Nota

Universidad Nacional de Río Cuarto - Facultad de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales

19 de Julio de 2021 | 6 ′ 20 ′′

Desarrollan una vacuna de segunda generación contra el COVID-19

En entrevista con Argentina Investiga, el doctor Lisandro Otero de la Universidad Nacional de Río Cuarto, quien integra el equipo de científicos argentinos que desarrollará la vacuna, señaló que “el desafío es lograr una inmunidad duradera y que proteja contra las nuevas variantes emergentes a nivel global”.

El doctor Lisandro Otero, investigador del Conicet en el Instituto de Biotecnología Ambiental y Salud (Inbias, Conicet-Universidad Nacional de Río Cuarto) y en el Departamento de Biología Molecular de la Facultad de Ciencias Exactas, integra el equipo de científicos argentinos que desarrollarán una vacuna de segunda generación contra el COVID-19.

El investigador de la Facultad de Ciencias Exactas, Físico-Químicas y Naturales de la UNRC contó que ya lograron diseñar un candidato a vacuna de segunda generación que indujo una respuesta inmune muy potente contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 en estudios preclínicos.

Otero, egresado de Microbiología y graduado del Doctorado en Ciencias Biológicas, manifestó que ahora el desafío es desarrollar una vacuna que aporte respuesta inmune con una sola dosis y que sea apta para proteger contra las distintas variantes del virus.

Con el objetivo de avanzar en el desarrollo de esta vacuna se ha firmado un acuerdo entre el Conicet, la Fundación Instituto Leloir y Vaxinz, una compañía biotecnológica enfocada en el desarrollo de vacunas, que trabaja en forma colaborativa con los demás institutos. El consorcio, liderado por el doctor Osvaldo Podhajcer, también estableció una alianza estratégica con la Escuela Paulista de Medicina de la Universidad Federal de San Pablo (EPM-Unifesp), así como con el Laboratorio de Estudios en Virología y Patogenia Viral (Levip) de la misma casa de estudios para realizar los ensayos de neutralización de las distintas variantes del SARS-CoV-2, especialmente la P. 1 (de Manaos).

Más allá de la discusión por las patentes, uno de los problemas de la Argentina es que no cuenta con la capacidad instalada como para producir tantas vacunas como hace falta. Eso puede subsanarse de dos maneras: o se construyen más plantas de producción, o se generan vacunas más potentes que logren inmunidad con una dosis menor.

Precisamente, este nuevo proyecto apunta a generar una vacuna efectiva con una dosis menor. Los científicos que forman parte de este desarrollo manifestaron que la nueva vacuna puede lograr la misma inmunidad con una dosis diez veces menor.

Una vez producida la vacuna bajo las normas GLP (buenas prácticas de laboratorio) y GMP (buenas prácticas de manufactura), esta será sometida a estudios que evaluarán su eficacia en animales. Una pieza central de los ensayos preclínicos se desarrollará en la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS) “Dr. Carlos Malbrán”. A su vez, el diseño y la ejecución de los ensayos de fase clínica 1 y 2 estarán a cargo de la Sección de Farmacología Clínica del Hospital Italiano.

El doctor Lisandro Otero, quien forma parte de este importante desarrollo científico argentino, contó cuál fue su participación en el diseño de un candidato a vacuna y también comentó los estudios que realizará en la UNRC, en el marco de este desarrollo científico para generar una vacuna de segunda generación contra el COVID-19.

–¿Qué significa un candidato a vacuna?

–Es una plataforma de inmunización que obtuvo resultados satisfactorios en estudios preclínicos in-vitro y en animales, y que está en condiciones de ser estudiada en humanos en los respectivos ensayos clínicos de rigor.

–¿Cuál es su participación en este desarrollo que apunta a generar una vacuna de segunda generación?

–Mi labor está enfocada en el diseño de los inmunógenos mediante estudios de las proteínas del virus SARS-CoV-2.

–¿Esos estudios los realizará en el Departamento de Biología Molecular de la UNRC?

–Efectivamente, esta parte del trabajo la realizaremos desde el Instituto de Biotecnología Ambiental y Salud (INBIAS, Conicet) de la Universidad Nacional de Río Cuarto y también desde el Centro de Rediseño e Ingeniería de Proteínas (CRIP) de la Universidad Nacional de San Martín.

–¿En qué consiste este desarrollo?

–En el uso de adenovirus diferentes a los utilizados en las vacunas actuales como vehículo para la obtención de una vacuna de segunda generación diseñada para lograr una inmunidad duradera contra SARS-CoV-2 y que sea efectiva con una única dosis.

–¿Qué es una vacuna de segunda generación?

–Se llama vacuna de segunda generación porque viene después de todas las diseñadas hasta ahora sobre la base del virus de Wuhan y pretende proteger también contra las variantes que están circulando.

–¿Qué desafío se plantean los investigadores que forman parte de este proyecto?

–El desafío es lograr una inmunidad duradera y que proteja contra las nuevas variantes emergentes a nivel global, especialmente las identificadas en Manaos, Sudáfrica y Gran Bretaña, y otras que circulan en la región.

–¿Para la concreción de este trabajo es fundamental la articulación público-privada?

–Sin lugar a dudas, la articulación de la comunidad científica pública con el sector privado es imprescindible para llevar a cabo proyectos de esta índole, porque permite aprovechar al máximo las capacidades científicas y tecnológicas necesarias y, a su vez, aporta celeridad en respuestas a la problemática planteada.

–¿Qué importancia tiene este desarrollo desde el punto de vista científico argentino?

–Poder dar soluciones concretas y que lleguen a la sociedad en una pandemia histórica como la que estamos viviendo, es de sumo valor para el sistema científico argentino, que cuenta con un enorme potencial no siempre valorado y reconocido.

–¿Qué representa para usted ser parte de este desarrollo? ¿Qué rol tiene la educación pública en este punto?

–Ser parte del equipo de científicos en este proyecto me llena de satisfacción por la formación recibida a lo largo de toda mi vida, en estamentos públicos de educación, como esta querida Universidad Nacional de Río Cuarto, donde adquirí una base de conocimientos sólidos que me permitieron transitar otros lugares nacionales e internacionales y poder ahora contribuir desde acá a este desafío.

Deolinda Abate Daga
Universidad Nacional de Río Cuarto

Departamento de Prensa y Difusión
prensa@rec.unrc.edu.ar
www.unrc.edu.ar


NOTAS DESTACADAS
El doctor en Ciencias Químicas de la UNR Ariel Sarotti fue distinguido con el premio Houssay 2021
Científicos de la UNLP avanzan en una nueva terapia para combatir células tumorales
Un formulado con bacterias nativas permitiría reducir a la mitad el uso de fertilizantes en los cultivos
Ensayan una terapia localizada para atacar tumores con microondas
“El Trabajo: entre lo público, lo privado y lo íntimo. Comparaciones y desafíos internacionales del cuidado”
Descubren cómo funciona una proteína clave para la sinapsis neuronal
NOVEDADES
Científicos tucumanos realizan diagnósticos por medio de inteligencia artificial
Cuál es la percepción social acerca de la enfermería comunitaria
La Máquina de Desaparecer: una instalación del fotoperiodista Eduardo Longoni
La universidad pública apuesta al desarrollo de medicamentos, tratamientos y tecnología médica
Una nueva especie de parásito fue descubierta en Pampa de Achala
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
NOTAS MÁS LEÍDAS
Los cuerpos dóciles: la educación física infantil durante la dictadura
Diplomatura en Cannabis y sus usos medicinales - UNAJ
Economía del hidrógeno: la UNRN realiza estudios clave para su desarrollo en la Argentina
Ciencia ciudadana: diseñan una aplicación para monitorear la calidad del aire en el Conurbano
Carvedilol: un fármaco para la hipertensión resultó efectivo en el tratamiento del Chagas
NOTAS ACADÉMICAS
El cine y la literatura a la luz de las nuevas tecnologías
Una investigadora de la UNQ en Harvard
Carlos Castro: “El objetivo es alumbrar aquellos espacios en los que creíamos que no era posible la luz"
Ramiro Perrotta, biotecnólogo de la UNQ, participará del proyecto para resucitar al mamut lanudo
Esponja y trapo rejilla ¿aliados en la cocina o reservorio de bacterias?

logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados