguró Ricci.

Según plantea la profesora de la Escuela de Cienicas Agrarias, los granulados y los aerosoles domésticos poseen principios activos que no son recomendables, debido a su gran nivel de toxicidad. “Cuando se utilizan en espacios cerrados generan un efecto adverso para las personas”, previno Ricci.

Otra desventaja que presenta el uso de los aerosoles domésticos es que las hormigas encuentran la forma de neutralizar sus efectos. Esto es posible gracias a la comunicación química que establecen entre ellas. Cuando una hormiga muere por efecto de este insecticida despide un olor que anuncia a las demás hormigas que mientras éste persista no deben acercarse. “Pero cuando el olor de ese insecticida desaparece, las hormigas entienden que ya no hay riesgos y vuelven al ataque”, explicó la especialista en hormigas.

Por eso, el uso de la deltametrina es el más apropiado, dado que tiene mayor durabilidad, no tiene olor y es más adecuado para los domicilios. “Igualmente, siempre hay que tener presente la toxicidad de todos los productos, ya que ninguno es inocuo”, advirtió. En este sentido, aclaró que los productos que se utilicen deben estar autorizados por SENASA y, además, recomendados por un profesional ya que pueden tener consecuencias agudas, como las intoxicaciones, además de efectos crónicos y mutagénicos (cancerígenos). Sobre este punto, la especialista aconseja una correcta manipulación de los productos destinados a controlar a las hormigas: cubrirse las manos con guantes, evitar tanto la inhalación y el contacto con la piel.

En el caso de la invasión en los jardines, Ricci señaló que se pueden usar venenos a base de deltametrina, al igual que en los domicilios. También comentó que un remedio es utilizar “plantas trampas”, como el orégano y la menta, las que atraen a las hormigas: “Esto es un paliativo que a veces no es suficiente, pero más recomendable cuando no se saben manipular pesticidas”.

Impacto ambiental

El impacto ambiental que generan estos insecticidas es otro dato a tener en cuenta, tanto en la contaminación del ambiente como en la eliminación de los enemigos naturales. “Cuando se fabrican los productos hay que saber qué efectos tendrán y a quiénes eliminará, ya que puede erradicar determinados enemigos naturales que son útiles dentro del ecosistema”, advierte Ricci. En este sentido, la investigadora recalca que resulta fundamental conservar la biodiversidad, ya que el medio ambiente necesita de todas las especies y los enemigos naturales ayudan a controlar a determinados insectos.

“El enemigo natural es un organismo que se alimenta de otro. A veces son perjudiciales y otras, benéficos. No discriminan, pero es bueno que estén en el ambiente y hay que tratar de conservarlos”, sostuvo.

Ana Sagastume
Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires

Dirección de Comunicación Institucional
comunicacion@unnoba.edu.ar
www.unnoba.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Estudian los mecanismos cerebrales previos a las acciones motoras
Analizan mohos del pacú que podrían ser utilizados como alimento en piscicultura
Políticas públicas para Ciencia y Técnica: hacia la construcción de un Estado innovador
Mejoran prótesis de titanio para reducir infecciones y rechazos
La relación entre las patologías intestinales y las enfermedades articulares
Tras las huellas de los animales en el Parque Ecológico Urbano de Río Cuarto
NOVEDADES
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
Una nueva especie de parásito fue descubierta en Pampa de Achala
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
Carvedilol: un fármaco para la hipertensión resultó efectivo en el tratamiento del Chagas
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Fluoruro en aguas de consumo
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Ejercicios para disminuir la ansiedad durante el embarazo
Wanda, La China, Pampita y Paula Chaves y los estereotipos en los medios de comunicación
Dos astrónomos y una estudiante de la UNLP investigan qué hay en el centro de la Vía Láctea
Porotos con sello local, una alternativa para la alimentación animal en la Norpatagonia
Un sistema para predicción y alerta meteorológico a corto plazo
NOTAS ACADÉMICAS
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad


logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados