Nota

Universidad Nacional de General Sarmiento - Instituto de Ciencias

06 de Octubre de 2014 | 4 ′ 22 ′′

Cambio climático: analizan sus efectos adversos en la Antártida

Biólogos y bioinformáticos trabajaron en el desarrollo de modelos matemáticos para explicar los cambios producidos en el ecosistema marino de la Antártida y determinar qué podrá ocurrir en el futuro. Modificaciones en las comunidades de invertebrados y algas, y disminución de la probabilidad de supervivencia de la fauna marina a raíz del retroceso de los glaciares, son algunos de los cambios que registraron los investigadores.

Los efectos del cambio climático sobre las distintas especies antárticas, ya sea de algas o de invertebrados, son de diferente intensidad

El cambio climático es inequívoco, al igual que sus consecuencias que ya se hacen sentir en todo el mundo. Investigadores de las áreas de biología y bioinformática del Instituto de Ciencias (ICI) de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) estudian, asociados a otras instituciones nacionales e internacionales, los efectos del cambio climático en la Antártida.

Los resultados dan cuenta de procesos de cambio en el ecosistema marino de Caleta Potter, una bahía situada en la Isla Antártica 25 de Mayo. El biólogo Fernando Momo, investigador y docente del ICI, cuenta a Argentina Investiga que se observaron cambios en las comunidades de invertebrados y también de algas: “Los efectos sobre las distintas especies (ya sea de algas o de invertebrados) son de diferente intensidad, lo cual provoca que cambien las abundancias de cada una en diferente grado. Esto podría provocar, a un plazo no muy largo, una modificación dramática en la composición de las comunidades, lo cual pudimos predecir a partir de modelos matemáticos que desarrollamos en la UNGS”.

El calentamiento genera un retroceso de los glaciares en esa zona de la Antártida, provocado por un mayor derretimiento del hielo que, a su vez, se traduce en un aumento importante de la cantidad de sedimentos en suspensión en el agua de mar. Momo explica que este aumento de sedimento causa estrés en los animales marinos que viven sobre el fondo de la caleta. Muchos de estos animales se alimentan de microorganismos filtrando el agua de mar y cuando el agua tiene sedimentos inorgánicos en suspensión, es mayor la energía que gastan en filtrar porque tienen que deshacerse del sedimento sin valor nutritivo. “Esto hace que disminuya la probabilidad de supervivencia de estos organismos”, sintetiza.

Los témpanos de hielo que se desprenden del Continente también son una amenaza para los habitantes de Caleta Potter. Estos icebergs flotan sin rumbo, pegan contra el fondo del mar y arrasan con la fauna marina.

Las comunidades de algas también se vieron afectadas por estos factores ambientales. La investigación estudió 22 de las 130 especies que habitan en esta zona de la Antártida.

Por un lado, se observa una disminución de la velocidad de fotosíntesis en muchas especies porque la presencia de más sedimento en suspensión en el agua hace que penetre menos luz. Y, por otro, la desaparición del hielo en algunas partes libera porciones de fondo marino sobre las cuales pueden crecer algas. Momo comenta que las “grandes algas marinas de la Antártida no sólo aportan energía al sistema a través de la fotosíntesis, sino que constituyen un ambiente sobre el cual viven muchos pequeños organismos que las utilizan como refugio y fuente de alimento a la vez”.

Momo, junto a los biólogos Leonardo Saravia y Santiago Doyle, también investigadores del ICI, trabajó en el análisis de datos y en el desarrollo de modelos matemáticos para explicar qué pasa en el ecosistema y qué podrá ocurrir en el futuro.

“Con estos modelos -dice Momo- podemos saber qué pasa, pero también podemos hacer una proyección del futuro y simular en la computadora qué pasaría en 10, 20 o 30 años si se mantienen las mismas condiciones. Los resultados de las investigaciones indican que en los próximos años veremos, seguramente, cambios muy dramáticos de las comunidades marinas antárticas y, quizás, una pérdida intensa de biodiversidad de este ecosistema”.

Todos estos resultados fueron publicados por el equipo de trabajo del IMCONet, proyecto financiado por la Unión Europea y del que participan, por Argentina, el Instituto Antártico Argentino, la Universidad Nacional de Córdoba y la UNGS.

Las comunidades de invertebrados también sufrieron cambios en su composición

Gustavo Tapia
Brenda Liener
Marcela Bello
Universidad Nacional de General Sarmiento

Comunicación y Prensa UNGS
prensa@ungs.edu.ar
www.ungs.edu.ar

Descarque el archivo de audio haciendo click aquí.


NOTAS DESTACADAS
Nanopartículas de óxido para el tratamiento de enfermedades genéticas
Semillas ancestrales en panes más sanos y nutritivos
Investigadores de la UNT producirán harina de batata apta para celíacos
Jóvenes y el cuidado de su salud: las relaciones de micromachismo a revisar
Cómo afectará el cambio climático a las áreas de distribución del quebracho blanco
Una barra de cereal nutritiva con material residual de la elaboración de cerveza
NOVEDADES
Elaborarán barritas proteicas a partir de lactosuero
Un científico rosarino estudia las estrellas de neutrones
La UNR producirá medicamentos pediátricos críticos
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
La producción de biogás y biofertilizantes a partir de desechos agrícolas es una oportunidad para pymes agropecuarias
El sedentarismo, la obesidad y su impacto en los niños
Convierten desechos agroindustriales en suplementos dietarios naturales
SENASA aprobó una innovadora vacuna contra la rabia animal producida por la UNL
“Yateí”, la abeja nativa sin aguijón es una excelente opción para diversificar la producción de miel
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados