Nota

Universidad Nacional de Misiones - Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales

29 de Mayo de 2017 | 4 ′ 58 ′′

Un biofertilizante para mejorar la producción de la yerba mate

Un equipo de investigadores impulsa el desarrollo de un biofertilizante que pueda ser aplicado a la yerba mate y así mejorar el crecimiento de la planta y, en consecuencia, a toda la cadena de producción.

“La yerba mate es uno de los cultivos más importantes en cuanto a la producción económica dentro de la provincia de Misiones, y se sabe que existe una serie de inconvenientes con la parte productiva. Si bien hay yerbales con muy buena producción en relación a los kilos por hectárea, hay otros que están muy degradados y que ya no producen como deberían”, explicó Margarita Laczeski, doctora en bioquímica, especialista en bacteriología e integrante del equipo de investigación.

“Nuestra intención fue tratar de abordar este problema que enfrenta hoy la agricultura de la Provincia y volcarnos hacia una agricultura sustentable, es decir, que no se utilicen tantos fertilizantes químicos sino tratar de cambiar hacia productos nacionales. Es ahí donde entran nuestros biofertilizantes, compuestos por bacterias que no sean de otro país o de otra región, sino que sean baterías aisladas de la misma planta de la yerba o del suelo que está en contacto con las raíces de la planta”, agregó la investigadora.

El trabajo comenzó hace siete años y ya cuenta con resultados alentadores demostrados en el laboratorio del Instituto de Biotecnología de Misiones (InBioMis). En este sentido, Laczeski anticipó: “Los resultados son sorprendentes. El aumento de tamaño que vimos en los ensayos es del 30 y 40 por ciento en altura y un 50 por ciento del aumento del tamaño de la hoja, con respecto a las plantas que no estuvieron bajo tratamiento con estos microorganismos”.

Etapas pasadas y futuras

En una primera instancia, el equipo trabajó con baterías aisladas de la raíz, muy próximas al suelo, y luego con baterías endófitas aisladas del interior del tejido de la planta de yerba mate. Una vez en el laboratorio, se demostró que contaban con esta capacidad para producir una promoción del crecimiento. “Se sabe que existen bacterias que tienen la capacidad de fomentar, desarrollar y aumentar el rendimiento del crecimiento de la planta, y lo que intentamos es analizarlo en la yerba; qué tipo de microrganismo tenían y si estos organismos tenían la capacidad de producir, justamente, esta promoción del crecimiento de la planta de yerba mate”, detalló Laczeski.

Así, se eligieron las baterías de mejor calidad de hormonas de crecimiento y también de nitrógeno, fosfato y hierro. Esas fueron las seleccionadas para realizar los ensayos en la planta de la yerba. Actualmente, el trabajo se encuentra en la etapa de ensayo vivero y pasarían en la etapa de ensayos a campo. “Este plantín es cultivado y mantenido hasta cierta edad en el vivero, y luego se tiene que plantar en el campo para que comience a crecer y producir las hojas y ramas, que son las que después se van a cosechar para producir la yerba mate. Entonces, en este momento, nuestro enfoque inicial es mejorar la calidad del plantin y que tenga la capacidad de tener un mejor desarrollo en altura y raíz, para que una vez que sea trasplantado pueda soportar este cambio de vivero a campo”, comentó la investigadora.

La magister Mónica Otegui inició las investigaciones, y a lo largo del tiempo pasaron graduados y becarios. El equipo de especialistas de distintas disciplinas también está conformado por Pedro Zapata, Laura Villalba, Andrea Onetto, Julieta Cortese, Fermín Gortari, Ana Clara López, Adriana Alvarenga, Gisella Mallozzi, Lorena Castrillo y Gustavo Bich.

Mejorar toda la cadena

El uso de los fertilizantes químicos, el cultivo intensivo, la falta de rotación de los cultivos, la deforestación y las lluvias constantes son algunos de los factores que provocan la degradación del suelo para la cosecha. “Lo que tenemos que analizar es si estas bacterias producen no solamente un incremento en el tamaño de la planta sino que también mejoran la tierra, porque ellas, como producto de su metabolismo, producen ciertas sustancias que llevan a que este suelo recupere nutrientes”, comentó Laczeski.

En cierto sentido, la implementación de este biofertilizante posibilitaría el mejoramiento de toda la cadena de producción, explicó la investigadora: “Porque si el productor ya no tiene que utilizar fertilizantes químicos, que quizás pueden llegar a ser tóxicos, y puede utilizar este biofertilizante, estamos protegiendo esta etapa del eslabón productivo de la yerba mate, y también vamos a proteger al consumidor, porque vamos a asegurar que es un producto básicamente natural”.

Más información: https://www.youtube.com/channel/UC1bhBGSn8p0AEFMUhhV9lTg/feed

Fotografía: El Territorio

Claudia Sapa
Lara Schwieters
Ana Victoria Espinoza
Universidad Nacional de Misiones

Área es Dirección de Prensa y Difusión
claudia. sapa@campus.unam.edu.ar
www.unam.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
Nanopartículas de óxido para el tratamiento de enfermedades genéticas
Semillas ancestrales en panes más sanos y nutritivos
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
NOVEDADES
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
“Yateí”, la abeja nativa sin aguijón es una excelente opción para diversificar la producción de miel
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados