Nota

Universidad Nacional del Sur - Departamento de Geología

20 de Noviembre de 2008 |

El mar acecha

Según el Panel Internacional para el Cambio Climático, las aguas subirán 40 centímetros hacia el 2100, un valor más que significativo. Sepultarán ecosistemas únicos de las costas argentinas donde interaccionan flora, fauna y océano. Cada lugar recibirá el ascenso de una manera diferente según su forma.
El mar acecha

Vista satelital del estuario de Bahía Blanca.

Numerosas especies de flora y fauna autóctonas y cientos de kilómetros de reserva natural quedarán bajo el agua en los próximos años. Se perderán los ambientes intermareales, es decir, la unión continente-océano, que en la mayor parte de la costa argentina son muy importantes porque constituyen lugares de reproducción y alimentación de crías. Muchas especies comerciales viven de los organismos que habitan en estos ámbitos, por ejemplo, la corvina se alimenta entre otras cosas de los cangrejos y gusanos. Si aumenta el nivel del agua hay especies que no van a poder sobrevivir, mucho menos las aves. Muchas especies que acuden a esta zona en su etapa migratoria no existirán más.

En la mayor parte del mundo se registra un clara tendencia en la que el nivel medio del mar (NMM) se incrementa a una velocidad estimada de 1-2 mm/año. La última predicción del Panel Internacional para el Cambio Climático (IPCC, según su sigla en inglés) estima una máxima de ascenso del NMM para todo el planeta de unos 40 centímetros, valor significativo para determinados lugares.

Lejos está la realidad del apoteótico panorama planteado hace casi dos décadas atrás, cuando se pronosticaba que el NMM iba a ascender hasta seis metros. A lo largo de la costa argentina la última trasgresión que ocurrió alrededor de 6 mil años atrás fue, por ejemplo, en el Río de la Plata, de dos metros por encima del nivel actual, lo mismo sucedió en Necochea y en Río Negro, con 1,5 metros, mientras que en Bahía Blanca fue de 7 metros.

Según los análisis del Instituto, cada lugar de la costa va a recibir el ascenso de una manera diferente según su forma. “La estructura del estuario bahiense hace que se incrementen los efectos. Va creciendo desde la boca hacia el interior, entonces, el efecto de convergencia genera una amplificación del fenómeno: el estuario está constituido por grandes planicies de marea, canales e islas. Estas islas son como una expresión de la Patagonia metida en el medio del mar. Es terreno estrictamente continental y raramente cubierto por el agua. En cambio, la otra zona se cubre cuando sube la marea”, explica Gerardo Perillo, docente del departamento de Geología de la UNS.

La marea tiene dos niveles a lo largo del mes: uno que se llama de cuadratura, que es cuando la luna, el sol y la tierra están en 90 grados. Ahí está la luna creciente, en cuarto menguante o en cuarto creciente. La amplitud de las mareas es más chica y el agua en esas condiciones, cuando sube la pleamar, se ubica por debajo del nivel de las islas. Cuando tiene la condición de sicigia, que es en luna nueva o luna llena, momento en que el sol, la tierra y la luna están en la misma orientación, la amplitud de marea es más alta y el agua llega, más o menos, al nivel de las islas. En condiciones de marea de cuadratura, es decir, las de menor amplitud, el agua va a pasar por encima de las islas, con 40 cm. todas quedarán sumergidas y se perderá la parte continental de la Reserva. Según los cálculos, este ascenso implicará la cobertura de unos 410 kilómetros cuadrados de marismas e islas, esto es unas 41 mil hectáreas.

El mar acecha

La suba del nivel del mar haría desaparecer ambientes de las costas argentinas

Marcelo Tedesco


NOTAS DESTACADAS
Por qué fallaron las encuestas en 2019
Las transformaciones sociales que dejó la pandemia
La importancia de la alimentación de los adultos mayores para prevenir enfermedades
El trabajo de la Universidad por la ampliación de derechos
Mi reloj interno: una aplicación para mejorar el sueño
Con la ayuda de un implante cerebral una persona ciega logró ver formas y objetos
NOVEDADES
Son víctimas de la quinta pandemia de cólera los restos humanos hallados en una fosa común del siglo XIX en Córdoba
Ontología crítica del encierro: una obra que aborda la desigualdad desde lo subjetivo
La diversidad de plantas en los techos verdes favorece la variedad de insectos benéficos
Fabricarán snacks de frutas con alto valor nutricional
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
Un sensor electroquímico para la detección de soja transgénica en semillas
AGENDA
NOTAS RELACIONADAS
Arquitectura de la pospandemia

Arquitectura de la pospandemia

Miguel Ángel Vecino, docente e investigador de la UNNOBA, explica las nuevas prioridades para el diseño de espacios compartidos a partir de las ...

NOTAS MÁS LEÍDAS
La presencia de microplásticos en líquenes afecta la salud humana y la biodiversidad
Cultura pop: entre la celebración y la resignificación
La UNT logró patentar un queso enriquecido con yacón
Erosión hídrica, el enemigo silencioso que ataca el suelo
El panorama a futuro después de la pandemia
NOTAS ACADÉMICAS
Las tecnologías digitales como constructoras de subjetividad
Un espacio para que la economía vuelva a ser política y social
El panorama a futuro después de la pandemia
Por un big data más igualitario
Estrés académico: un análisis sobre el miedo a rendir exámenes


logo SIU logo CIN logo SPU logo Ministerio de Educación

Argentina Investiga - Todos los derechos reservados